Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 16 de mayo de 2010

Carta de un funcionario

Un amigo verdadero, funcionario en un puesto modesto, trabajador, entregado, competente y decente, me escribe una carta quejándose de que la opinión pública les eche la culpa del despilfarro, del desastre. Me manda un escrito con el que dice solidarizarse. El escrito comienza diciendo, de manera un tanto sospechosa, “en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo. Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos”. Da la impresión de que al funcionario escribiente le cabrea más el jolgorio de los neoliberales que la reducción salarial que les ha colocado ZP. Transcribo lo que le contesté a mi amigo: Hay mucha verdad es el texto que me mandas, pero también mucha demagogia, y mucho maniqueísmo. Empecemos por lo último: resulta que las contraposiciones entre buenos y malos (los funcionarios y los neo-liberales, los que se inflaron con la construcción y los estudiosos opositores) sirven habitualmente para no analizar los problemas con algo más de finura. Lo principal que nos pasa no es que padezcamos un pésimo gobierno, que no es culpable de la crisis, pero sí es culpable de no haberla afrontado y de haberla empeorado con su gestión; no, más grave es todavía que haya tantos electores que no comprenden el mundo en el que viven, que, desde luego, no es mundo justo, pero nunca lo ha sido, aunque sea mejor que el de los años 30 o 60, por ejemplo.
No vivimos en una sociedad del mérito intelectual, de sobra es evidente. Pero los funcionarios no somos lo mejor de este país, ni siquiera los que se puedan considerar, con motivo, los mejores de su especie. Hay demasiadas pocas cosas buenas en España, y solo abunda el que quiere echarle siempre la culpa a los demás, especie en la que ZP es absolutamente ejemplar.
El aumento desmedido del gasto público es una de las razones por las que el gobierno está a punto de hacer naufragar el euro, porque en una situación de crisis el Estado debería haber dado ejemplo de contención, y es archiclaro que no lo ha hecho. Al dilapidar el dinero, se lastran las posibilidades de recuperación de la crisis porque no hay liquidez para continuar los negocios, ni hay nadie dispuesto a arriesgarse a emprenderlos nuevos. El paro no es la causa de la crisis, sino su consecuencia, y, luego, su agravante. Pretender que eso pueda arreglarse con mayor gasto público es una locura (planes E o Z o como se llamasen y cosas así).
Yo creo que es injusto cargar a los funcionarios con los costos, pero es el gobierno quien no se atreve a asumir otros recortes, porque van contra su política, y cree que los funcionarios no se volverán contra él, sino contra los neo-liberales y trampantojos similares. Es evidente que hay parar el gasto y que lo fácil, e injusto, es castigar a los pensionistas y los funcionarios, aunque no todos se merezcan lo que se ganan, como tú sabes muy bien. Sería deseable, pero es imposible, distinguir entre buenos funcionarios y una auténtica plebe de parásitos que ha crecido como plaga en estos años de democracia (imperfecta, por supuesto). A la muerte de Franco había 700.000 funcionarios; es evidente que eso habría de crecer, pero también es obvio que es absurdo suponer que se necesiten más de 3.500.000, si no me confundo de dato, sin contar con liberados sindicales y cargos políticos. Por hablar de lo que yo conozco, las universidades, los funcionarios públicos españoles, que son la mayoría de sus miembros, como yo mismo, no son capaces de hacer que ninguna de las españolas aparezca entre las 200 mejores del mundo, por ejemplo.
Son las subvenciones (que suman miles de millones) lo primero que habría que cortar, pero eso sí es incompatible con ser ZP. No sé si la gente sabrá aprender, pero discursos del corte del que me mandas hacen poco por la causa. Seguimos hablando. Un abrazo,

2 comentarios:

Karim Gherab Martín dijo...

Querido José Luis,

la política keynesiana del gasto público, cuando se aplica con criterio y en el momento y duración adecuados, es muy útil, a pesar de que crezca la deuda pública.

El plan E y la devolución de los 400 € fueron un fracaso porque el primero dependía de la buena voluntad de los alcaldes, y el segundo de la buena voluntad de unos ciudadanos que, dadas las circunstancias, decidieron ser más ahorradores que consumidores. Lo cual quiere decir que los ciudadanos ya eran conscientes en 2008-09 de la crisis, algo de lo que se acaba de enterar nuestro presidente.

Si en 2008-09 se hubieran iniciado los planes y diseños de infraestructuras, ahora ya se estarían construyendo puentes, carreteras y aves, lo cual redundaría en bajar el paro y con ello el déficit.

El problema es haber delapidado tanto dinero en planes estériles. Esas cosas valen para crisis pequeñas pero no para una crisis como esta. Si se hubieran llevado a cabo planes serios de ahorro congelando los salarios de los funcionarios a tiempo, y a eso sumarle una inversión pública que hubiera sido mejor planteada... probablemente estaríamos hablando ahora de un paro del 15% o 16% y no del 20%.

Todas estas cosas no me las invento yo, se las leo a economistas como Paul Krugman, Paul Samuelson y Keneth Rogoff, que algo saben del tema.

José Luis González Quirós dijo...

Querido Karim: No cabe duda de que muchos economistas saben cosas que ZP no sabe; eso es malo, pero hay algo peor: que ZP ha sabido ganar elecciones; y aún pero: que a lo mejor vuelve a ganarlas. Saludos