Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 16 de enero de 2009

El papel del papel

Una encuesta realizada en los Estados Unidos muestra que, por primera vez, Internet se convirtió en 2008 en la segunda fuente de información, superando la lectura de fuentes impresas, aunque aún por debajo de la televisión. Un 40% de los encuestados usa la red para enterarse de lo que pasa mientras que un 35% prefiere todavía el papel.  Aunque la TV sigue en cabeza de las preferencias, la encuesta registra un descenso significativo en el caso de los menores de de 30 años.

Hasta aquí la noticia, aunque las fuentes no precisan el grado de fiabilidad de la misma, pero el comentario que esto sugiere es el de un previsible e insoslayable declive del papel como soporte primario de la información. En este proceso se combinan, seguramente, dos factores: por un lado el fuerte hábito de apego a la lectura de papel impreso en las personas de más edad que solo desaparecerá de manera biológica y, por otro lado, que la lectura a través de pantalla va siendo cada vez más satisfactoria para los usuarios puesto que estos abandonan el sistema del papel impreso, si bien, como es lógico no de manera radical, para irse acostumbrando a las nuevas fórmulas, cada vez más eficaces.

Podíamos preguntarnos, bíblicamente, si esto se hace con el árbol nuevo, ¿qué no se hará con el viejo? Sin embargo, los datos sobre el uso de la pantalla para el estudio, la lectura culta y la investigación escasean o están, casi seguramente, muy sesgados por intereses nada inciertos. 

[Publicado en otro blog]

2 comentarios:

pasmao dijo...

Apreciado José Luis y demás gente
Leo con mucho interés las diversas reflexiones que hace sobre los diversos temas que nos rodean.
Respecto a este del medio papel e internet, simplemente decirle que habitualmente lo hago todo por pantalla de ordenador y leo algún periódico en una cafetería si lo tienen, (el que me parece que me engaña menos es el Mundo, aunque tampoco me apasione).
Si intento ver alguna noticia en la televisión me mareo al constatar como nos intentan llevar al redil que ellos quieren, y me molesta doblemente porque pienso en toda la gente que lo está viendo y está pasando por el aro. Al final para estar mas tranquilo solo veo la información meteorológica. Puede que cuando la TDT realmente esté y otras cadenas funcionen de verdad la cosa mejore algo aunque no sé.
Me atrevo a dar una recomendación general, mas bien a los que empezamos con el papel y ahora funcionamos con el ordenador y esa cosa misteriosa que son los correctores ortográficos. Lo primero es que cuando algo es realmente importante o complejo, (un contrato, un texto filosófico o científico...) es recomendable imprimirlo y leerlo escrito, y no solo en pantalla. No sé porqué pero asimilo mucho mejor los textos cuando están escritos en papel que en la pantalla de un ordenador y el detalle a veces es muy importante en estos asuntos.
El otro consejo es que cuando uno escribe algo “importante” también es mejor imprimirlo y repasarlo en papel antes de darlo a conocer. Al respecto una anécdota personal. En una empresa donde estuve hace ya unos años tuve que hacer un informe que envié por email. Lo repasé varias veces (en pantalla) y me pareció correcto. La destinataria era una señora, CEO, gran jefa o como se diga. Cuando firmé el mail al cual adjuntaba el informe firmé “un atento salido” cuando debería haber escrito “un atento saludo”, por supuesto el corrector ortográfico no pitó.
Por suerte la gran jefa entendió mi error, la “i” y la “o” están juntas en el teclado y se me fue un dedo. De todos modos me reconvino, no por ella, sino por si le hubiera llegado a otr@ con menos clemencia y me recomendó imprimir y leer impresa la información porque así me evitaría alguna metedura de pata mas.
Un cordial saludo y buen fin de semana, un pasmado con todo lo que está cayendo.

José Luis González Quirós dijo...

La anécdota es buenísima, como el consejo. Es interesante anotar que los correctores sean todavía muy poco capaces, si es que lo van a ser en algún momento, aunque creo que sí, de detectar la existencia de errores en función del contexto: cuando sugieren algo de este tipo son muy elementales, me parece.