Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 22 de junio de 2015

La bandera de Pedro Sánchez


Me ha encantado que Pedro Sánchez haya acabado con la estúpida escenografía al uso, gente embobada a las espaldas del líder en un escenario, como de concurso de TV, y se haya atrevido a lucirse delante de una gran bandera de España, de la bandera nacional. Comparto, además, su definición de patriotismo, y creo que se la toma en serio. En fin, que esto me confirma que la estúpida estrategia de Rajoy para confundirle con Podemos es, además, injusta, y constituye la contrafigura del zapaterismo para cargarse los consensos básicos de la transición, que no es santa, pero estuvo realmente bien, más quisieran algunos. Si el candidato del PSOE sigue así, y estoy seguro de que tratara de hacerlo, se colocará en el centro, y los miedos de Rajoy se transformarán en votos para Pedro Sánchez: se verá muy pronto. 

domingo, 21 de junio de 2015

La realidad no importa

Creo, desgraciadamente, que vivimos una época en que la realidad importa cada vez menos, especialmente en política. Claro que no es fácil decir qué es la realidad y acertar a determinarla con alguna calidad, y cada cual podría invocar su ejemplo favorito, pero a lo que asistimos es a un vocerío irracional y sistemático que procede a declarar, de facto, que nada importa lo real, ni que lo que digamos o creamos o pensemos tenga la menor relación con eso. Que el PP acepte mansurronamente el camino de la extinción de la mano de Rajoy, que los secesionistas catalanes sigan haciendo ese camino absurdo y sin término comprensible que se han trazado. o que los líderes griegos, y los europeos, jueguen a olvidar lo que de verdad nos importa son sólo tres síntomas de esa dolencia, pero no son pequeños. 

domingo, 7 de junio de 2015

Alma de cántaro

Llevo varios días sin escribir en este rincón del alma, y es porque no encuentro nada positivo que comentar y me cansa la crítica, aunque sea inevitable. Ver cómo un partido como Ciudadanos que podría hacer un papel inestimable se está despeñando produce enorme melancolía: tenían razón quienes me decían que UPyD era una opción mucho más sólida, pero se han desvanecido en el aire por errores similares a los que está cometiendo el líder ciudadano con sus sonrisas y sus aires de no ser de este mundo. En fin, es la política, es así y si no es mejor es porque no nos la merecemos, aunque imagino que unos más que otros. 
Googlecotillenado

lunes, 25 de mayo de 2015

¡Váyase, señor Rajoy!

El desastre del PP ha sido incluso peor del que preveíamos los convencidos de que se iba hacia el abismo. Se trata de una situación que no admite componendas, y las soluciones no son más que dos: la primera, y única que ofrece esperanzas de cierta recuperación a corto plazo, es que Rajoy dimita como presidente del PP, anuncie que no se presentará a las elecciones generales y abra un proceso de discusión y de renovación en el partido que culmine con un congreso extraordinario abierto y con la designación de un nuevo candidato en el plazo más breve posible. Esto exigiría alargar al máximo la legislatura, dentro de lo que quepa. Todo lo que no sea una auténtica refundación del partido liberal conservador será una chapuza ridícula y grotesca.
La segunda salida, es el suicidio, y se ejecutará, convocando o no las elecciones en plazo breve, si se pretende que Rajoy siga encabezando la lista como si no hubiera pasado nada. Es lo que ha hecho Rosa Díez, la ex-líder de UPyD, y ya se ha visto cómo le ha ido. 
La primera salida le concederá a Rajoy cierta grandeza en la adversidad, la segunda traerá para todos los militantes del PP no solo la derrota sino el oprobio. ¡Ojalá acierten por el bien de todos!

Desastre del PP

Los electores han votado con lógica y el desastre del PP ha sido incontestable, en todas partes y de todos modos, con mínimas excepciones. Era inevitable, aunque el Gobierno se haya acostumbrado a esperar que una propaganda intensiva pueda hacer que la realidad desaparezca, como lo de la economía, por ejemplo. Rajoy tiene que irse ya, pero también puede hacer lo que ha hecho Rosa Díez: esperar hasta el último minuto, conseguir que el PP desaparezca y decir luego que el trabajo realizado ha sido admirable. Puede que ese sea el camino que elija, pero no debieran dejarle, y espero que la presión para que se vaya a su casa sea insoportable, hasta para él. 

miércoles, 20 de mayo de 2015

Bajar impuestos es de izquierdas

Claro es que para los músicos, de izquierdas, sobre todo. Resulta que un IVA alto les perjudica, pero no piden que se bajen los impuestos sino que no se les aplique a ellos, o que se les baje, a ellos, porque pierden dinero y ganan poco. Me parece asombroso que haya gente que pueda quedarse tan fresca pidiendo esa rebaja para ellos, y, de ser posible, una subidita para los demás, y que lo hagan, supongo, en nombre de la solidaridad. Son bastante listos estos chicos, no cabe duda.

lunes, 18 de mayo de 2015

Tiempo de sorpresas

Me parece que lo único seguro es que va a haber sorpresas el 24 M, y eso es algo que puede beneficiar al PP, en ciertos casos, pero que, con mayor facilidad, le pondrá frente al espejo de sus inconsecuencias. Pensando en el largo, o medio, plazo, lo único relevante es si el PP se atreverá a poner a Rajoy frente a su obra, frente a la destrucción de un gran partido de centro derecha, con mil defectos, pero coherente. Ahora tiene cinco mil defectos, y es perfectamente incoherente, pero si Rajoy sale indemne del paso llegará a tener diez mil defectos y a ser de puro delirio. ¿Qué preferirán sus electores? : pueden elegir rectificar, con los riesgos que pudiera tener, o persistir, con la evidencia de que, al final, está el abismo. 

martes, 12 de mayo de 2015

La sonrisa listilla

Me gusta mucho una cita de Miguel de Espinosa que dice algo así como que la política es la simpatía que el poder siente por sí mismo. Me he acordado de ella viendo, hace unos días, a la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría reír abiertamente a propósito de los resultados de las elecciones británicas, y del fracaso de las encuestas. El poder suele tomar por tontos a los ciudadanos, pero raramente se asiste a un recochineo como el de esta Vicetodo. Comparar a Rajoy con el premier inglés es como comparar a Cristo con un gitano, y el mismo disparate se comete si se compara al PP con el partido conservador británico, nada que ver. Tampoco se puede comparar la política económica de ambos gobiernos, ni su política en general. No creo que Cameron crea que sus ciudadanos son tan tontos como cree Soraya que somos los españoles, pero más dura será la caída y el que ríe el último lo hace mejor. 
Las web de los políticos

viernes, 8 de mayo de 2015

Comienzo de campaña

Empieza una larga campaña electoral y no es fácil decidir para quienes no tengan el voto predefinido. Creo que sería ideal que los ciudadanos pensáramos muy detenidamente lo que nos parece conveniente, y que empezásemos a hacerlo más allá de los tópicos y de los halagos. Yo pienso hacerlo y todavía no sé a quién votaré, es la primera vez que me pasa, lo aseguro, y, como no creo ser extremadamente raro, imagino que les pasará eso mismo a muchos conciudadanos: pues ¡ánimo!, y a pensarlo bien, que hay bastante en juego. 

viernes, 1 de mayo de 2015

División de poderes

En el confuso panorama electoral que se dibuja creo que lo esencial sería apoyar al partido, en el caso de que exista, que más pueda favorecer la división de poderes que se ha hecho añicos en el sistema político del 79. Eso es algo esencial y se puede evaluar mediante la actitud que se muestre ante dos asuntos decisivos, la independencia de la Justicia del poder ejecutivo, y la mayor separación que hay que introducir entre ejecutivo y legislativo que, a día de hoy, solo puede alcanzarse estableciendo unas reglas del juego claras para el funcionamiento democrático de los partidos, para acabar con el ridículo cesarismo de Mariano, de Sánchez, de Rivera, de Iglesias y de doña Rosita. Es un paso difícil, pero es el que hay que dar, cualquier otra propuesta es un despiste y lleva a magnificar el engaño en el que vivimos. 
Máquinas que piensan