Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El secreto de un éxito

No soy de los que creen que el secreto de los éxitos del deporte español se deba a que ZP se haya hecho cargo de su gestión; más bien pienso que Zapatero se ha hecho cargo del éxito a ver si le tocaba algo en la pedrea. Me parece, por ello, que es interesante analizar las causas del éxito deportivo español. Nombres como los de Fernando Alonso, Rafael Nadal, Alberto Contador, Marta Domínguez, Pau Gasol, Fernando Torres, Andrés Iniesta o Iker Casillas, y muchos más, además de los éxitos colectivos que han supuesto los triunfos europeos de las selecciones nacionales de fútbol y de baloncesto, son algo más que una casualidad. Creo que la causa hay que remontarla al trabajo serio y persistente de un personaje decisivo que se llama Juan Antonio Samaranch, y a muchos que han seguido seriamente su estela. El deporte nos ha rendido muchos beneficios en todos los terrenos y, especialmente, ha hecho mucho por nuestra estima colectiva, demasiadamente expuesta a la crítica insolvente y disolvente de nacionalistas del más diverso pelaje, y de personajes dispuestos a triunfar a costa de hablar mal de todo lo que huela a común.

Acaso pudiéramos tomar ejemplo de este éxito para aplicarlo en otros contextos. No será fácil, pero me parece obvio que se podría hacer, y que debiéramos intentarlo. Cogeré solo dos campos, eso sí, decisivos. Me referiré la política y a la ciencia. En el campo político tuvimos unos comienzos extraordinarios en la primera transición, pero comienza a insinuarse entre nosotros una mentalidad derrotista y volvemos a preguntarnos qué va a pasar en lugar de decidir qué vamos a hacer, por emplear la sabia fórmula de Julián Marías. El remedio está en manos de todos, aunque no nos vendrían mal unos cuantos Samaranch. En el campo de la ciencia es aún más cierto que la clave está en nuestras manos, aunque ahora el gobierno ha decidido ponerse a ahorrar, precisamente, recortando en cerca de un 40% los fondos destinados a investigación. Pero todo gobierno es un mal pasajero, si el público decide que lo sea.

[Publicado en Gaceta de los negocios]

4 comentarios:

Karim Gherab Martín dijo...

Supongo que Samaranch y Barcelona'92 son importantes para explicar el éxito deportivo, pero creo que debe haber algo más. Sospecho que hay una causa común al éxito deportivo y al despegue internacional de las empresas españolas.
Ambos se han quitado los complejos, los unos saliendo rompiendo las barreras de los "cuartos de final" (en sentido amplio), y los otros trascendiendo fronteras para invertir en el extranjero.

De todos modos, no hay que cantar victoria. Sólo con echar un vistazo al medallero español en Pekín'08, y un recuento de éxitos en deportes minoritarios, nos muestra claramente que estamos aún por debajo de donde nos corresponde. Somos fuertes en nuestros deportes más mediáticos. En el resto (incluido el deporte femenino), no nos comemos un colín.

Karim Gherab Martín dijo...

Respecto a la política y a la ciencia, soy pesimista. La primera es un caso perdido. Y la segunda, con los políticos que tenemos, en especial el que está ahora, tiene también difícil arreglo.

José Luis González Quirós dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis González Quirós dijo...

Querido Karim: como de costumbre, aciertas; yo solo trataba de decir que cuando algo se empieza a hacer en serio, y los deportistas de éxito son un testimonio de que hay algo serio detrás, aunque no en todos los deportes, pues las cosas funcionan. No estoy seguro de que la culpa de todo la tengan los políticos. Cada vez veo más cosas miserables y ridículas de las que los políticos apenas tienen culpa, aunque, desde luego, se parecen mucho a quienes las hacen.