Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 28 de octubre de 2008

Esse quam videri

“Ser más que parecer”, tal era el lema de un extraordinario poeta llamado Gerard Manley Hopkins. Un hombre de otro tiempo, sin duda. Me viene a la cabeza el lema cuando veo que el ayuntamiento de Barcelona está empeñado, junto con otras ciudades del mundo, en conseguir que el ICANN, que se dedica a estas cosas, admita como dominio las siglas de la ciudad, bcn en el caso de la capital catalana, tal vez porque algunos catalanes están incómodos con las connotaciones gatunas que tiene el dominio cat que fue el gran objetivo de cierto catalanismo digital.

Yo creo que, en ambos casos, se trata de un error de principio. No se logra mayor visibilidad en Internet por tener un dominio u otro, sino por acertar a hacer y a ofrecer cosas originales, innovadoras y usaderas para los navegantes. Con el domino pasa como con las direcciones de correo, se hacen  transparentes en plazo muy breve, porque los instrumentos de gestión del correo nos ahorran la tarea de escribirlas una y otra vez.

Lo que  de verdad importa dominar es el uso, y el uso nace de la utilidad, de la adecuación de la oferta a lo que los navegantes quieren encontrar. Por eso es realmente estéril que las entidades oficiales se empeñen en batallas de parecer cuando sus páginas web no proporcionan información válida y actualizada a los posibles usuarios. Internet constituye un mercado particularmente transparente a la medición cuantitativa, pero más allá de los trucos, que en un tiempo estuvieron tan de moda para “posicionarse” en los buscadores, al final, lo que cuenta es que lo que se cuente tenga interés. Esa debía ser la batalla de los barceloneses, como lo es la de cualquiera que intenta abrirse paso en esa selva peculiar de la red.

Los españoles, en conjunto, somos usuarios frecuentes de los servicios de Internet, pero lo realmente lamentable es que bajamos mucho más de lo que subimos, que somos regulares lectores pero bastante malos escritores y eso, me parece a mí, no se arregla cambiando de dominio sino siendo cada vez más competentes, activos y útiles en la oferta de servicios. 

[Publicado en Gaceta de los negocios]

No hay comentarios: