Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 6 de junio de 2010

Más sobre Zapatero

[Sigue] El error intelectual de Zapatero requiere dos condiciones previas, una de carácter, digamos, mental, y otra de tipo moral. La primera carencia de Zapatero es puramente intelectual, aunque cuando se padece en exceso deviene en patología. Se trata del mal quijotesco, de la dificultad para distinguir entre la realidad y las narraciones, entre cómo son las cosas y las teorías que usamos para entenderlas. Zapatero padece ese mal en proporciones alarmantes y, en consecuencia, no cree ni siquiera en la realidad, menos aún en una realidad compleja y mudadiza como España.
El segundo error deriva del primero: Zapatero ha confundido al país con su partido, solo lo sabe ver a su través. Se trata de un error en que la voluntad de poder, las ganas de mandar, la creencia de poseer un derecho al poder absoluto, intervienen ya de una manera decisiva. En su virtud, ZP tiene maneras de tirano, muy disimuladas por su astucia, pero muy recias. De ser todo esto medianamente cierto, lo que se deduce es que ZP sólo saldrá del poder haciendo daño: tal es lo que nos espera.

2 comentarios:

Teresa dijo...

No se si será sólo una apreciciación mía, pero en sus últimos artículos noto un ligero cambio de tono. Lo noto más desilusionado, apesadumbrado, desesperanzado.
Tiene toda la razón en lo que dice, desde luego desde mi punto de vista, pero tenía la impresión de que yo era la pesimista y usted el optimista. Ahora, como le comentaba más arriba, le noto ya un ligero pesimismo. ¿Acierto?

José Luis González Quirós dijo...

Para Teresa: desde luego el panorama no es como ara batir palmas, pero yo me siento con las mismas ganas de hacer lo posible porque las cosas cambien; pero ya sabe usted que uno se conoce menos de lo que cree, de anera que tal vez no le falte razón. Saludos,