Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 30 de enero de 2015

Los tópicos salen a pasear a todas horas

Hoy se ha anunciado un confuso decreto de Educación permitiendo a las Universidades acortar la duración de los grados. Las explicaciones del Ministro son penosas, insistiendo en que será más barato para las familias. Pero peores son las reacciones de rectores, periodistas y sindicatos: nadie se da cuenta de que necesitamos como el comer que las Universidades empiecen a ser verdaderamente autónomas y competitivas, y la medida, malamente pero en parte, algo podría aportar en esa línea. Aquí, sin embargo, triunfa el reflejo defensivo: todos iguales, que no haya discriminaciones. En fin una porquería de Universidad para un país que se obstina en ser mediocre, pero es lo que hay. El modelo es cerveriano: ¡lejos de nosotros la funesta manía de pensar! ¡Vivan las cadenas!
El tamaño importa menos

domingo, 25 de enero de 2015

Aznar y el PP

La presencia de Aznar en la Convención del PP ha agitado las aguas, es lo menos que podía pasar; al actuar como lo ha hecho, Aznar ha cumplido su obligación con el partido y con los ciudadanos, decir que lo que está pasando no le gusta y recordar que el PP existe para hacer algo distinto de aplaudir a un Gobierno, haga lo que haga. Es muy claro que son otros los que han de actuar en consecuencia con ese mismo deber: que los que aplaudieron a rabiar a Aznar no se dejen llevar por uno, o por varios, a donde no quieren ir: queda muy poco para evitarlo. 
Smartphones a medida

viernes, 23 de enero de 2015

Magia potagia

Rajoy y Bárcenas son como las dos mitades de Houdini, sólo que Bárcenas es algo más dicharachero. Entrambos están a punto de ejecutar un escapismo sin antecedente alguno, una hazaña memorable: Rajoy le llama ladrón a Bárcenas y abomina de su pasado común, Bárcenas le responde que ha hecho lo que se esperaba de él, de todo un caballero. En el entretanto, se produce el escamoteo: ¿a quién ha robado Bárcenas sus millones? ¿cómo es posible que ese robo se haya hecho en le despacho más protegido del PP y los superiores de Bárcenas no hayan sabido nada? Se trata de un número prodigioso en el que no jugará un papel menor nuestra legendaria habilidad judicial para preguntar cosas que no interesan a nadie y no ver la mar océana delante de nuestras narices. Los efectos de esta comedia bufa, de esta burla sangrienta a la conciencia más elemental, serán peores que el robo y la corrupción porque darán la muestra cierta de hasta qué punto los que mandan pueden hacer lo que les venga en gana: es un número de escapismo espectacular, tan osado que no debiera obtener aplausos y plácemes sino una pitada general porque pretende transformar la magia en pura tramoya pornográfica. Veremos. 
Don de lenguas

miércoles, 21 de enero de 2015

Zapatero y Podemos

Aunque Moncloa haya tenido bastantes responsabilidades al moverse para que los medios dieran atención a Pablo Iglesias, y el tiro no parece haber ido mal, aunque pueda desviarse, la cercanía entre Zapatero y los chicos de la moqueta, como se les llamaba en la UCM, es muy alta, y así lo pone de manifiesto la reunión que ha propiciado el expresidente con Iglesias y Errejón de la que, como viene siendo habitual, no parece haberse enterado el bueno de Sánchez. Dios los cría y ellos se juntan: la maniobra de Moncloa ha propiciado una izquierda más dividida, pero más amplia, y puede que alguno consiga unirla porque la oportunidad lo merece. 
Antenas celestiales

lunes, 19 de enero de 2015

MI nuevo libro

Ya se puede comprar en Amazon mi nuevo libro, La Ética y el mundo común. Ética, opinión y mercado, que es una revisión y actualización de un texto digital, sobre diversos problemas morales, así que disculpen la propaganda. Es un texto dirigido a mis alumnos, pero me parece que puede ayudar a reflexionar a cualquiera, y eso me disculpa de la recomendación. Aquí lo tienen

miércoles, 14 de enero de 2015

Una alemana en la corte del Rey Arturo

Mi amigo José Luis Villa, autor de una interesantísima Historia contemporánea de Renfe, acaba de publicar un librito, Una alemana en la corte de Artur Mas,  en que, en el fondo, y a través de un procedimiento literario que ayuda a reforzar la objetividad de un relato apasionado, nos cuenta su experiencia directa de trato con los nacionalistas catalanes. La obra se lee de un tirón y tiene gracia casi en cada página, no se puede dejar de sonreír. José Luis ha tenido el acierto de regalar a todo el mundo ese testimonio, y recomiendo seriamente a mis lectores amigos que no se lo pierdan, porque suministra la verdad directamente en vena, en una época en que la hipocresía y la corrección política son capaces de disfrazarlo todo, hasta la náusea.  Háganme caso y pinchen aquí, verán cómo me lo agradecen... y pasarán un buen rato. 
Control remoto del propio PC

sábado, 10 de enero de 2015

Hepatítis C

No sé bien lo que está ocurriendo en torno a la medicación de la hepatitis C, y prometo enterarme, de manera que haré un comentario, únicamente, en torno a ciertas características de la protesta que la hacen sospechosa, al menos en la intención de quienes la mueven, que siempre hay alguien al teléfono. 
Se nos dice que muere mucha gente y a un ritmo muy alto, pero no se nos dice cuánta moría antes y a qué ritmo. Se nos dice que una multinacional trata de especular, pero no se nos dice lo que esa empresa haya podido invertir y por qué razones otras empresas más solidarias y guays no han conseguido obtener la vacuna. Se nos dice que han de controlarse los precios, que es una receta que siempre vale para los demás, y, por último, no se nos dice qué cosas habría que dejar de pagar para facilitar lo que se nos propone, y claro es, lo que hay detrás de esta doctrina económica tan complaciente es aquello de que el dinero público es inagotable y no hay que pagar las deudas. En fin, que es claro que nada de esto tiene que ver con la hepatitis, aunque, insisto, no conozco el fondo del problema y no excluyo que  la administración sanitaria no haya estado fina, que es lo corriente.
La "vuelta" de los PCs

jueves, 8 de enero de 2015

Las melonadas y la Yihad

He estado tres semanas largas sin poder escribir, y cuesta volver a coger el ritmo, pero dos circunstancias de hoy mismo me han dado alas, como si de un excitante se tratará. La primera es la cantidad de melonadas que he oído, casi en exclusiva a periodistas, sobre lo mala que es la Merkel al no respetar el derecho de los griegos a decidir. Es difícil decir una cosa más tonta con menos palabras, la verdad, pero, al parecer hablar de lo que podría pasar o de lo que a uno no le gustaría que pasara está mal: no se puede asustar a los niños. Claro que se trata de una submelonada del soberanismo económico que defienden ahora los neocomunistas, que son los comunistas de siempre creyendo que ya se nos ha olvidado lo que son y lo que hacen (a algunos sí, desde luego). Bueno, si la soberanía es tan poderosa ¿porqué no se dedican los griegos a acabar por votación con sus problemas? De paso podían hacer una autopista sobre el Mediterráneo o alguna otra machada similar, porque al parecer el soberanismo es todopoderoso, como los soviets.

Un poco anestesiados por este tipo de melonadas nos hemos enterado de que unos islamistas han matado a unas docenas de personas en París para castigar las burlas hechas al Corán y a Mahoma. Como movidos por un resorte, los melones que criticaban a Merkel se han puesto a hablar del peligro de islamofobia: no fallan nunca en escoger la tontería más  aparatosa, son unos genios.
Nexus 6

martes, 16 de diciembre de 2014

Buscad a los listillos

La pifia del Gobierno con  la ley que pretende imponer una tasa irrenunciable a Google es de tan alto fuste que no puede explicarse únicamente con la impericia y el paletismo digital que es habitual en nuestros gobiernos. Me dicen que, por detrás, existía un grupito de listillos dispuestos a constituir una SGAE partiendo de la tasa Google, que ya consideraban en el bote, y que ellos repartirían. No sé qué llama más la atención de estos supuestos intrigantes, si su avaricia o su estupidez. De todas formas, la idea no resulta extraña, es como la radiografía de buena parte de las administraciones públicas, unos paganos obligados y unos administradores opacos y soberbios: el fallo está en que Google ha resultado ser menos tonto que la mayoría de los electores. 
BQ a lo grande

domingo, 14 de diciembre de 2014

Frankestein 04155


Parece que las víctimas del accidente del Alvia no cejan, gracias a Dios y a su perseverancia, tratando de aclarar lo que ocurrió en la curva santiaguesa, lo que realmente mató a tantas decenas de españoles y dejó mal heridos a centenares más. Los poderes, como siempre, por desgracia, insisten en que la culpa es del maquinista, pero la cosa es mucho más compleja. Lo importante es que ese tren es un Frankestein ferroviario, como sotto voce lo llamaban los ingenieros de Renfe, puesto supuestamente a punto por las prisas políticas del Ministro de turno, y que no parece que estuviese debidamente homologado para circular, puesto que, como se ha visto, no tenía las condiciones exigibles para poder frenar en alta velocidad, es decir que parece admisible que un tren pueda llegar a salirse de la vía ante una frenada excesiva, pero lo que no podría pasar nunca, y pasó, es que las locomotoras traseras, que en este desdichado caso eran dos, una diesel y otra eléctrica, empujasen salvajemente al convoy, lanzando algunos vagones a decenas de metros de altura, precisamente por no obedecer adecuadamente las órdenes de freno de las dos locomotoras delanteras,   por no tener un sistema de frenado decente.