Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 31 de mayo de 2012

El persistente error de Divar

El señor Presidente del Supremo y del Consejo General del Poder judicial pretende dar hoy explicaciones de lo que ha hecho, mal por supuesto, y alega que lamenta el mal causado al Consejo. Pues muy mal, una vez más. Lo importante no es el daño que le haya causado al Consejo, que cierto es, sino el daño que nos hace a todos nosotros, a España y a su prestigio moral, a nuestra imagen pública como Nación, a nuestra credibilidad, y no tanto porque este atildado personaje se haya gastado ilícitamente unos cuantos miles de euros, lo que, para nuestra desgracia, es moneda común, sino porque está utilizando sus resortes de poder para que algo que está indiscutiblemente mal, un proceder por lo que cualquier chorizo pagaría, y durísimamente, se le pase a esta Señoría por alto, se blanquee, y aquí no pase nada. Esto último es lo que es absolutamente intolerable, además de que lo primero constituye muy probablemente un delito, menor, tal vez, pero delito, del que está claro que hay indicios, diga lo que diga la Fiscalía, de manera que usted deberá irse a su casa, para empezar, para que, la menos podamos sacar un ejemplo, ya que no de su conducta, si de la unánime repulsa que ha merecido, que debería merecer, a derecha y a izquierda.
La descortesía

miércoles, 30 de mayo de 2012

Algo se puede hacer

La situación de España es bastante desastrosa, pero todos podemos hacer algo, con mayor razón si apunta a la raíz de nuestros males, a la mentira, el abuso de poder, el cinismo y la corrupción, que es lo que está hundiendo por todas partes el prestigio y la imagen de todos. Nunca unos pocos hicieron tanto daño a tantos.
Hay una iniciativa a la que invito a unirse a todos mis lectores para pedir la dimisión del inefable presidente del Tribunal Supremo y del Consejo general del poder judicial. Me da igual si quienes la promueven son de izquierdas, de derechas o del KKK: lo que piden es muy necesario y justo, lo menos que se nos debe a los millones de españoles decentes y trabajadores. Yo no soy tan de derechas como algunos creen, pero no tengo nada que ver con los partidos de izquierda, y menos aún, con el juez Garzón, que pudiera estar detrás de alguna de estas maniobras. Me da exactamente lo mismo. Lo del señor Divar es impresentable, ignominioso, y ya que la Fiscalía no  le quiere procesar, por lo menos que se vaya, mañana mejor que pasado mañana, a ver si vamos aprendiendo. Hay que apuntarse en  la página web Change.org donde se están recogiendo firmas para pedir la dimisión de Carlos Dívar. 
Consuelo en las consolas

martes, 29 de mayo de 2012

Un país podrido

No me gusta exagerar, pero tampoco me gusta el disimulo. Una de las cosas que pasan ahora mismo es que casi nada funciona, y desde luego que apenas nada es ejemplar. Las instituciones están podridas porque la mentira se ha convertido en un hábito irreprimible, en un modo de vida. Desde la monarquía, a las universidades, los partidos políticos, la prensa y los jueces, todos se aprestan a hacer cierto el diagnóstico de Revel"la primera fuerza que dirige el mundo es la mentira", a exagerarlo incluso.  El presidente de gobierno quiere tranquilizarnos y recurre a algo que da toda la sensación de ser una mentira infantil, a decir que la prima no tiene nada que ver con Bankia, tiene bemoles. Esto no aguanta más así, de forma que bueno será que empecemos a reconocer con la mayor calma posible las verdades del barquero, ... y a actuar en consecuencia, que tampoco es fácil. 
Motorola y Android

lunes, 28 de mayo de 2012

Una situación insostenible

Nuestra economía está en una situación que, a medias, es absurda e insostenible. No responde a razones serias, como dijo Alierta estaría bien una prima de 150, pero no más, pero refleja un estado de perdición y de desconcierto en que está ahora mismo España entera. Hace falta liderazgo europeo y español para salir de ésta, pero si uno mira alrededor, la verdad es que se asusta. No hay que perder la esperanza, sin embargo. Espero que en España haya fuerza y responsabilidad suficiente para coger este toro por sus cuernos, sin que basten las negaciones
Tabletas para empresas, no

domingo, 27 de mayo de 2012

Los rectores, o los pájaros contra las escopetas

El profesor Francisco Cabrillo ha publicado un excelente análisis de lo que está pasando en la Universidad española, lúcido y moderado. Yo sería algo más agresivo con los que mandan, en la Universidad, sobre todo, y también en el Ministerio. Creo que el plante de los rectores al Ministro ha sido un bochorno, una prueba de muy mala educación, y además, por mucho que reclamen respeto,  una enorme falta de respeto, no ya al Ministro sino a la democracia española, a una democracia  que no existe, ni puede existir, por cierto, en una Universidad dominada orgánicamente por el juego oscuro de intereses y prebendas, por un pacto por la mediocridad que se ha podido consolidar, tan solo, por la ignorancia del asunto por parte de la sociedad, y por la herencia clerical y servil de que se nutre nuestra escasamente gloriosa universidad.
Para ser respetado y respetable hay que ser autónomo, también en la economía y nuestras universidades solo saben vivir del dinero de los presupuestos porque no compiten, ni por dinero ni entre sí, y  quienes mandan en ellas, esos sindicatos de intereses tan espesos como obvios, tampoco tienen el menor interés  en que así sea. 
Se trata de algo a lo que hay que poner remedio, pero los españoles pueden estar seguros que eso no podrá hacerse mientras las universidades se sigan gobernando, caso único en el mundo civilizado, de la manera que lo hacen. Los rectores han pretendido asustar al gobierno, y es posible que lo hayan conseguido, para vergüenza de todos, pero no hacen más que dilatar una agonía inevitable, porque la universidad que hoy padecemos ni tiene sentido, ni tiene futuro.
Un teléfono de FB



sábado, 26 de mayo de 2012

La obediencia debida



Estuve el jueves en un homenaje al general Gutierrez Mellado que organizó Miguel Ángel Aguilar en la Fundación Carlos de Amberes: fue un auténtico placer recordar al militar que enseñó a sus compañeros que hay muchas cosas que están por encima de la obediencia debida: la Constitución, la conciencia, el honor, para decirlo de manera resumida. 
Necesitamos un Gutiérrez Mellado que les enseñe a los diputados y a los miembros del poder judicial la lección que tan bien han aprendido los militares, para que podamos librarnos de episodios de cinismo, sumisión  y desvergüenza, como la que han protagonizado los bozales del CG del PJ a propósito de los desahogos  marbellíes de su presidente, que pretenden hacer pasar por gastos normales. Que el presidente del Supremo se comporte como un vulgar chorizo es detestable, que no se vaya a su casa avergonzado, es insoportable,  pero que quienes debieran encarnar la justicia, la trasparencia y el respeto más riguroso y exigente a la ley y a lo que significa, le apoyen como un solo hombre en sus triquiñuelas mentirosas es absolutamente desolador y deprimente.  
Nunca imaginé que unos jueces pudieran llegar a competir en desvergüenza y en esfuerzo denodado para que se  pierda definitivamente el respeto a la Justicia, pero así está siendo para nuestra desgracia. Lo peor que se puede decir de nosotros y de quienes nos representan es que parezca normal que un escándalo tan grave como éste se administre como si fuera un asunto de trámite o una pelea competencial, un problema menor... ¡Pobre España!
Transparencia

viernes, 25 de mayo de 2012

Devotio iberica

La devotio iberica ha resplandecido con toda intensidad allí donde era más necesaria, en el CGPJ, el Consejo de la Justicia cuasi poder independiente del Estado, ese lugar de ciegos sabios que es completamente incapaz de distinguir la ley, y no digamos la moral, de los amigos y los enemigos. Da gusto vivir en un país con instituciones tan ejemplarmente encanalladas. Supongo que a quien me sé todo esto le parecerá normal. Desgraciado país que desconoce el valor de la excelencia, de la ejemplaridad y del honor, que sólo parece saber cuál es la mano del amo, país de siervos y de gitanos, con perdón de los calés.
Google y las tabletas

jueves, 24 de mayo de 2012

Estulticia infinita

El debate de los eurobonos esconde varias cartas marcadas; me fijaré en la principal, en la de los que creen que la prosperidad alemana se ha hecho a costa del empobrecimiento español, y cosas similares. Si la rigidez de la Merkel fuese la causa de nuestras desdichas, para qué habrían servido los Zapateros, los Florentinos, los Cajeros, los inmobiliarios, Urdangarín, y la SGAE, por escoger solo unos símbolos. Creer que sus aciertos se han convertido en disparates por la estrechez de la Merkel es de aurora boreal, metáfora que se emplea para no agredir a nadie, que los creyentes son muy exquisitos con su imagen de almas bellas.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Una chica lista que cita a Locke

Shakira ha hablado a chicos de Oxford y ha dicho algo irreprochable, animoso, optimista. Claro que hacerlo es distinto, y muchos de los que aplauden el discurso pueden ser quienes más lo impidan, aunque no solo ellos, desde luego. 
Google y Motorola 

lunes, 21 de mayo de 2012

Nos quejamos de vicio

No hay motivo para criticar a la Justicia, véase, si no, la diligencia con la que la Fiscalía ha actuado para aclarar la acusación contra Divar, que según Gallardón, que de estas cosas entiende un rato, sale fortalecido. Nada, ni indicios, así que a ver si aprendemos a no tirar de la manta cuando no toca. Eso se dice, pero no se hace, caramba. 
Lo que no entiendo es cómo con unas instituciones tan diligentes no se fían de nosotros esos fanáticos del norte.
Redes sociales, el paraíso

domingo, 20 de mayo de 2012

Concurso de optimistas

Las cosas están tan feas que abundan los que se apuntan al optimismo como terapia. Lo de los estados de ánimo y la política debería ser de código penal, pero así estamos. Yo creo que las cosas tienen remedio, de lo que no estoy tan seguro es de que los responsables políticos estén seriamente dispuestos a intentarlo: a mi modo de ver les quedan, eso creen, todavía unas manos de simulaciones, de ir de farol, como lo del déficit imprevisto, o los indicios de Divar, pero pocas, y además se pueden encontrar con que se les hunde el pavimento. ¡Con lo fácil que sería ir a por todas en estos momentos!
Tecnología y educación

sábado, 19 de mayo de 2012

País poco serio

Nuestra crisis tiene varias raíces, pero una, muy honda, depende de la falta de credibilidad internacional, de que se nos tome, por buenas razones, como un país poco fiable. No es del todo injusto cuando hay Comunidades Autónomas que descubren que su déficit no es el que era, cuando el Gobierno no parece tener medios para evitar este disparate, cuando el presidente del Supremo parece un chorizo y la Fiscalía no sabe si hay indicios de que lo sea (¡indicios, Dios mío!), cuando el Gobierno denomina pacto de estado a que las Comunidades aparenten cumplir sus obligaciones legales, o cuando se quiere excluir a la Corona de la trasparencia para que no nos enteremos de lo que pasa en la Zarzuela, lo que es de coña. Pretender que la Navy no nos aparte a remazos de Gibraltar, o que no nos roben la cartera en cualquier parte del mundo, es absurdo: es lo que tiene que pasar si no se corrige radicalmente  esta imagen verdadera de país chapucero y que se hace trampas hasta en el solitario.
Tonterías y tecnologías

viernes, 18 de mayo de 2012

Bankia sube

Se trata de una noticia que no es fácil interpretar. Puede que el público se fíe del Estado, lo que sería asombroso; puede que la histeria económica tenga sus límites, lo que me parece deseable;  Bankia acabará por ser una buena oportunidad y es seguro que no será mucho peor que los demás, aunque ¿quién sabe? El caso es que el descenso enloquecido de esa acción ha sido uno de esos episodios que retratan un clima social realmente anómalo. Creemos que lo que nos ocurre es una crisis financiera, y no caemos en la cuenta de que eso es la consecuencia de la consecuencia, pero no la causa, y hay quien quiere arreglarlo vendiendo sus Bankias. Yo habría vendido antes a todos los que han hecho posible la pervivencia de un modelo de economía tan averiado, y condenaría a galeras a sus apologetas, a Zapateros y Botines. 
Educación, lo que no se discute

jueves, 17 de mayo de 2012

Se mueve y sale en la foto


¿Qué hace Rosa Diez en la foto explicativa de la solución asturiana? Esta imagen es una de las peores cosas que podía haberle pasado a UPyD, no ya por el pacto, sino por la sobredosis de presencia de su único capital político, eso creen algunos y , a lo que se ve, ella, en un caso en que no tendría ni que haber aparecido. Los partidos están muertos por culpa del abuso de las cúpulas y la absoluta falta de democracia interna, son tapones no canales. UPyD podría contribuir a cambiar eso, pero parece que la lideresa no se da cuenta, que está intensificando de manera grotesca el problema que tendría que  resolver. A los partidos les sobran figuras carismáticas y personalismos, y les faltan ideas, autonomía, democracia y debate político, de modo que acaban haciendo de la democracia una caricatura asquerosa. La alternativa al fulanismo de la derecha asturiana, que es solo un caso particular de un mal endémico, es esta mujer menuda y que quiere estar omnipresente. Mal negocio, atajo hacia el mismo sitio, error inmenso, fruto de la común irresponsabilidad, ingenuidad e indolencia.
¡Bien por Google! 

miércoles, 16 de mayo de 2012

UPyD al mejor postor

Me suena haber oído a UPyD criticar a los partidos mayoritarios por dejarse llevar de su interés a la hora de pactar, señaladamente con los nacionalistas. UPyD en Asturias debía estar de vacaciones cuando se hacían estas críticas porque ha decidido apoyar al PSOE al pensar que sacará más del trato. ¡Bendita coherencia!
Android y su fragmentación

martes, 15 de mayo de 2012

¿Quién debe a quién?

Gracias a Boris Levy he tenido acceso a un gráfico interactivo sobre las deudas cruzadas en la UE, no muy al día, pero muy expresivo. En él eso se ve que nuestra situación no es tan terrible, desde este punto de vista, debemos menos por persona que franceses y alemanes, por ejemplo, de forma que, si nos apretamos en serio y nos ponemos a trabajar, la situación podría ser reversible no en demasiado tiempo. Pero hace falta que alguien diga algo, que no se limite a lloriqueos y disculpas por los recortes, que proponga un horizonte de crecimiento sano, y esperanza. España desfallece por una dosis excesiva de mentiras, eufemismos e ideas tontas, y necesita despabilarse para poder competir sin complejos, y podemos hacerlo, pero hay muchas resistencias que vencer y muchas cosas que cambiar, los intereses creados.
Educación en crisis

lunes, 14 de mayo de 2012

El cliente

Una entrevista de Graciano Palomo, consejero de EFE, al señor Arriola ha servido para que nos enteremos que Rajoy es su cliente, así, con estas siete letras. Un cliente compra en un mercado y no acabo de ver claro cómo se puede decidir en el mercado, me temo que estrecho, del que forma parte el imaginativo Arriola. Me parece poco prudente reconocer con tanta frescura que los españoles no han elegido a un político, sino al cliente de Arriola. 
Wozniak quiere más

domingo, 13 de mayo de 2012

Asturias

Dicen que Asturias puede ser intervenida. Será difícil encontrar un lugar más propicio en toda España, porque los asturianos están bastante al cabo de la calle del engaño autonómico y añoran, tal vez por razones no del todo correctas, una presencia mayor del Estado en los asuntos públicos. Si todo esto sirviere para cortar lo que parecía imparable deriva hacia la mentalidad de campanario, hacia un mentecato separatismo de oficio, es posible que el negocio no haya salido tan mal, pero mejor sería que aprendiésemos a hacer las cosas bien por las mejores razones.
Monotonía de la red

viernes, 11 de mayo de 2012

Episodios Nacionales o del Rey abajo ninguno

No me gusta nada el moralismo a la violeta, la tonta idea de la regeneración, o la analogía bursatil, ¡vaya ejemplo!, de la crisis de valores: son formas de chachara insustancial y, a veces, de intención perversa.  Tal disgusto no impide subrayar cómo abundan las muestras de la espesa selva de mentiras y trampas con las que se administra la sociedad española de ahora mismo, nuestra democracia. 
Los trapicheos zarzueleros, el desastre financiero, la amenaza de ruina de ACS, ¡temblad madridistas!, el presidente del Supremo marbelleando a nuestra costa, todo configura, en fin, el aspecto de una tolerancia con la falsedad y el trinque a la que hay que poner fin. Imagino que nos ayudará la moral luterana de nuestros prestamistas, pero puede que nos hundamos hasta el fondo por el camino. Es posible que no aprendamos, ni así,  lo que realmente nos hace falta, a tragar menos con la indecencia, a dar corte a los chorizos, a ser menos sectarios, algo más valientes y menos sumisos.
Telefónica trata de despabilarse

jueves, 10 de mayo de 2012

Magia potagia

Para los que no estamos en el secreto, todas las explicaciones sobre el "banco malo", "poner fuera del balance", "sanear los activos", et sic de caeteris, que escuchamos estos días a propósito de "reformar el sistema financiero" no dejan de ser verdaderos abracadabras; estoy seguro de que, para los que están en el ajo, también lo son, formas de engaño, de misericordia, no con los ajenos y/o las víctimas, sino con los responsables. La única disculpa es que, en esta ocasión, todos hemos sido un poco culpables del disparate colectivo de creer que se podían seguir vendiendo burras como si fueran ejemplares jerezanos y sin que el proceso fuera a tener fin. Pero más responsables que de eso, al fin y al cabo el pobre siempre sueña con que le toque el gordo y no se le puede culpar por ello, lo somos de mantener un sistema político tan débil, tan irresponsable, porque esa y no otra es la clave del cordero, una democracia a la que le faltan muchos herbores y en la que medran los sinvergüenzas y se premia a los ineptos, empezando por arriba.
De cajón 

miércoles, 9 de mayo de 2012

La herencia antiterrorista


Desde sus orígenes, pero especialmente desde que vio cercano su final, ETA ha sentido la imperiosa necesidad de disfrazarse. Incluso unos criminales sin escrúpulos necesitan el amparo de una causa respetable, y, al margen de sus quiméricas pretensiones de representar a un pueblo perseguido y sojuzgado, ETA lleva pretendiendo ser considerada como una fuerza que busca la paz, como un interlocutor responsable en un proceso normalizado de negociación. Son tan claros los intereses y los móviles de ETA que resulta realmente incomprensible que nadie se pueda prestar a legitimarlos, especialmente, si pretende hacerlo en nombre de España y de la democracia.
Pase lo que pase, ningún Gobierno debiera atreverse a ir un paso más allá de lo que marca la ley, de lo que exige la dignidad de la democracia, de los ciudadanos y de la libertad y, muy especialmente, por lo que debemos al respeto y la dignidad de quienes han sido víctimas de los crímenes de ETA. Esto es lo que ha recordado José María Aznar en un acto reciente, que hay que saber resistir a las ocurrencias, a las tentaciones de disfrazar de perdón o de misericordia lo que no sería sino una forma de traición a la Constitución, a la libertad y a la vida de cuantos han muerto defendiéndola.
El Gobierno debe cuidarse especialmente de resistir la inercia de la política antiterrorista recibida, el regalo envenenado de una perpetua cesión que ha colocado a Bildu en las instituciones y que pretende sacar a los presos de las cárceles como si todo hubiese sido un equívoco o una exageración. Por eso resulta tan sorprendente como preocupante que  al ministro del Interior se le haya ocurrido ponerse creativo y un nuevo "programa para el desarrollo de la política penitenciaria de reinserción individual en el marco de la ley", olvidando que carece de cualquier legitimidad democrática y electoral para continuar con políticas que han merecido el rechazo de sus votantes. No es política sino hipocresía y cobardía el intento de seguir diciendo lo mismo que se decía y empezar a hacer cosas distintas, justamente el tipo de cosas que ETA ha exigido al anterior Gobierno y que éste no tiene ningún motivo para aceptar.
La nueva SGAE

martes, 8 de mayo de 2012

Dos apuntes positivos

Todo va mal, repetimos día a día, y no sin razones. Permítanme que, con este trasfondo, apunte un par de gestos de buen sentido, de esperanza. Ayer me metía con Rubalcaba, pero hoy he de felicitarle por su declaración tranquilizadora respecto a los ahorradores de Bankia; es poco, pero parece mucho en el clima político español, incluso  aunque haya sido hecha en medio de críticas rituales al proceder del Gobierno en el caso.
El segundo gesto se refiere al ministro Guindos y a su benéfica influencia en un Gobierno que no siempre da la talla. Ha ido desde el principio a la mejor solución para Bankia sin reparar que Rato estuviese al frente, su antiguo superior y, supongo, su amigo. Tampoco es mal ejemplo en una sociedad en que todo tiende a guisarse entre amiguetes
Errores que se resisten a morir

lunes, 7 de mayo de 2012

Rubalcaba


He visto a Rubalcaba retratarse sonriente  junto a la bandera de Francia, y me alegro por él, que se alivie con tan poco, pero me gustaría verle alguna vez hacer lo propio con la bandera española, si no le importa. 
El caos de la tele

domingo, 6 de mayo de 2012

El papel de los periódicos

El papel de los periódicos nada tiene que ver con que se impriman en papel, y si este papel, como me temo, está en peligro por los costes del servicio impreso, creo que ya es hora de romper y de cortar. Cuanto antes lo hagan, antes volverán a sentir la libertad que da el éxito.

Dos patriotas

Yo no sospechaba que Sabina y Serrat pudieran ser tan listos como han demostrado ser diciendo siempre lo que el auditorio quiere oír. En Argentina se ha comentado mucho su esencial distancia respecto a Repsol, y a lo que haga falta. Ellos no tienen nada que ver ni con Repsol ni con la España colonial. En fin, unos tipos geniales, solidarios  y nada oportunistas. Unos patriotas ejemplares estos chicos de la zeja.

sábado, 5 de mayo de 2012

Dos perlas


Dos estupendas perlas que debo a Daniel Lacalle, a quien no conozco, pero a quien creo se lee con abundante provecho. Una es filosófica, recordarme la espléndida afirmación de Jefferson, aunque nunca se me olvida, según la cual “Un Estado que es lo suficientemente grande para darte lo que quieres es también lo suficientemente fuerte para quitarte todo lo que tienes”. Cuantos promueven que, de uno u otro modo, el Estado crezca, atentan contra las razones y los motivos que pueden hacer la vida llevadera, agradable y atractiva. Su acción solo sirve para  aumentar el número de controladores innecesarios, siempre con el argumento de que "en éste caso si hacen falta", argumento falaz y que debiera ser derrotado por una somera lección de lógica, un argumento idéntico al que bendice que se reforme cualquier abuso, pero no aquel del que yo gozo. El corazón socialista siempre tiene recursos que la razón liberal desconoce, y así nos va.
La segunda perla es comprobar que Krugmann, un Premio Nobel, pone a Argentina como ejemplo de buena política económica. Acabo de andar por allí y no me parece que los argentinos tengan esa misma idea con unos sueldos bastante por debajo de los nuestros y unos precios por encima, aunque, eso sí, con el peronismo/kirchnerismo  y la Campora de los que no habla PK. La izquierda es lo que tiene, que puede perorar sin mancharse nunca.
Tienden a crecer

viernes, 4 de mayo de 2012

El ojo de Arcadi

Me habían hablado varios amigos de la columna, pero se me había escapado. Arcadi Espada hace un retrato, como de ornitólogo, sin prejuicios ni pasiones aparentes, de este gobierno y de su aspecto, que en este caso coinciden con plenitud. Y, efectivamente, es un caso raro.
El desequilibrio

jueves, 3 de mayo de 2012

Crisis

Las crisis que lo son de verdad conducen a algo. No hay manera de arreglar una crisis sin saber lo que hay que buscar o tratando, simplemente, de acabar con la crisis. Y eso es lo que intenta hacer este benemérito gobierno. Ahora dice Rajoy que hay que repensar las Autonomías, parece increíble, pero así es, van a remolque, en lugar de liderar. 
Un futuro sin Google

miércoles, 2 de mayo de 2012

Pesimismo

El pesimismo es elegante pero puede ser disfuncional. El pesimismo político es, además, injusto y contradictorio cuando se basa en no confiar en aquellos que deben confiar en el pesimista, y eso es casi una bellaquería. Todo pesimista merecería una derrota, pero los masoquistas abundan. De todos modos, el pesimismo, como lo demostró Rafael Núñez Florencio en su libro, es una recia tradición entre nosotros y, claro, así nos ha ido.
Wozniak

martes, 1 de mayo de 2012

El trabajo y una conmemoración equívoca


El 1 de mayo es una fiesta que, aunque deba su origen al movimiento obrero, ha sido adoptada como exaltación del trabajo por toda clase de sociedades. Aunque algunos parezcan no haberse enterado, estamos muy lejos de 1886, fecha de los acontecimientos de Chicago a los que se remonta la conmemoración, como lo estamos de todas las fechas revolucionarias, salvo en aquellos infaustos lugares en los que la revolución ha triunfado y la tiranía, la injusticia y la pobreza se han adueñado de la situación.
No tiene mucho sentido, pues, seguir celebrando el trabajo y a los trabajadores con una perspectiva de lucha, como una contribución a la gran marcha de una revolución afortunadamente desmentida.  Muchos de nuestros sindicalistas se empeñan, sin embargo, en que la fecha sirva para demostrar su pretendida fuerza, agitando banderas y amenazando no se sabe bien a quién.
Y sin embargo, el trabajo sigue siendo algo realmente fundamental, una realidad absolutamente básica en la vida humana, un empeño sin el que es difícil llegar a ser feliz, y un componente cada vez más esencial del crecimiento económico. Hoy carece de sentido seguir enfrentando el trabajo con el capital, porque el trabajo ha dejado de ser un componente puramente físico y se ha convertido en un factor intelectual: ya no importa la mano de obra, sino las ideas, el conocimiento, la creatividad y la iniciativa: la fuerza del trabajador ha sido desplazada por su inteligencia, aunque aún subsistan algunos islotes de trabajo maquinal.
En una economía como la española es muy importante recordar que lo que hoy aportan los trabajadores, si realmente quieren tener un espacio en el mercado global cada vez más competitivo y exigente, es su inteligencia y su esfuerzo moral, su empeño en lograr productos cada vez mejores, más baratos y más útiles para todos. Es la competitividad lo que caracteriza el valor contemporáneo del trabajo, porque está existiendo una carrera universal para sustituir las rutinas laborales por sistemas que no precisan apenas de la colaboración humana. Estamos todavía lejos del ideal que supondría decir que todos podamos trabajar en aquello que nos guste, pero es evidente que nos acercamos a algo como eso, a una situación en la que cada cual pueda dar lo mejor de sí, en la que nadie sea simplemente intercambiable por cualquier otro. Sería ingenuo darlo por hecho, pero sería muy miope no ver que ese es el mundo al que vamos, un mundo en el que los trabajos creativos serán prácticamente los únicos que sobrevivan, porque los demás quedarán, sin apenas excepción, a cargo de sistemas automáticos.
Toca pues ver el trabajo como una bendición, como una fuente de felicidad, y no meramente porque ahora escasee, sino porque todo el que pueda haber en el futuro dependerá exclusivamente del trabajo de la inteligencia, un bien del que todos los hombres están dotados de manera aproximadamente igual, y cuyo rendimiento depende, en realidad, de su esfuerzo, de su empeño y del valor de cada cual.
Es importante, por todo ello, ir cambiando nuestra moral respecto al trabajo. No se trata ya de dejar de verlo como un castigo para verlo como una bendición, que es, justamente, como lo ven los que no lo tienen, sino dejar de verlo, sobre todo, como una oportunidad para colocarse para empezar a verlo como una ocasión para aportar lo que solo nosotros podamos hacer. Ahora puede parecer todavía una Utopía, pero es una Utopía realizable, no es ninguna salida en falso. El trabajo será en el futuro tarea de todos y desaparecerá en buena medida esa separación entre quienes dan trabajo y quienes lo demandan para aparecer un mundo mucho más colaborativo, en el que un mercado cada vez más rico, plural y exigente, pueda ir acogiendo novedades y especialidades que hasta ese momento habían venido siendo imposibles.
Ahora es ya el momento de ver la empresa no como el seno de una lucha cruel entre explotadores y explotados, sino como una oportunidad de enriquecimiento mutuo, en el plano intelectual y en el plano moral. Es lo que se ve cuando se está en alguna de esas empresas del futuro que ya existen ahora mismo. Es lógico que el panorama pueda dar miedo, pero parece razonable preferir el riesgo preñado de futuro que el disparate de ir hacia atrás.
La cultura dominante ha consagrado el término emprendedor para eliminar el de empresario. Pese a ser cosas distintas, hay un acierto en esa maniobra: poner el acento en que todo depende de las ideas, de la capacidad de asumir riesgos, del valor para innovar. Y esa es una tarea que nada tiene que ver con la vieja imagen del que vive del sudor ajeno. Marx se extrañaría al ver cómo se acerca el cumplimiento de algunas de sus profecías sobre el paraíso, aunque de manera muy contraria a la que él supuso, cuando empezamos a ver el trabajo no como una necesidad, sino como una oportunidad de gozar  de lo mejor de nosotros mismos, de nuestra inteligencia y nuestra capacidad de invención.