Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 13 de marzo de 2009

El bunker de ZP

El presidente de refugia con los más íntimos, con gentes proclives a la adulación. Deglute, con dolor,  el enorme desengaño de las últimas batallas, una derrota sin paliativos y una victoria pírrica. Se ha encerrado en su bunker y el mundo exterior se le antoja cada vez más ingrato e incomprensible. José Luis Rodríguez Zapatero se ve en el inicio de un declive irrefrenable, como siempre corresponde a un designio desmesurado. 

Sobre el verdadero carácter del presidente, discrepan las fuentes. No teniendo la suerte de conocerle, tiendo a considerarlo como una variante moderadamente peligrosa del iluso, como a hombre de escasas lecturas y audacia sobrada, que acaba por confundir el mundo con sus fantasías. Nada que ver con el Quijote, con el que guarda, únicamente, la analogía ridícula y del que no parece tener ni la generosidad ni la grandeza. Creo que es un espécimen de político sin apenas mundo que abunda también en el partido rival y que, cuando, como ha sucedido, se abre paso hasta la cumbre, gracias a sus habilidades en el regate de patio, puede llegar a ser realmente peligroso. 

Hasta hace muy poco le cubrían los laureles de victorias insólitas. Pero, de manera para él impensada, empezaron a fallarle rápidamente las ocasiones. Su empeño en negar la crisis feroz que se nos venía encima le ha supuesto un coste de credibilidad francamente irrecuperable. El fracaso de sus divisiones en dos batallas en las que el enemigo parecía dividido y al borde de la extinción le han dejado perplejo. Seguramente no puede dormir, no por el recuerdo de los parados, sino porque no ve salida  fácil a la situación en la que ha caído. Solo el bunker parece seguro, y tampoco las tiene todas consigo respecto a la fidelidad de los oficiales de mayor rango que pudieran estar pensando en soluciones distintas a la fidelidad ciega. No le convendría leer Walkiria, ni siquiera ver la película. 

Es muy dramático que, quien fue capaz de imaginar un panorama de regeneración democrática de la izquierda abertzale y se veía con los laureles de pacificador, se vea ahora en la necesidad de pactar con su enemigo de fondo, con esa derecha que, más allá de las formas, desprecia. Como Peces Barba, que ha sido muchas veces su mentor, piensa que cualquier victoria de la derecha es una derrota de la democracia con la que sueña, de todo cuanto cree. Con el mismo esquema de cualquier fundamentalista, cree que fuera de su izquierda no hay salvación, ni dignidad, ni derecho. 

Y eso le está pasando a él;  cuando creía que el PP se merendaría a Rajoy y entraría en una imparable dinámica destructiva, resulta que le gana en Galicia  y que convierte los resultados del País Vasco en una encrucijada infernal que le aparta fatalmente de los planes originales, fruto dilecto de su inspiración, pero primorosamente dibujados por su Estado  Mayor. 

No puede contar con nadie. En su gobierno se siente rodeado de dimisionarios y de una coya de voluntaristas que, en el fondo,  le dan un poco de grima. Los más valientes le advierten de que tiene que cesar en el maquillaje de los datos y de que la opinión empieza a tomarse a broma sus pronósticos.  Se siente rodeado. Tiene que afrontar un sinfín de desastres. El fallo de sus planes de fondo es clamoroso y ya no puede ocultarlo a nadie. Siente que no le quedan fintas y que una legión de burlados esperan el momento de pasar factura. Las previsiones bienintencionadas de los estrategas a su servicio fallan de manera estrepitosa y el público, hasta ahora fiel y entregado, se le pone de frente o de perfil, no le escucha.  El ambiente externo es extremadamente hostil, descontando incluso las iras de sus enemigos irreductibles.  Solo es seguro el refugio y habrá que extremar las cautelas. 

Parece que nuestro presidente se ve a sí mismo de manera muy positiva y se considera un hombre de suerte, pero los giros de la fortuna le están dando la espalda: la dichosa cacería de un ministro de pesadilla, y las insólitas revelaciones sobre la ligereza del justiciero universal, han puesto acíbar en sus heridas. 

A quienes le recuerdan las cuestiones pendientes los fulmina, mientras reclama calma en un ambiente de franco pesimismo, de derrotismo incluso. El ejército de Cataluña va descaradamente a lo suyo olvidando el patriotismo de partido y el mariscal vasco no quiere oír de otra cosa que del sillón vitoriano, al precio que sea. Los comandos especiales se han detenido en posiciones neutralizadas  y no representan más que gastos y desdichas. 

El panorama que se adivina desde la guarida del zorro es muy poco estimulante. Son muchos los que esperan que sepa dar la vuelta a esta situación, los que confían en su legendaria cintura. Algo tendrá que hacer, pero en su intimidad se ha producido una ruptura sumamente dolorosa: la que marca el fin del espíritu de conquista y anuncia el inicio de la resistencia vulgar, la búsqueda de una salida no completamente indigna que, tal vez, ya no esté en su mano.


[publicado en El Confidencial]

No hay comentarios: