Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 24 de marzo de 2011

Japón

Los muertos y desaparecidos en Japón son decenas de miles, y en Occidente especulamos sobre el humo negro que sale de un reactor. Ha habido un tonto que ha hablado de Apocalipsis y varios memos más que han acusado al gobierno japonés de mentir. Me recuerda el dicho de un amigo: "a Noé le vas a hablar tu de diluvios": quién les habrá hecho creer que  podríamos considerar más fiables sus neuras y bellaquerías que a la ejemplar serenidad de unos japoneses arrasados pero decididos a hacer lo que hay que hacer, a aguantar, a sobreponerse a una naturaleza cruel, y a una opinión internacional absolutamente venal, y tan acostumbrada a la estupidez que ya no es ni siquiera capaz de distinguir lo que importa, lo que es admirable. No servirá de nada, pero quiero dejar un testimonio humilde, admirado, sincero y envidioso por la calma y el vigor de los japoneses, con su gobierno a la cabeza, por la solidaridad y la dignidad con la que han afrontado una desgracia a la que algunos quieren añadir un morbo necio y completamente innecesario.  
Sobre los límites del copyright

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gaman. Cada primavera, las familias japonesas ondean banderas con forma de carpa, un pez que nada contra la corriente y que simboliza para ellos el espíritu de gaman: la determinación para afrontar los obstáculos en la vida, de persistir en el intento con paciencia y dignidad, aún frente a aquellos desafíos que parecen insuperables.

José Luis González Quirós dijo...

Para anónimo: no conocía el término, pero me servirá para fijar una de las razones por las que admiro a un pueblo tan interesante y tan noble.