Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 13 de octubre de 2011

Un acierto de Aguirre

La presidenta de la Comunidad de Madrid se dispone a declarar hábiles a efectos comerciales todos los horarios que le vengan bien al establecimiento respectivo, incluidas fiestas y cualesquiera horas de las 24 que dispone el día. Me parece un acierto, una decisión valiente y  un adelanto indiscutible en favor de los consumidores, que somos la mayoría. Los horarios rígidos no dejan de ser una sindicación de intereses de los comerciantes, protegidos por la administración, siempre atenta a llevarse bien con los mejor organizados, y en contra de los intereses del público, mayoritario pero inerme y desorganizado. Ya era hora de acabar con esto.  Ahora se crearán nuevas oportunidades de empleo, habrá menos atascos y nuevas formas de competencia, lo que es magnífico; al que no le convenga abrir, no abrirá, pero no podrá impedir que otros lo hagan y contribuyan a dinamizar la competencia, que falta hace. 

1 comentario:

David dijo...

Se me ocurre otra posibilidad para darles mejor oportunidad para competir a los pequeños comerciantes, que tienen su papel pero que por desgracia se está perdiendo. Quizá se podría establecer un sistema por el cual los comercios podrían abrir un máximo de, digamos, 6 días a la semana, o un número determinado de horas, o una combinación de ambas cosas (quizá con algunas variaciones dependiendo de la clase y características del comercio), pero a elección de cada comercio. Así, por ejemplo, unos grandes almacenes podrían elegir cerrar los martes, una tienda de ultramarinos los domingos, y una pequeña tienda de regalos los lunes, otra los jueves, etc. Así los consumidores siempre tendrían donde ir (aunque quizá habría alguna confusión acerca de qué día cierra una tienda en concreto), y los pequeños comerciantes lo tendría más fácil para llevar su negocio como todos los demás, sin tener que hacer sacrificios importantes.

Pero a lo mejor todo esto es innecesario, y, como dices, sólo hace falta "cambiar el chip" y ver la libertad total como una oportunidad de creación de empleo.