Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 29 de septiembre de 2012

Homenaje a Cataluña


En el blog de Arcadi Espada hay un video con un discurso de Albert Rivera en el Parlamento de Cataluña que es una pieza formidable, un discurso que me habría gustado hacer, algo muy fuera del alcance de tanto funcionario metido a político y convertido en agente de un mandamás. Esto es democracia, señores, y Cataluña no se merece menos, España tampoco. 

viernes, 28 de septiembre de 2012

El Parlamento, catalán, por supuesto, se divierte

El Parlamento catalán aprueba que se va a consultar algo a alguien sobre que los catalanes definan su futuro. Es molesto, pero levemente indefinido, como muy bien hace notar el independentista, pero decente, Sostres. Como por contagio, nuestros políticos dicen que hay medios para evitarlo, pero sin concretar mucho, por si acaso. 

jueves, 27 de septiembre de 2012

Algo huele a podrido

Sin compartir ni por medio segundo la estrategia de ocupación, rodeo, concentración, o lo que fuere, del Congreso, creo que es muy miope no ver que esos movimientos, que tal vez sean menos completamente espontáneos de lo que se supone, dejan ver, como pasó con el 15 M, un desarreglo de fondo, un divorcio real entre las instituciones y los ciudadanos. Ese es, a mi gusto, el problema número uno, porque hace posibles todos los demás que, con una democracia menos amojamada, mentirosa e hipócrita se evitarían, librándonos de muchos disgustos y de un futuro tan negro com el que nos tememos. Más democracia, siempre más democracia, sin subterfugios, con libertad real, sin tener que comulgar con ruedas de molino. Por cierto, ¿qué hace el ayuntamiento de Madrid contratando a 1600 nuevos empleados?
Obviamente nos engañan

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El ridículo

Tal vez tenemos un exceso de sentido del ridículo, pero muchos catalanes parecen haberlo perdido. Esa manifestación espontánea de apoyo a Mas en la puerta de su Palacio, esos aires de individuo que se inmola en aras de la patria gran, su solemne promesa de abandonar el cargo tras cruzar el Rubicón, todo eso tiene un aire de farsa innegable. Pero las farsas pueden acabar en tragedia si las protagonizan los tontos y las consienten los cobardes.

martes, 25 de septiembre de 2012

El problema del PSOE

Y de Rubalcaba y del PSC. Consiste en que nunca podrá tener mayoría en España sin sus votos de Cataluña, mientras cree que no tendrá suficientes votos en Cataluña si renuncia o debilita su catalanismo. No es un problema tácticamente fácil, pero debería tener una solución que no fuese una chapuza. Es de temer que no sea así y se quede sin posibilidades de ser nada en Cataluña, y absolutamente alejado de cualquier opción en España al haber propiciado con sus vacilaciones y su indefinición el separatismo catalán.
En estas circunstancias, hablar de federalismo es una necedad. Ya somos un estado federal más descentralizado  que cualquier otro en Europa. La cuestión no es esa, y Rubalcaba debería saberlo. Por cierto, el PP, si todavía existiese, cosa harto dudosa, no debería beneficiarse irresponsablemente de la debilidad de Rubalcaba en estas cuestiones: el interés nacional debería estar por encima y llevarles a ayudar a Rubalcaba a evitar lo que puede llegar a ser inevitable, pero no inocente. Es lo que haría un partido nacional, pero ¿lo es todavía el PP?
Transparencia

lunes, 24 de septiembre de 2012

Un descubrimiento tardío

Leer los periódicos puede ser muy útil. Gracias a la lumbrera de Juan Luis, luminaria, más bien, pues es académico, amén de multimillonario e impecable (modelo ¡no hay cojones!), he descubierto que soy un nacionalista español, y que puedo ser una fiera porque estoy dormido. ¡Y yo sin saberlo! 
Conozco pocos tests tan fiables como el de este cantamañanas de éxito, así que ya saben ustedes a lo que se enfrentan, y no me irriten. 

domingo, 23 de septiembre de 2012

El problema no es Cataluña


Se encoge el corazón pensando si sabremos superar inteligentemente el desafío de Mas. No será fácil, bastó el debate en El gato al agua entre Josep Maria Gay, Ernesto Juan Viladrich y Alejo Vidal Cuadras, tres catalanes de solera, para entenderlo.
El separatismo plantea un escenario que requiere  una combinación de serenidad, comprensión, firmeza y afecto. Lo peor es que se funda en los graves defectos de nuestro sistema, en el hábito partidista de olvidarse de lo esencial, de la libertad y de la dignidad. En una democracia plena nadie osaría manipular los sentimientos con tanta desvergüenza para no alterar a los mandarines.
Juegan con fuego quienes se oponen a una unidad pacífica y multisecular, pero también les ayudan los que han carecido de valor para defender a España y los españoles de la marea negacionista fomentada por irresponsables dispuestos a ser héroes del pueblo a costa de su ruina completa.  Cuando el partidismo oprime a la sociedad, cuando le dicta los sentimientos y la moral, la democracia muere y se entroniza la tiranía, por más que se disfrace de galas identitarias.
Es la hora del valor, de los catalanes, en primer lugar. Se enfrentan al riesgo de dejar de ser españoles, y al todavía mayor de perder la libertad en aras de un ídolo tiránico. Hemos de ser capaces de ofrecer un proyecto atractivo de convivencia, una patria común de la que nadie tenga motivos reales para querer marcharse.

La ambición de los chacales crece con la crisis: quieren una justicia propia para delinquir sin temor, una hacienda propia para evadir más impuestos, una policía propia para detener a españoles. Algo muy hondo está fallando cuando un programa así es capaz de seducir a alguien más que a sus directos beneficiarios. No basta con refugiarnos en la conllevancia orteguiana, es hora de hacer las cosas que permitan a la libertad política abrirse paso, en Cataluña y en España.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Autonomías y cultura política

El asunto que más discuto con mis amigos políticos es el de cuál es el primer problema de la política española. Abundan quienes creen que el Título VIII and so on; yo, por el contrario, sin negar que exista ese específico y nada pequeño problema, afirmo que hay otro más radical y que es, además, la causa de la mayoría de los males que se han derivado del desarrollo del Título VIII, a saber, las deficientes condiciones culturales (lo que se suele llamar cultura política) en que se ha desarrollado la vida democrática española, la conversión de los partidos en meras bandas, con frecuencia mafiosas, apegadas al clientelismo, y causa consentidora, como mínimo, de la corrupción. Cuando se trata de arreglar lo primero sin parar mientes en lo segundo, se incurre casi sin querer en la confusión de centralismo y democracia, cosa innecesaria y que no está claro sea lo más razonable en un país con nuestra geografía y nuestra historia. 

viernes, 21 de septiembre de 2012

Ojo con no confundirse

El separatismo catalán plantea un reto endemoniado, entre otras cosas porque no es separable de los defectos del sistema; lo que quiero decir es que una democracia en forma, de la que carecemos, resolvería mejor las complicaciones que plantean unos políticos bastante  corruptos pero que manejan muy bien sentimientos, que, aunque se puedan considerar equívocos o absurdos, no son, por eso, menos reales y peligrosos. La primera cosa que hay que hacer, por tanto, es darse cuenta de que tenemos un grave problema, lo teníamos ya, pero se está agravando, y la segunda cosa es reparar en que el tacticismo debería dejar paso a posiciones más sólidas y más de fondo... pero eso empieza a parecerse peligrosamente a lo que nuestra sabiduría popular describe como pedirle peras al olmo. 
Como no me gusta ser pesimista, pero me gusta menos ser iluso, creo que la solución, aunque la palabra sea inadecuada, hay que acordarse de la conllevancia orteguiana, tiene que ir por la línea de propiciar más libertad y más democracia, en lugar de más privilegios para una oligarquía que maneja ya muy bien sus hilos populistas y que está dispuesta a todo, o eso quiere hacer creer, para no poner en riesgo sus mamandurrias. 
Europa y Torrelodones

jueves, 20 de septiembre de 2012

La cuadratura del círculo

Los nacionalistas catalanes lograrían la cuadratura del círculo de conseguir la independencia que dicen buscar. Es claro que no dicen lo que realmente quieren, sino lo que necesitan para conseguirlo. La mejor manera de tratarlos es sin caer en sus trampas, sin renunciar a tener presentes la enorme distancia entre los ideales que proclaman y la práctica que realmente promueven; para decirlo con la mayor claridad:  quieren tener una justicia propia para robar sin riesgo alguno y a pierna suelta, una policía propia para detener a los que no estén de acuerdo, una hacienda propia para no pagar impuestos, y unos presupuestos propios para pasar del 3% al 30%, mientras el cuerpo aguante. Es posible que haya ingenuos a los que esto les parezca bien y, efectivamente, ha crecido la tribu de los que se creen resultarían beneficiados con la imposible cuadratura, con la  chapuza oportunista que vayan obteniendo, pero tan imposible como cuadrar el círculo es que la demografía catalana les apoye, y que los charnegos bendigan su sempiterna sumisión. Más fácil es, sin embargo, que los partidos, gobernados por tipos humanos muy similares a la casta pujolista, cedan en lo que haga falta para que pueda continuar su propio negocio, esta vez en contra de los intereses de todos los españoles.  Lo que es asombroso es que haya quienes puedan pensar que se trata de unos patriotas generosos y tipo Gandhi, hace falta ser muy miope, pero siempre hay tontos dispuestos al sacrificio en el altar de turno. 
Mientras tanto, a cumplir la ley y, a ser posible, a mejorar la democracia, a imponer una poliarquía real, a acabar con la partitocracia corrupta, a promover la ejemplaridad, algo que los dejaría reducidos a la  nada en muy poco tiempo. 
Riesgos digitales

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El discurso del Rey

Parece que el Rey desmiente que esté dispuesto a reinar sobre una España diminuta; un poco tarde, pero vale. Se echa de menos que los políticos defiendan la unidad de España, de una Nación que ha existido desde antes y que siempre será más que su Constitución, a ver si nos enteramos. 
El problema de los catalanes que tienen, o dicen que tienen, el problema de los catalanes, es de ellos, no nuestro. Nos basta con no agravarlo: ni magnificarlo , ni minimizarlo, porque es lo que es y nada más, ni una amenaza real, ni un riesgo serio, si cada uno supiere cumplir con su deber, pero hay muchos que tocan de oídas, y así nos va.
Sobre el agonismo

martes, 18 de septiembre de 2012

Parábola

La habilidad del heredero puede consistir en hacerse indispensable para los enemigos manteniendo suavemente la legitimidad originaria, pero supeditándose al realismo. O puede que no. Ya se verá. Ha habido muchos grandes personajes que han empezado con menos, y otros que han ido a menos, naturalmente. 
Un Baroja

lunes, 17 de septiembre de 2012

Homenaje a Esperanza Aguirre

Se va una gran luchadora, una persona que, más allá de sus defectos, sean cuales fueren, ha sabido vivir la política como una entrega personal y como una misión con trasfondo moral e ideológico, y, en consecuencia, con valor. Creo que es una pésima noticia para todos y, muy en especial, para un PP desde ahora más huérfano de ideales liberales. 
Su despedida, aunque abrupta, ha sido emotiva y magnánima. Yo también creo que lo mejor que ha hecho ha sido la educación bilingüe, y lo peor, sus meteduras de pata, como ella misma las calificó con ejemplar sinceridad. La echaremos muy de menos, y eso obligará muy especialmente a quienes nos sentiremos más desamparados con su ausencia. 
Un tweet sobre EAGdeB

domingo, 16 de septiembre de 2012

Políticos ni ni


Según la OCDE España está a la cabeza en jóvenes ni-ni, que ni estudian ni trabajan. Es un mérito, pero muy pálido, a mi modo de ver, si se compara con nuestros políticos ni-ni, asunto en el que encabezaríamos cualquier ranking mundial que se quisiera elaborar.
Tenemos ministros ni-ni, diputados ni-ni, y miríadas de asesores ni-ni. No se trata de que ni estudien, ni trabajen, lo que no tendría especial mérito para quienes se hayan dedicado a la política persiguiendo la continuidad de tan arduo estilo de vida, sino de que tampoco hacen otras cosas que parece que se les pudiera exigir.
Una de las cosas que caracterizan a nuestros ministros ni-ni es que ni cumplen su programa electoral, ni son eficaces en lo que hacen, a cambio de no cumplirlo. El caso Bolinaga es un ejemplo de libro, pero no habría espacio en el periódico para concretar hazañas similares.
Los diputados ni-ni son muy abundantes, y, al igual que los ministros, de quienes son fervientes serviles, tampoco cumplen el programa para el que fueron elegidos, aunque sí son eficaces en su menester que consiste en hacer que hacen, por ejemplo, en hacer como que controlan la acción del ejecutivo, normalmente del anterior. Su ni-ni consiste en que ni representan a quienes les eligieron, ni hacen aquello para lo que fueron elegidos, o sea que tan poco está mal para ser los depositarios de la soberanía nacional, un bien que se tiene por mostrenco en esta peculiar democracia.

Los asesores ni-ni son, en realidad, aprendices de los dos primeros grupos: están en plena carrera hacia la cumbre, y se ven muy animados ante el ejemplo señero de sus modelos paradigmáticos. Ya lo dijo Zapatero, en España cualquiera puede llegar a ser presidente del Gobierno, y no digamos ministro de Sanidad o del Interior. Y encima hay quien se queja de igualdad de oportunidades, de que hasta los ni-ni puedan llegar a lo más alto.

sábado, 15 de septiembre de 2012

España, lo único importante: tres aclaraciones

Que España es, y debe ser, algo importante para los españoles es tan obvio que, en general, nadie lo subraya. Ahora, se está convirtiendo casi en lo único importante, porque  llevamos un largo período de tiempo, para muchos toda la vida, soportando la matraca de los independentistas/nacionalistas/separatistas/como se llamen, cuya diversidad de denominaciones ya indica la confusión en y con la que juegan. Esta penosa y pesada circunstancia nos obliga a subrayar que, a muchos efectos políticos, España debe ser lo único importante, cosa que debieran de tomar en serio, muy especialmente, los votantes de izquierdas, con cuya supuesta falta de patriotismo  tanto se comercia a favor de nuestros enemigos. 
1. Que el nacionalismo/independentismo/separatismo catalán es un negocio me parece evidente, pero es un negocio político, no meramente económico, aunque sea obvio que una amplísima parte de nuestros políticos no entienden otro lenguaje que el de sus intereses.  He escrito que es un juego win-win, aunque sea win-win solo para ellos, para nosotros es un pierde-pierde, sin duda, y eso nos obliga a combatirlo por tierra, mar y aire. Nuestra victoria no es su derrota, lo que muchos desearíamos su desaparición, sino su reducción, su confinamiento, lo que les llevaría, en un plazo no muy largo,  a la renuncia y a la desesperación. Resistir es ganar, sin más. El peor error en que podemos incurrir es el de dar por descontado su éxito. Habría que decir que no triunfarán jamás, incluso si no lo creyéramos, que no es mi caso. Su triunfo, en el fondo, no se lo creen ni ellos, pero sí saben aprovechar muy bien nuestra confusión, en éste y en otros asuntos, entre democracia y debilidad. 
2. Es verdad que la contraposición entre nacionalismo y patriotismo (sobre cuyo asunto escribí un libro hace años) se puede reducir a que el nacionalismo-malo es el de ellos, y el patriotismo-bueno es el nuestro, pero eso es solo la mitad de la cuestión. No hay que reducirlo a eso. El patriotismo es moderado, emulador y no excluyente, tanto si es catalán como si es español; el nacionalismo es inmoderado, envidioso y excluyente y, para nuestra suerte, apenas existe en España y respecto a lo español. Pero, además de eso, si así fuere, ¿cuáles son las misteriosas razones para que se pueda estar orgulloso de ser catalán y sea un baldón sentirse orgulloso de ser español? Es la cosa más tonta y cateta que se pueda imaginar, es como ser forofo del Alcorcón, que ya está en segunda, pudiendo serlo del Real Madrid, y no exagero, pero ese infausto éxito lo han tenido los nacionalistas en Cataluña a base de considerar, muy posmodernamente, que no existe la realidad, que todo es un relato y que el relato lo hace quien manda. No es más que eso. Por eso hay que emplear el poder para contrarrestar ese abuso, y hay que echar a la calle a cualquier político español que se muestre equívoco o blando en esta cuestión, sin confundir el fondo con la necesaria habilidad para operar en vivo y en zonas sensibles, pero hay que hacerles ver a todos, y desde luego a los que no se apellidan Pujol&cia, que España significa libertad, y libertad significa, además, bienestar y progreso.
3. El independentismo es perfectamente respetable en una democracia; lo que no es respetable es la ley del embudo, o el saltarse la ley a la torera, y hay que aprender a meter a Capone en la cárcel por la cosa de los impuestos y a que el FBI se líe a leches con la policía local siempre que toque, por poner dos ejemplos de cine. Delinquir tiene que salir caro y ha sido intolerable la blandura con la que se han despachado los delitos de la kale borroca catalana. En eso habría que girar 180 grados y cuanto antes, sin escudarse en la crisis económica ni en otras zarandajas.  
Código abierto en sanidad

viernes, 14 de septiembre de 2012

No mear fuera del tiesto

Cuando nos referimos al desafío político de los separatistas catalanes, es fácil dejarse llevar por la mala uva, y, para no hacerlo, es conveniente recordar que ese puede ser su objetivo, de manera que no deberíamos hacer un esfuerzo excesivo en facilitarlo. En mi opinión, hay unas cuantas cosas que deberíamos tener claras:

1. La política seguida desde los inicios de la transición con respecto al nacionalismo, no ha producido los efectos deseables, luego hay que cambiarla.
2. No es fácil porque, en buena medida, esa política fue también la del franquismo: mucha retórica contraria, pero un fantástico trato económico y fiscal, también con los vascos.
3. El nacionalismo, es, sobre todo un negocio de poder basado en un objetivo absurdo e inalcanzable, con la ventaja adicional de que, si les saliera, también se lo iban a pasar bien los padres de la patria. O sea, un win-win contra el que hay que enfrentarse con mucha inteligencia estratégica, con determinación, con serenidad y con el amparo de la ley y del buen sentido.
4. Los principales perjudicados del nacionalismo son la mayoría de la población, por un doble motivo; en primer lugar porque se trata del negocio de una minoría política archicorrupta, peor que la media española y ya es mucho, y, en segundo lugar porque supone convertir en ciudadanos de segunda categoría a la mayoría de los españoles que allí residen.
5. No se olvide que el Estatut inconstitucional y vigente fue votado por poco más del 30% del censo. No olvidemos las matemáticas, que están de nuestra parte. 
6. La lógico es que el PSOE abandone pronto su demencial ceguera: un PSOE sin Cataluña ni el País Vasco jamás ganaría en España y no parece que ese sea el objetivo, por más que sean especialistas en el juego del gallina. 
Como propina a los que hayan tenido la paciencia de llegar hasta aquí, les recomiendo este estupendo artículo de una diputada de UPyD, y otro de José García Dóminguez: son dos perspectivas complementarias, optimistas y que no debemos olvidar los patriotas españoles, Cataluña incluida.
Motorola y cierra España 

jueves, 13 de septiembre de 2012

Mucho ruido y pocas nueces

Tal dijo Unamuno de los catalanes, pero ahora, sin negar su habilidad para el ruido, no andan escasos de nueces, en especial de la cosecha a causa de los errores ajenos. Lo que pasa con Cataluña es responsabilidad de todos, hay que corregir un mal enfoque y abandonar  más de un camino sin salida, pero no deberíamos jugar a ser más independentistas que ellos. Cataluña es España y lo seguirá siendo, pero para que así sea hay que hacer mejor muchas cosas y empezar ya, sin mayores dilaciones. Es posible que el gobierno no lo haga, y esa sería una razón más para desear su término.
Novedades, o no

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Consejos tecnológico

Sin que sirva de precedente, hoy copio casi literalmente mi comentario en Cultura digital, espero que se vean claras las razones. 
Google ha comprado una pequeña empresa española de seguridad, lo que imagino una excelente noticia para sus dueños. Uno de ellos nos da tres consejos que yo, muy modestamente, suscribo: 
1) encuentra una solución diferente; 
2) rodéate de gente mejor que tú; 
3) no busques excusas, tú puedes.
Si los españoles nos comportásemos conforme a una pauta tan inteligente, atrevida y generosa, nos iría mucho mejor y pudiera llegar a ser noticia que una empresa malagueña comprase a una californiana. Hubo épocas en que las cosas fueron de otra manera, no sé si saben. 
Ahora bien, en lugar de atenernos a esas tres sabias máximas, obramos muy de otro modo, con escasas excepciones.
1) copia y repite, máxima que constituye la mejor definición del espíritu imperante en nuestra enseñanza
2) ródeate de pelotas, se vive mejor y te creerás más listo, que es la regla de oro de la política y el liderazgo
3) la culpa de todo es siempre de los demás, como saben muy bien los nacionalistas y los socialistas, y no te digo cuando se juntan ambos. 
Este comentario se origina en la tecnología, pero en realidad, como ven, es pura política.

martes, 11 de septiembre de 2012

El presidente en TVE

Me parece que Rajoy ha perdido una oportunidad, otra más, de hacer política. Claro es que la razón de esa pérdida seguramente se encuentra en que el presidente no cree que él tenga que hacer política, que es el presidente para hacer lo que hay que hacer, y punto. Imagino que habrá quienes piensen que esa es justamente la posición adecuada, yo creo exactamente lo contrario y no ceso de lamentar la mala suerte que ha tenido el PP al poner su destino en manos de alguien tan férreamente unido a un error de tal calibre. Me parece que Rajoy, simplemente, no sabe dónde está y que se está especializando en hacer de esa carencia un título de legitimidad, auxiliado por un coro de oportunistas, espécimen siempre abundante, en especial por la derecha.  Siendo así, tampoco hay que lamentar que las cosas que el presidente cree que tiene que hacer sean equivocadas, porque las consecuencias  le desalojarán de su posición en plazo más breve de lo que imagina. Ahora bien, el resultado final puede ser que la derecha política tenga que recomenzar, casi, en Covadonga, toda una herencia.
Apps educativas

lunes, 10 de septiembre de 2012

Las encuestas

Las encuestas son implacables, a la vez, con Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Pese a lo que cupiera esperar, no suben, en igual medida, en lo que se refiere a  UPyD y a IU, y son varias las razones para que esto sea así. Desgraciadamente, da la sensación de que los nuevos partidos, e IU siempre lo es, repiten el viejo modelo de los grandes, de manera que hay que tener una excesiva candidez para optar por ellos pensando que esa pueda ser la solución. Yo, sin embargo, no lo descartaría, si acertaren a hacer bien su trabajo. Antes, en cualquier caso, debe resolverse una cuestión  previa, la de determinar si el nivel de mansedumbre de los militantes y votantes del PSOE y del PP es infinito, o si tiene un límite, por laxo que parezca. Es gracias a los que no tienen esperanza, por lo que se nos da toda esperanza, decía Benjamin, con cita bíblico izquierdista. El sistema no tiene arreglo sin una revolución interna, sin un cambio profundo de la gobernanza de los partidos (ya sé que es una frase tonta, pero algo hay que hacer para llamar la atención), sin que las cúpulas sean depuestas por las clases medias, y se imponga una moral distinta, una moral en la que, por ejemplo, vuelva a tener cierta importancia el servicio al país, a España, en lugar del bussiness as usual, la corrupción y el ¿qué hay de lo mío? Sin embargo, la esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena, y está empezando a atardecer. 
Novedades 4G

domingo, 9 de septiembre de 2012

El circo del desgobierno

Desgraciadamente, el PP se ha convertido en un circo, y casi nadie parece dispuesto a dejar de ser un payaso. El líder gallego no aplica la reforma sanitaria; en Extremadura no aplican el IVA porque no les va bien a los muy cultos extremeños; en Cataluña ni están ni se les espera; a los vascos les parece que Mayor Oreja colabora con el PNV; la castellano manchega, que además es secretaria general de esta carpa, decide que le sobran la mitad de los electos, tal vez piense en que su trabajo también puede hacerlo ella, que ya tiene cuatro. En fin, un disparate que no encuentra norma ni horma; desde el congreso de Valencia se decretó un todo vale que ha podido llegar al poder nacional porque los electores estaban hartos de JLRZ, pero ya verán en cuanto caigan en la cuenta del timo. 
Usar y comprar

sábado, 8 de septiembre de 2012

La utilidad de la mentira


Según Hannah Arendt, la mentira no se condenaba en los más antiguos códigos morales, sino que su rechazo moral es bastante más reciente. Si esto fuese verdad, cosa discutible,  se debería, sin duda, a la utilidad social de la mentira y a que no siempre está unida a una específica malignidad, sino al deseo de rehuir el control, lo que no siempre parece condenable; éste es el caso de los niños, que mienten por temor, para que no se les pueda reñir.
Me parece que algo semejante pasa con la mentira política, que no siempre es simple deseo de ocultación o deseo de engaño; pensemos en el Ministro del Interior, y en algunos otros, que han presentado su actuación en el caso Bolinaga como algo exigido por la ley, lo que es obviamente falso. No creo que supongan que puedan engañar a nadie, ni siquiera creo que lo intenten, pues, por detrás de la insignificante letra pequeña, el asunto es cristalino. ¿Qué pretenden pues? En primer lugar y, como si fueran niños, evitar el control, hacernos creer que no se les puede pedir cuentas de sus actos, que, por definición, entienden respaldados en la ley, en un orden que no simplemente representan y defienden sino que encarnan: l'État c'est moi
El problema es que esa actitud es ligeramente incompatible con la democracia, y que ahora no cuela. Detrás de la mentira del político no hay simple deseo de engañar, sino voluntad deliberada de romper el vínculo entre el poder y el pueblo soberano, de burlar las limitaciones que la democracia liberal establece para que el poder sea legítimo. Esto es lo que los españoles empiezan a percibir como un auténtico problema, que los políticos no se limitan a ejercer un mandato representativo sino que pretenden ser la ley, la verdad, la decencia, poder absoluto. Pero, en realidad, como ha recordado Clint Eastwood, sin nosotros no son nadie, y, tarde o temprano, volverán a comprobarlo, por mucho que mientan.
Tabletas en liza

viernes, 7 de septiembre de 2012

María Dolores de Cospedal

¡Ya era hora de que alguien rompiese el nudo gordiano! La Cospe reduce a la mitad los diputados de ClM. ¡Esto sí que es hacer política! ¡Viva! ¡Viva! Lo que no me queda claro es por qué no reduce también las consejerías y, ya puestos, sus propios sueldos, incluso sus ocupaciones. No creo que se perdiese nada. Esta cada vez más claro que una parte muy significativa de los políticos nos toma por tontos sin remedio.
Confusión y/(e) (in)competencia 

jueves, 6 de septiembre de 2012

Que si quieres arroz, Catalina

Draghi y Merkel han escenificado la armonía preestablecida entre dos poderes que parecen ir a su aire, salvo para poner a los españoles en su sitio. En realidad tenemos el presidente perfecto para dejar de ser completamente independientes, para perdernos en el anonimato y en la nada. Así será, me temo, pero se hará con disimulo, y los españolitos descansarán tranquilos sintiéndose rescatados de sí mismos, como con Franco.
Tamaños y funciones

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El juez copiota y otros episodios nacionales

Ahora resulta que el juez Castro,  visitante de Bolinaga, ha externalizado sus argumentos jurídicos copiándolos de un libro, lo que no parece demasiado decente; el auto/acto del juez muestra, una vez más, la confianza absoluta de la mayoría de los españoles supuestamente cultos (es decir, los que saben que hay libros) en que cualquier libro pueda ser un lugar secreto en el que se hallen tesoros nunca vistos, para apropiarse de ellos, naturalmente. 
El ministro del interior se inventa excusas inexistentes, para decirlo de manera suave, el juez es un copiota y CR7 está triste, pero no por dinero,...¡admirable país que disfraza sus mentiras con sabiduría!
Pagos móviles

martes, 4 de septiembre de 2012

La democracia y los políticos

La idea es muy simple: que los ciudadanos estén descontentos de los políticos no es malo, es perfectamente normal; tampoco es peligroso, lo peligroso sería la indiferencia y la credulidad, y precisamente porque esa actitud ha sido abundante hay ahora más quejas de lo habitual. Hay que creer menos en los políticos y más en la democracia, ese es el mensaje de Clint Eastwood y debería ser el de cualquiera que dedicase un minuto a pensar en el poder sin creer demasiado en  cuentos de hadas. Pero no basta con creer en la democracia, hay que practicarla, y eso es arduo y cansado, aunque solo los soldados cansados ganan las batallas importantes, pese a que lo haya dicho Napoleón. 
No es para tanto

lunes, 3 de septiembre de 2012

Se queja la izquierda del lenguaje

Un sesudo artículo de tres profesores universitarios, en EP, ¿dónde si no? se queja de que la derecha ha impuesto un lenguaje descarado. Pronto empezamos, se ve que acostumbrados a las mayorías indiscutidas, les resulta incómodo cualquier lenguaje distinto al suyo. Me temo que, esta vez, pese al desastroso rumbo que el gobierno ha tomado como propio, un rumbo que todavía rinde homenaje a los mitos que veneran estos profesores, la pretendida solidez y decencia de la izquierda ha quedado in pudibus, pese a que sean todavía muchos los que añoran un paraíso tan desmentido e ilusorio.

Segundo intento de Nokia

domingo, 2 de septiembre de 2012

Rajoy ganará las próximas elecciones

Eso dice en el ABC. Es toda una noticia, porque, de momento, se está desangrando, él y su partido, sin beneficio aparente. Dice que está cumpliendo con su deber y que hay que saber en qué estado se encuentran las cosas para juzgar. No puedo estar más de acuerdo con ese juicio formal, y doy por hecho que no miente al expresar sus convicciones morales acerca de la conducta que ha elegido, pero mis apreciaciones de hecho son diametralmente opuestas a las de Rajoy. Me gustaría equivocarme, porque aprendería mucho con ello y a España le iría mejor, pero lo malo del deber, y lo bueno de la libertad política,  es que cada cual cree tener el suyo. 

primores de lo vulgar

sábado, 1 de septiembre de 2012

Sin paliativos

Escucho a Juan Manuel Moreno, Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, decir que todas las administraciones están colaborando sin paliativos en, creo recordar, la extinción de un incendio. Esta manía de los políticos de tratar de justificar lo bien que funciona todo es insoportable, y constituye un ejemplo más de la idea que tienen acerca de nuestra estupidez, que consideran, sin duda, mucho mayor que la suya. Que además no sepan hablar, es también corriente, dado lo estupendamente que se seleccionan los altos cargos y los responsables políticos. Es decir, que nos tendremos que arreglar, sin que quepan paliativos,  para acabar con esta plaga de mediocridad y tontería. 
pantalla sin bordes