Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

lunes, 12 de marzo de 2012

Mancillar, una vez más, el recuerdo de las víctimas


Por si cupiera alguna duda acerca de la extraña condición moral de los líderes sindicales, sobre su capacidad de servirse a sí mismos por encima de cualquier consideración, sobre su cinismo para olvidar el bien social que dicen defender en interés del mantenimiento de sus peculiares e insolidarias prerrogativas, el hecho de que hayan escogido la fecha del 11 de marzo para ensayar una de sus algaradas debiera ser sobradamente elocuente.
¿Cómo ha sido posible que los líderes sindicales hayan podido despreciar de modo tan banal y gratuito una fecha que está marcada con dolor y turbación en la memoria de todos los españoles de bien? ¿Puede alguien imaginar siquiera que en cualquier país medianamente digno alguien se hubiera atrevido a fechoría semejante? ¿Sería concebible, por ejemplo, que los sindicatos norteamericanos convocasen cualquier concentración el 11 de septiembre y en Manhattan?
Aquí, en realidad, llueve sobre mojado. Las víctimas saben muy bien lo que ha sido el ninguneo, su ocultación, el permanente olvido al que han sido sometidos durante años por los gobiernos socialistas, saben bien de qué formas ha intentado manipularlas, cómo se han servido de ellas para olvidarlas en cuanto convino. Buena parte de la izquierda considera que, en el fondo, las víctimas debieran limitarse a sufrir en silencio su mala suerte, sin empañar con sus exigencias los planes de los demás, las perspectivas de paz, los disfraces de canallas para convertirlos en demócratas, incluso en santos. Quienes piensan que las víctimas no deben molestar con sus lamentos encontrarán lógico que los sindicatos prefieran estropearles un aniversario que complicarse un largo fin de semana primaveral, las merecidas cervecitas de todo buen sindicalista y vividor.
Al exhibir una indecente  insensibilidad con el dolor de las víctimas, con la memoria de los cientos de trabajadores asesinados el 11 M, seguramente el día más triste en toda la historia de Madrid, una ciudad varias veces centenaria, los sindicalistas han vuelto a mostrar su auténtico rostro. No les ha importado el dolor ajeno, como no les importa, digan lo que digan, el paro de nadie, porque solo se ocupan de sus intereses, y, en esa perspectiva, no cabe dedicarse a la memoria y a la reflexión sino a la agitación, porque nada esperan sacar del respeto a las víctimas.
La memoria de los cientos de trabajadores que perdieron su vida cuando se dirigían diligentemente a sus obligaciones no parece significar nada para Toxo ni para Menéndez, no merece ni un minuto más de sosiego, de reflexión de solemne y silencioso recuerdo. Pretenden convertir este próximo 11 de marzo en un día más, en una agitación de diseño. Su trágica insolidaridad, su falta absoluta de respeto jugará en contra de sus intereses, sin duda alguna.  Hace falta un altísimo grado de cinismo y de dureza de corazón para olvidar que en un día como ese son miles de personas las directamente afectadas por el recuerdo y el dolor, y millones los que se estremecerán recordando el momento más siniestro e inexplicable de nuestra historia contemporánea, pero, del mismo modo que los dirigentes socialistas, con Rubalcaba a la cabeza, intentaron utilizar el dolor de esos días terribles para dirigirlo contra un gobierno que se afanaba en cumplir con sus obligaciones, ahora, los familiares ideológicos del partido que acaba de experimentar una merma espectacular de sus apoyos políticos por su pésima gestión de la crisis, vuelven de nuevo a la carga y tratan de abonar una fecha, que no es de nadie porque es de todos, en sus haberes políticos, con la excusa, tan inverosímil como hipócrita, de que   agitando la calle y alterando la convivencia ciudadana rendirán también un homenaje a sus compañeros muertos hace ahora ocho años.
Las víctimas no merecen este ninguneo, pero tal vez el conjunto de los españoles saquemos algo de este gesto indecoroso y obsceno, tal vez crecerá el número de los capaces de comprender que la lucha sindical no tiene nada que ver con los intereses reales de los trabajadores, que solo unos líderes atiborrados de suficiencia y de insolidaridad pueden haber cometido tamaña fechoría, sin que ni siquiera se hayan suscitado en sus entumecidas conciencias algunas dudas acerca de la oportunidad y la conveniencia de respetar una fecha que, pese a ellos, ha de seguir durante mucho tiempo marcada por el dolor, la indignación y la sospecha. No hay que ser excesivamente malpensado para ver detrás de esta acción uno de tantos intentos para enterrar los sentimientos y el coraje que suscita ese terrible atentado, para convertirlo en caso cerrado, en materia de riguroso olvido, una estrategia que, no en vano, a sido seguida con ejemplar dedicación por los gobiernos de Zapatero, por el partido socialista y por toda esa izquierda vocinglera que solo parece sentir indignación cuando se juzga por prevaricación a un juez a quien tienen, ellos sabrán las razones, como uno de los suyos.
Retina display

No hay comentarios: