Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 28 de diciembre de 2008

La ronda de los inocentes

Tras descubrirse la entrevista secreta de Montilla y Zapatero, éste ha creído oportuno recibir al resto de presidentes, empezando por la Comunidad de Madrid. Este gesto delicado y previsor de ZP no ha disimulado las diferencias de categoría entre autonomías: Extremadura y Asturias, han ido juntas, tal vez para mostrar la solidaridad de las tierras de España cuando se trata de pedir árnica, aunque nadie podría imaginar, por ejemplo, que Cataluña compareciese con Aragón. Zapatero se dispone a zurcir a base de dádivas aparentes el gigantesco roto que perpetró al añadir Cataluña a las excepciones de Navarra y el País Vasco que no tienen que comparecer porque disponen plenamente de lo suyo y apenas pagan una pequeña cuota de afiliación a la empresa común que, casi siempre, acaba saliendo negativa; unas excepciones, dicho sea de paso, difícilmente justificables de cara a un futuro tan negro como el que se nos avecina, en especial cuando se agravan con pactos tan siniestros como el de la cesión del presupuesto de I+D a los vascos para que sus científicos puedan tener acceso a tartas más amplias que las del resto de los investigadores españoles que no son tan “finos y resalaos”.

Si Zapatero consigue que todos salgan con una sonrisa habrá que reconocer que es extraordinariamente hábil, aunque habría que admitir la duda metódica que todos le hayan concedido una mora hasta que se vean las cuentas efectivas. Sin embargo, no resulta difícil profetizar lo que va a suceder: esas cuentas serán misteriosas y, digamos, dialécticas, resultarán lo suficientemente oscuras como para que muchos crean que salen ganando y a otros les convenga fingir que lo hacen.

De la mano de ZP, el sistema de financiación autonómica español va claramente camino del milagro: el todo va a ser menor que la suma de las partes y cada parte va a presumir de ser la más brillante del sistema. Como eso, es imposible del todo, la pregunta que hay que hacerse es ¿quiénes serán los inocentes de esta ronda?  ¿cuánto tardarán algunos en descubrir que ha habido trile, por ejemplo no cumpliendo luego con las trasferencias ahora ofrecidas? Habrá habido, con seguridad, presidentes que se hayan llevado la clave del enigma, y el bolsillo caliente, y habrá habido otros que se tengan que conformar con un aumento nominal… y luego ya veremos. Zapatero es como Madoff: el que pregunte más de la cuenta se queda sin lo suyo y, como Madoff, también parece creer que le queda cuerda para rato.

El tinglado autonómico, con su disparate de gasto, ha sido disfuncional en épocas de crecimiento económico, pero será absolutamente insoportable en los años de depresión que se avecinan, aunque el astuto Zapatero finja no saberlo.  

[publicado en Gaceta de los negocios]

1 comentario:

Luis Mª Orte dijo...

Rodríguez me tiene desconcertado, más bien creo que nos desconcierta a todos. Y el que no lo vea asi... malo, es probable que sea de la misma cuerda/mismo pesebre (atención a la dualidad de género, políticamente correcta), juegue a la oposición irreflexiva hacia la "derecha" y "como no tengo otra opción...", o tenga poca capacidad de análisis. Lo realmente preocupante, al menos visto desde esta mente algo estructurada, es que el pueblo español (primer engañado) le ha otorgado la posibilidad de gobernar. Otra cosa es que Rodriguez haya interpretado a su modo lo que es gobernar un país/pesebre, entendiendolo como gobernar para una parte de los españoles, no para España toda. Y gobernar sin que nos haya definido su idea concreta de Estado. Improvisación forzada, con consecuencias a no muy largo plazo imprevisibles, y con reacciones obvias que ya se están produciendo: los catalanes no estan contentos, ni lo estarán. Rodriguez claudicará, al tiempo.
No es posible trilero mayor. Que capacidad de engaño, de contentar a cada uno con lo que quiere oir. Ademas se permite en una entrevista reciente en El Mundo identificar al cinismo como el peor enemigo de la politica. Si sabrá lo que significan las palabras que pronuncia.
En todo caso, y ante este "reparto", dos reflexiones:
1.- Con la solidaridad e igualdad como elementos claves e integradores de España, en los que creo, me parece bien que las autonomías que produzcan más, reciban más. Que las autonomías que reciban menos sepan autoregularse y no entrar en una dinámica de malgasto=compra de votos. Que cada palo aguante su vela.
2.- En todo este maremagnum, donde está el supuesto sentido de Estado del PP?. Donde un necesario Pacto de Estado de los dos partidos mayoritarios, que ponga fin a este SINDIOS?. Ejemplos los tenemos, el más reciente en Alemania, con recorte de transferencias que ponen en peligro el bien general.
En fin, esto podría no tener fin, y siempre es más agradable delante de una buena copa de ron, y... con "oponentes", eso si sin apriorismos.
Ultimo pensamiento. Tratandose de "ronda de inocentes" económica, y haciendo un simil con los derroteros que impulsa nuestra Bibiana/Bibiano Aido/Aida, creo que todo esto va a acabar como los Santos "idem", con decapitacion o, en el siglo XXI en el que estamos, con aborto. Mala solución en tiempos de crisis, y eso que los clásicos recomendaban no hacer mudanza.