Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 17 de septiembre de 2010

Esse quam videri

“Preferir ser a parecer”, tal era el lema del poeta G. M. Hopkins, un lema que hoy resultaría un tanto extraño porque tiende a hacerse avasallador el predominio de la conciencia bella, la sumisión de los hechos a los discursos, la imposición de las creencias a las razones. Este es, a mi modo de ver, el núcleo de la izquierda contemporánea, un verdadero desdén por la realidad efectiva, y una adoración absolutamente acrítica de sus convicciones. Es una mentalidad que también puede verse como la traducción de otro lema latino, Fiat iustitia, et ruat celum (del emperador Fernando I), que prefiere que se haga la justicia aunque se hundan los cielos, solo que esa izquierda occidental perfectamente instalada en sus derechos y comodidades sabe, o cree saber, que su mundo no está en peligro y el cielo no caerá precisamente sobre su cabeza.
Cuando esta clase de izquierda llega al poder espera que se cosechen toda especie de bienes y esa ilusa esperanza hace que promueva soluciones rápidas e imaginativas pero perfectamente inanes (y a menudo muy perjudiciales), por lo que el gobierno progresista de turno se ve lamentablemente desmentido por una realidad poco propicia al seguimiento de sus consignas. Lo que luego sucede es que la izquierda se encuentra prácticamente inerme frente a los problemas reales y tiende a encubrirlos con su discurso moralizador.
Veamos cómo. La izquierda tradicional había puesto especial énfasis en difuminar la responsabilidad individual para buscar la explicación de cualquier fenómeno negativo de la conducta humana en el papel que juegan las “estructuras sociales”, unas realidades represivas que serían la verdadera causa de la infelicidad humana. La desgracia es que la llegada al poder de la izquierda no acaba con esas lacras estructurales, aunque hace más inverosímil acudir a ellas para explicar nada. Entonces pasan dos cosas curiosas: la primera es que la culpabilidad cambia de bando. El gobierno ya no es culpable de nada, no puede serlo porque es el gobierno de la buena conciencia, de manera que cuando gobierna la izquierda, las responsabilidades ya no son imprecisas sino “muy concretas” (como gusta decir esa clase de sabios), es decir de otros.
Un ejemplo del funcionamiento de esa fe superior con la que se cubre la izquierda lo hemos visto estos días con las críticas a las expulsiones de ilegales ordenadas por el gobierno de Sarkozy, perfectamente conformes a la ley, por otra parte. Izquierdistas de todos los partidos y bienpensantes sociales se han dedicado a ponerle a caldo dando a entender (risum teneatis!) que ellos jamás harían algo parecido, aunque nadie, que yo sepa, ha ofrecido territorio para albergar a los perseguidos. Como se puede ver, son muchas las ventajas de la buena conciencia, en especial si se posee un cargo público bien remunerado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es curioso que el socialismo, que en el siglo XIX se puso el apellido de científico, y que hablaba de de la religión como del opio del pueblo haya debenido en una religión, de segunda categoría y en el peor sentido de la palabra, o sea una religión sin Dios.

No es curioso que haya arragaido precisamente mas en las zonas donde el aspecto mas negativo de la religión católica, la del bajo clero que expulsó alos judios, la de la inquisición, la que consideraba herejes a Galileo y Cía, la que mezclaba el poder temporal con el político y real mas arraigó.

No es extraño que todos estos aspectos negativos sean los que mas en concordancia están con el Islam, y que sea la alianza de Zibilizaciones uno de los paradigmas de estos,¿?, iba a decir jacobinos o sabonarolas pero hay que tener un respeto por los jacobinos o sabonarolas que estos ¿? no pueden ni oler.

Todo lo que han sido sombras del catolicismo, ellos le han dado la vuelta y lo han adoptado como leit motiv de su cutre moralidad.

Anónimo dijo...

deVenido, disculpe mi ortografía.

José Luis González Quirós dijo...

Para Anónimo: muy bien visto; estoy de acuerdo