Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 12 de diciembre de 2009

¿Le gusta Zapatero?

Una encuesta reciente de Intereconomía Televisión, que, sin pretender ser científica, sí ha sido honesta con los entrevistados, nos ha ofrecido un testimonio más de que el presidente está empezando a perder credibilidad entre los suyos. Los porcentajes de adhesión a su tarea, con ser altos, están muy por debajo del nivel habitual de aceptación de la izquierda. Parece que cada vez son más los españoles que piensan que Zapatero es una desgracia inmerecida.

España está en medio de una gravísima crisis económica, que siempre ha sido negada por un gobierno que, coherente a su manera, tampoco está haciendo nada por salir de ella. Por si fuera poco, cada día se nos aflige con un nuevo disparate y ya no sabemos qué cara poner de la vergüenza que nos da estar en tales manos. Es muy significativo lo que tanta gente repite: el peor gobierno... y la peor oposición. Naturalmente, quienes saben que en la política se juega con algo más que con palabras, están ya muy poco dispuestos a soportar la facilidad de Zapatero para decir vaguedades con tono de solemnidad, mientras es incapaz de hacer nada positivo.

Son muchos los españoles que valoran muy escasamente la situación internacional, seguramente prisioneros de un esquema muy simple que contrapone buenos y malos. Es normal, hasta cierto punto, que los buenos de Zapatero sean quienes son, Castro, Chavez y Evo, pero no hay manera de comprender la mansedumbre con la que se aceptan las chulescas marrullerías de Marruecos o las amenazas de los... ¡gibraltereños! En este clima de auténtico desprestigio de España no es raro que aumenten a toda prisa los valerosos independentistas regados con el dinero de Madrid (léase Madrit). Cualquier español mínimamente viajado, puede comprobar la irrelevancia internacional de España, y que estamos empezando a ser la comidilla de Europa, donde según sus promesas íbamos a ser centrales, y donde no se nos hace el menor caso, reducidos, como estamos, a la condición de enfermo holgazán que no se toma la medicación adecuada porque resulta desagradable.

Volviendo a la encuesta, también nos advierte que quienes creamos que Zapatero está siendo un pésimo gobernante, tenemos motivos para reflexionar, porque el nivel de quienes todavía le apoyan está muy alto; que, con todo lo que está pasando, un treinta y ocho por ciento se manifieste partidario de darle otra oportunidad no deja de ser asombroso, y seguramente no es casual. Todos los que pensamos que la destitución pacífica de Zapatero, mediante voto de censura o mediante las urnas, es una necesidad y una urgencia, deberíamos preguntarnos si se está haciendo lo que hace falta para lograrlo, o si estamos dispuestos a esperar estoicamente la caída de la hoja... que lo mismo no llega con esto de la lluvia fina y el cambio climático.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parece que la tendencia es que pase lo mismo que con Aznar pero al revés. Y eso que yo le tengo mucha mas simpatía a Aznar que al Zenutrio.

A Aznar le se achacó un extremismo cuasi extremaderecha, que en realidad no tenía. Lo único que tenía claro eran sus ideas y una inefable mala pata para "venderlas" aunque fueran las mejores.

Zapatero ganó porque consiguió que mucha gente que votó a Aznar se sintiera ninguaneda por una persona antipática.

Ahora la mayoría de esa gente está horrorizada con el error de haber votado al Zenutrio. Y cuanto mas guiños haga Z a la extrama izquierda para buscarse apoyos mas votos perderá por su derecha. Por el mismo motivo que dejarón de votar a Aznar le dejarán de votar a él.

Por algo sería que No presentó con leyes de memria histórica, aborto, feminismoextremista en sus programa o propuestas electorarles.

Ya es tarde para seguir engañando a tantos tanto tiempo.

Como está claro que Z se vá apoyar en su extrema izquieda no entiendo porque siguen plantar batalla de verdad con este Arriolismo que lo único que ha conseguido es que la COPE pierda el 50% de audiencia (muchos no se quieren enterar), para esperar sentados a vencer a un enemigo, que vá aperder pero no a costa de que ellos ganen.

Supongo que UPyD no será el único partido en caitalizar ese descontento, así que Mariano ponga sus barbas a remojar.