Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 31 de julio de 2012

Reducir el número de diputados

Parece que en el Sanedrín autonómico del PP se abre paso la idea de la reducción del número de diputados autonómicos. Menos es nada, pero mejor sería que se abriese un debate serio en el seno del PP,  si es que puede haber algo como eso, es decir si el PP tiene algo como órganos de debate, sobre la reforma del modelo autonómico del que nos hemos ido dotando a la carrera y sin reparar en gastos (por ejemplo: desde que la sanidad pasó del llamado territorio Insalud a las autonomías, su gasto ha crecido de modo espectacular sin que haya mejorado sustancialmente la calidad), y en clara conexión con las actitudes puramente clientelares, compra de votos e influencia, de los aparatos de los partidos. Mientras no se haga eso no se empezará a poner seriamente en marcha una política nacional, una política que merezca ese nombre, más allá del alicorto interés de los dirigentes y colocados de los distintos partidos. 
¿De quién son los rectángulos?

2 comentarios:

jordi dijo...

Ahora no me parece del todo imposible ir hacia un estado autonómico asimétrico: la actual autonomía legislativa para Cataluña y País Vasco y el resto sólo descentralización administrativa. Tendría el apoyo de los nacionalistas (por fin serián "diferentes") y casi ninguna voz contraria (la población creo que prefiere servicios públicos sin diputados autonómicos que lo contrario). Sólo sería necesario que los 2 grandes partidos se pongan de acuerdo...en desmontar sus chiringuitos. Ello quizás calmaría a los nacionalistas (ingenuidad), pero sobre todo prepararía mejor a España en caso que el camino hacia la indepencia de Cataluña y País Vasco se hiciera irreversible.

José Luis González Quirós dijo...

Para Jordi: Creo que nuestro verdadero problema son los partidos y sus políticas clientelares y que si se pudiera hacer algo contra eso, creo que se puede, lo de las autonomías empezaría a verse de otro modo, muy de otro modo porque no es ningún problema sin solución, por más que a muchos convenga que se vea así