Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 26 de noviembre de 2009

Política y ficción

Un grupo de amigos me han invitado a un debate que mantienen a través de la red sobre las relaciones entre ficción, realidad, novela e historia y cosas así. He leído lo que han escrito con interés, aunque no haya encontrado grandes novedades, puesto que, por suerte o por desgracia, en este tipo de cuestiones casi todo está ya pensado. Me parece que el debate se suscitó, sin embargo, a partir del intenso desagrado de todos ellos con el tipo de prensa de que disponemos en España, una sensación de hastío que es muy difícil no compartir. Justo en el momento que terminaba de leer su sabrosa correspondencia, me tropecé con un titular de El Confidencial que decía: “ El negocio de los periódicos impresos sigue en barrena. Los diarios de papel no levantan cabeza: caen un 13% en octubre”, y no tuve otro remedio que pensar que, en este asunto, se estaban aliando, de modo admirable, el hambre con las ganas de comer.

Las dificultades para hacer que una nueva generación de lectores en red sigan siendo adictos a la lectura de los periódicos de papel son enormes en el mundo entero, pero aquí se unen a la inequívoca sensación de parcialidad y de arbitrariedad que dan nuestros rotativos. No es que, por decirlo a la manera clásica, se confundan las opiniones con los hechos, no; hemos llegado a un punto en que es evidente que muchos medios de información españoles han perdido cualquier ética informativa, y que lo único que buscan es ayudar, al precio que sea, a quien les convenga. Los únicos hechos que cuentan son los intereses del medio, y la doña que se ocupa de estas cosas desde la Moncloa ha confeccionado medidas realmente venenosas para la escasa libertad de información de que disfrutábamos.

En estas condiciones, leer un periódico, o conectarse a un determinado canal, es un acto de afirmación en los prejuicios de cada cual, que apenas tiene nada que ver con el deseo de informarse. La situación es realmente alarmante porque es enteramente imposible que una democracia sin periódicos pueda subsistir. A cambio de democracia, lo que tenemos es una parodia en la que los que tienen el poder en las manos no pasan jamás por ningún aprieto. Aquí no solo hay una monarquía exenta de responsabilidades, ante Dios y ante la historia, sino que ese lugar privilegiado se ha ampliado para que puedan caber en él los que manejan el cotarro con envidiable soltura.

Se ha repetido hasta la saciedad el tópico de que los españoles hemos heredado una tradición cainita, pero me parece que, sin negar el cainismo, en parte atenuado por un cierto bienestar material escasamente usual entre nosotros, lo que nos caracteriza, mejor que el odio al enemigo. es la subordinación sistemática de la verdad a los intereses y la conveniencia. Los españoles tenemos un alto nivel de aclimatación a la mentira, a la doble moral, a la hipocresía; nuestra tradición católica y nuestra cultura barroca nos hacen muy tolerantes con formas que sabemos vacías de cualquier contenido, con la mendacidad, el disimulo, el fingimiento y la figuración. Aquí ni se desprecia ni se detesta al mentiroso, sino que, en el fondo, se le admira la habilidad para vivir del cuento.

Tampoco es que nuestra especialidad sea la lógica; las incoherencias, especialmente si tienen algún brillo, nos parecen más atractivas que un discurso honesto pero aburrido; nos gusta más el halago que la crítica y llegamos a confundir la adulación con el respeto. Esa moral de fondo no ha tardado en llegar a las esferas de la política y, ahora mismo, lo inunda todo. La democracia comenzó con un cierto nivel de exigencia ética que terminó de manera abrupta cuando se comprobó la facilidad con la que la izquierda se acomodaba al tren de vida y a la cultura del poder que era habitual entre nosotros. Es ya cosa vieja, pero habría que recordar a Felipe en el Azor, y a Guerra cogiendo un Mystère desde Portugal para llegar a tiempo a una corrida de toros en Sevilla. Hasta entonces todavía se daban mítines a campo abierto para tratar de convencer al respetable de que era mejor votar a la izquierda, o a la derecha, por estas o aquellas razones.

Ahora todo eso ha quedado reducido a pavesas. Rajoy soltó en las elecciones un discurso incomprensible y cursi sobre una niña, al parecer siguiendo estrictamente las recomendaciones de algún menda supuestamente experto en mercaderías electorales, y, ya puestos, si las cosas parecen irle mal monta una convención en la que no pasa nada más que lo que le conviene. En medio de una crisis sin precedentes en la historia de España, el presidente y su partido tuvieron a bien organizar el pasado fin de semana una patochada memorable que incluía una especie de desfile de políticos por la pasarela. Lo que realmente asusta es que los periódicos se sumen a esta clase de liturgias como si en ellas se ventilase algo realmente, que se acostumbren a que las noticias se creen a gusto de los que mandan. Así estamos,… ¡y luego dicen que el pescado es caro…!

2 comentarios:

Teresa dijo...

Expléndido artículo Don José Luis.
Saludos

José Luis González Quirós dijo...

Muchas gracias, Teresa.