Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 25 de septiembre de 2010

Una tontería olímpica

El alcalde de Madrid, que ha fracasado doblemente en su faraónico intento de traer las Olimpiadas a su villa, habría obtenido éxitos más rápidos y baratos si se hubiese presentado a un concurso de tonterías políticas, desgraciadamente inexistente. Podría haberlo hecho en varias disciplinas, y con todo merecimiento, pero creo que acaba de pronunciar su tontería cumbre hace solo unos días. Alberto Ruiz Gallardón, que es el nombre del regidor para quien no lo sepa, ha pretendido justificar los más de 500 millones de euros (640 millones de dólares, 88.000.000 millones de las antiguas pesetas) que ha gastado en la nueva sede de la alcaldía de Madrid como inversión en un gran “contenedor cultural".
No es fácil entender el argumento, salvo que se tenga en cuenta que el circo puede considerarse como cultura, porque la frase de Gallardón es una auténtica payasada. Que este individuo pueda incrementar en un 6 por ciento la abultada deuda de los madrileños para vivir en un palacio reluciente indica hasta qué punto se ha perdido el respeto a los votantes, y cómo muchos políticos se han vuelto indiscernibles de los descuideros, de ese tipo de ladrones que te quitan todo lo que pueden en la vía pública mientras estás un poco distraído.
Yo me he borrado de las redes sociales, pero rogaría a alguno de mis selectos lectores que iniciase un grupo dedicado a “No volveré a votar a Gallardón, se presente con quién se presente”; estoy seguro de que crecería como la espuma y podría ayudar a que alguien en el PP se diese cuenta de que este “verso suelto” es un peligro público.

No hay comentarios: