Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 18 de septiembre de 2009

Diguem no

Tal era el título de una canción de Raimon (de nombre civil, Ramón Pelejero Sanchís, nacido en Játiva, Valencia), cuya simplicísima letra, por lo demás, desprendía una notable suficiencia moral y estaba rebosante de ese tono de superioridad que era corriente entre las juventudes ricas, izquierdistas e ignorantes de los años sesenta. A pesar de todo, ese título me ha venido a la memoria como grito de rebelión frente a un asunto muy distinto, al que creo que hay que poner claramente la proa antes de que sea demasiado tarde, y demasiado el mal inevitable.

Me refiero a la escalada simbólica y verbal de los independentistas catalanes que parece no contar con ninguna oposición, sino con un desdén fingido y una indiferencia cobarde. No basta a los independentistas tener al Gobierno de la Nación a sus pies y a la Generalidad a su servicio, sino que pretenden que nos traguemos sus referendos tramposos en los que triunfan los suyos de manera indiscutible y comencemos a pedir perdón por tenerlos tan inicuamente sometidos. Creo que somos muchos, en Cataluña y fuera de ella, los que no vamos a quedarnos con la boca abierta y los que vamos a exigir a los poderes públicos que no toleren por más tiempo esas tomaduras de pelo.

Hay que decir que no a la independencia de Cataluña por tres razones fundamentales que no pueden darse de barato. Por amor a la libertad, por el bien de la democracia y por respeto a la ley. Y hay que comenzar a hacerlo con los actos simbólicos que, abusivamente, pretenden dar a entender que la mayoría de los catalanes quieran dejar de ser españoles.

La libertad corre peligro en manos del independentismo que, al saberse minoritario, no tiene otro remedio que recurrir a la coacción, a la violencia, y al miedo, creando un ambiente en el que el miedo impida el atrevimiento de pensar lo contrario.

La democracia no existe sin controles y está claro que los independentistas buscan únicamente la expulsión y el anonadamiento de quienes no se adapten a sus designios; lo que es increíble es que las autoridades se presten a semejantes maniobras de modo que, dicho sea de paso, habrá que pedir las correspondientes responsabilidades a quienes hayan consentido la utilización del censo para la patochada del referéndum reciente.

La ley está para respetarla y para que se respete por todos. Es intolerable que los políticos se la salten y, casi más, que afirmen que se la van a saltar. Cualquier ciudadano que atente contra la ley debe ser sancionado, y de esta regla general no deberían exceptuarse los políticos. Cuando en un Estado se renuncia a que la ley se respete, los responsables de esa dejación traicionan a la patria común, a la democracia y a la libertad, y deberían ser inhabilitados por procedimientos comunes y, en último caso, por los electores.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

me temo que ya es tarde, el problema no son los independentistas, el problema es la gente que basicamente sin ser nacionalista ni antiespañola calla y acepta cualquier cosa.
La única manera que se me ocurre de parar este silencio cómplice y cobarde es obligarles a decidirse.
Muy bien aceptamos pulpo como animal de compañía y hacemos referendums de independencia bien claros.
Si sale que sí, se separan en TODO, si sale no se prohibe tocar las narices en 20 años + reforma del Statut y Constitución para acabar con las taifas.
En el país vasco como tengo entendio que los territorios históricos son 3, Alava, Vizcalla y Guipuzcoa se hace un referendum en cada uno.
Lo peor es estar sometido al continuo chantage de esta gentuza. Y lo que es aún peor es la pedagogía del chantage que han logrado vender.

José Luis González Quirós dijo...

Para anónimo. Creo que efectivamente hay que acabar con el juego ambiguo y que hay que tomar postura, pero nunca es tarde si se quiere hacer lo que se debe. Es una tarea lenta, pero no veo otra cosa que la victoria si lo hacemos bien, porque el nacionalismo es un imposible y lo ha sido siempre, como ellos saben. Su héroe fundacional fue un patriota español... y así todo.

Anónimo dijo...

El problema no es que tengan razón (que no la tienen) ni que mientan en sus orígenes históricos (que mienten).
Ellos lo saben, aunque les convenga no reconerlo.
El problema es la masa idiotizada que les baila el agua.
Solo despertarán cuando de verdad tengan que elegir entre la espada y la pared.
Y si eligen la espada, que no se quejen.
Cuando se murio franco Cataluña representaba aproximadamente un 25% del PIB, ahora el 18%. El periodico mas leido y con mas influencia en españa era la Vanguardia, Barcelona era el faro de la modernidad.
¿Donde está todo eso ahora, después de 34 años de creciente nacionalismo?
A mas se han mirado el ombligo peor les ha ido.
Estoy seguro que la independencia supondrá una catástrofe para los catalanes, y los nacionalistas lo saben, aunque les de igual.
Por eso solo poniendo a los que han permanecido callados a elegir, y obligándoles a mojarse puede existir algún remedio.
No creo en las tareas lentas, la infiltración Gramsciana en su versión nacionalista que existe lo imposibilita.

José Luis González Quirós dijo...

Para anónimo. El dato económico que da es apabullante y confirma que el nacionalismo empequeñece. Yo creo que de todo se sale, como se salió del franquismo, en último término, que en los 60 podía parecer un régimen eterno. Creo que la mayoría de los catalanes no tardará en poner alas a un delirio que les perjudica y no les representa; no creo que se conformen con el secuestro que padecen, pero, si me equivoco, será peor para ellos.

Anónimo dijo...

el dato económico como usted sabe es estimado ya que no se calculan los PIB regionales per se. Pero el del 25% (unos me han dicho hacia el 24%, otros 25,5% ,...) de mediados los años 70 me lo han dado gente que hace estos estudios en servicios económicos de los bancos, entre ellos la Caixa (la garande)), el del 18% es el que manejan los diferentes periodicos ahora en relación con todo el problema del estatut.
La diferencia se ha trasladado basicamente hacia la comunidad de Madrid y Levante con algo de Baleares.
El % del Pais Vasco permanece invariable entre el 5 y el 7% depende de a quien se consulte debido al efecto "benefico" que tiene para ellos el "cupo".
Sin cupo, en pocos años también bajaría impepinablemnte.
En estos temas, de como al volcarse sobre su propio ombligo, baja su riqueza hay un silencio tabú en los medios de comunicación que no acabo de entender.
Otra cosa:
Como usted seguramente sabe ahora hay una pelea entre grupo PRISA y PSOE por el asunto de la TDT...
También hay pendiente una sentencia del Constitucional sobre el estatut. ¿Serán capaces los jueces del constitucional pro PSOE y afines a PRISA, que seguro que hay votar en contra del estatut?
Tampoco he visto al respecto ninguna "reflexión" en ningún medio de comunicación y ne extraña.
saludos y buen final de fin de semana

José Luis González Quirós dijo...

Para anónimo: puedo equivocarme, pero me parece que la tardanza en la sentencia es un síntoma inequívoco de que ZP no se puede salir del todo con con la suya, y ahora menos que hace unas semanas, por lo que usted dice. En algún momento sospeche que las supuestas filtraciones de una sentencia negativa pudieran ser una trampa para Rajoy.. hoy no lo creo. Como en otras muchas ocasiones la mayoría de españoles deseosos de vivir en libertad, de trabajar y progresar nos encontramos con el chantaje de un grupo fuertemente unido y con mucho poder al que no importa nada, salvo mantenerse arriba, pero no hay que perder la esperanza, porque eso debilita. Saludos cordiales

Teresa dijo...

Ya se que llego tarde con mi comentario, pero mas vale tarde que nunca.
Los nacionalistas catalanes están haciendo a la perfección su papel. Como decimos en Galicia, o que non chora non mama. El problema no es suyo, el problema es de quien acepta el chantaje. Aunque suene autoritario, yo chantajes ni uno. Lo politicamente correcto, llega un momento que no funciona ni en las comunidades de vecinos. En este caso se ha agotado ya el diálogo, los paños calientes y la diplomacia. A todo, guste o no, hay que ponerle un fín, y creo que a este pulso hay que ponerle un fín.
Como suelo decir a los míos, las puertas de mi casa están siempre abiertas para los que se quieran ir, pero eso si, las llaves antes de marcharse se quedan dentro. Por ahora no se han ido, pero pulsos me han hechado un ciento hasta que se dieron cuenta de que iba en serio

José Luis González Quirós dijo...

Para Teresa. Usted nunca llega tarde a esta casa. Estoy completamente de acuerdo con que hay que empezar a poner cosas en claro y a mostrar que no hay miedo a coger el toro por los cuernos para evitar que nos siga corneando, gratis y con recochineo.

Teresa dijo...

Muchas gracias por sus palabras. A veces me siento pesada con mis comentarios, por eso que a alguien de su cultura y experiencia no le molesten me alhaga.
Gracias de nuevo