Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 28 de octubre de 2010

Lágrimas en la lluvia… y de nuevo el subjuntivo

Juan Manuel de Prada es un excelente novelista y un pensador muy a lo Chesterton, contestatario, poco convencional y valiente. Aunque no siempre esté de acuerdo con lo que escribe o dice, siempre le escucho con atención porque trata de decir las verdades, sobre todo las que no están de moda, aunque duelan. Acaba de inaugurar un programa de televisión en Intereconomía TV con el título de Lágrimas en la lluvia, y lo ha anunciado en su cadena con un spot en el que dice algo parecido a esto: “ya no podrán quejarse de que la televisión es [cursivas de mi cosecha] un desierto de la inteligencia…” Lo que lamento es que un escritor de su calidad le peque tal patada a la buena gramática en un caso tan obvio. Lo que quiere decir, en buen español, es lo siguiente: “ya no podrán quejarse de que la televisión sea un desierto de la inteligencia…”, al menos así lo creo. Es lástima que se pierda por descuido el subjuntivo castellano, pero si los escritores cultos lo tratan así, ¡qué no harán todos los demás!

7 comentarios:

David dijo...

Mucho peor fue la delirante diatriba contra los "amantes de los animales" en la presentación del programa dedicado a hacer apología de la tauromaquia (http://www.youtube.com/watch?v=cbdGVW3spXk). Soltó, con orgullo chulesco y aire de superioridad pseudointelectual, una sarta de desvaríos gratuitos, por otra parte ya muy vistos (y en otras ocasiones formulados de forma menos burda), entre los cuales no podía faltar la identificación del mencionado "colectivo" con el nacional socialismo, pasando por le perspicaz "deducción" de que los mencionados dirigen a los animales parte del amor que debieran dirigir a los hombres, y culminando (se veía venir) en la identificación animalista-abortista.

Siguió un coloquio unilateral y, por supuesto, inane, en el que se combinaba el ensalzamiento de la tauromaquia, en el que no faltaba alguno de los habituales toques surrealistas del asunto, con unas no menos delirantes (amén de superficiales) críticas a los argumentos que, mal planteados, ponían en boca de los "animalistas".

Juan Manuel de Prada tiene sus talentos, es innegable, y a veces, como bien observas, José Luis, dice verdades que no están de moda. Pero otras veces demuestra un desconocimiento, una superficilidad de análisis y una inmadurez, que aliados con un atrevimiento chulesco, revelan un personaje tan ignorante como cretino.

David dijo...

José Luis, el enlance que incluí en mi anterior comentario es el de la introducción a la película (Tarde de Toros) del programa al que hacia mención. La diatriba a la que me refería, sin embargo, era la introducción al coloquio que se emitió después. No encuentro en internet el vídeo.

José Luis González Quirós dijo...

Para David: Vi el programa, y, aunque no esté completamente de acuerdo contigo, creo que tienes motivos para ver con escasa simpatía al personaje. Yo creo que un escritor tiene que hacer siempre el esfuerzo de comprender los argumentos ajenos, sobre todo cuando no los comparte de entrada: la tendencia a polemizar (polemos=guerra) es una desgracia que impide el crecimiento de la racionalidad, aunque haya desacuerdos. Un saludo

David dijo...

No es simplemente que como habla a favor de los toros el tío me cae mal. La cuestión es que de Prada habla con nulo conocimiento, tanto del "animalismo", la ética animal y otras ramas de estudio de la relación hombre-animal, y los propios animales (de cómo son y qué son))

José Luis González Quirós dijo...

Para David: mejor sería "...el tío me caiga mal", permíteme esta manía de viejo profesor. Ya sé que tienes razones y te la doy en ello, creo, en cualquier caso, que el animalismo necesita mejor comprensión porque es un vector de progreso en la sensibilidad frente al causar daño, aunque no se comparta la filosofía de fondo, el animalismo es muy humano. Lo malo es que a veces se mezcle con otras ideas no tan respetables, pero eso le pasa a todo, incluso a lo más sagrado e indiscutible que pueda haber. Abrazos,

David dijo...

(continúa del anterior) ...

... como de otros temas que trata de mezclar en el asunto, como el nazismo y el lugar de los animales en él. Obviamente a de Prada le queda lejos el oler la lectura de, por ejemplo, "Regarding Animals" (Arluke y Sanders, 1996), que incluye un capítulo sobre la extraña y al mismo tiempo contradictoria relación de los nazis con distintos animales.

Además, no hace el mínimo esfuerzo, como dices, ya no de analizar los argumentos a los que se opone, sino de conocerlos.

Un saludo,
David

David dijo...

Sí, sí, precisamente lo pensé, lo del subjuntivo... Yo estoy lejos de estar libre de cometer errores, pero en esta ocasión (¡se crea a no!), pensé que enlazaba mejor con la cuestión que motivó el hilo...