Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 30 de noviembre de 2012

Manifestación el 6 de diciembre en Madrid

Reproduzco una carta convocando a la manifestación del 6 de diciembre por la unidad de España

Querido amigo,

En estos días espero que estés oyendo hablar en los medios de una gran concentración por la unidad de España que tendrá lugar el 6 de diciembre a las 12 en la Plaza de Colón de Madrid. Bajo el lema de "España somos todos," la Fundación para la Defensa de la Nación Española (www.denaes.es) está convocando a todo ciudadano, con independencia de su color político, a demostrar que nos importa la integridad de España. Llevamos años quejándonos del separatismo en cenas y reuniones varias, pero en una cosa nos ganan los separatistas– ellos se movilizan con facilidad y nosotros no. Pues bien, ahora nos toca a nosotros. Dejemos el sofá por un día, venzamos la pereza, y ganémonos mediante la acción real el derecho a quejarnos en las tertulias. Llevamos 35 años callados por educación, por complejo, por confusión, por lo que sea… Pero ahora ya nos toca hacer algo. Y si no, luego no nos quejemos; por culpa de nuestra propia pasividad seremos co-responsables de lo que venga detrás.

En nuestra web hemos publicado un manifiesto que han suscrito personas de toda ideología política: José Antonio Ortega Lara, Albert Boadella, Joaquín Leguina, Pablo Castellano, Nicolás Redondo Terreros, Albert Rivera, Amando de Miguel, Toni Cantó, Carlos Iturgaiz, Alejo Vidal Quadras, Jaime Mayor Oreja, Esperanza Aguirre… y lo suscribe cualquiera con un poco de sentido común. Por eso el día 6 vamos a salir a la calle con naturalidad, con nuestras familias y nuestras banderas, a defender tranquilamente una idea tan de sentido común que casi da vergüenza tener que recordarla - que el llamado derecho a decidir es un derecho de todos los españoles, y lo que decidimos es que queremos convivir juntos. No podemos dejar que los separatistas acaben por imponer sus tesis y que acabemos aceptando, incluso enarbolando el cántico del que se vayan que a veces escucho en Madrid. El 12 de octubre estuvimos en la manifestación anti-separatista de Barcelona, y fue impresionante. No os podéis imaginar la cantidad de catalanes (y por tanto españoles) que están en la lucha contra el pensamiento único oficial. Y no podemos dejarles solos, como tampoco a sus equivalentes en el País Vasco.

Los separatistas llevan décadas en una persecución constante de su objetivo; nosotros no vamos a ser capaces de repelerles en una mañana. Esto tiene que ser el principio de un esfuerzo largo y contínuo, pero que va a dar sus frutos. Si las malas ideas se acaban imponiendo a base de repetirlas, no te cuento lo que podemos hacer con las buenas. Y para muestra, piensa en cómo hace sólo seis años la sociedad española asumía con naturalidad que el aborto era un derecho de la mujer, y cómo ahora, tras la exitosa campaña de Hazte Oír, se extiende con mucha más facilidad la idea del "derecho a la vida." Las cosas se pueden cambiar. Con esfuerzo, pero se cambian.

Así que te pido dos cosas muy concretas:
1.- difunde este mensaje entre tus amigos, y acudid el día 6 de diciembre, haga sol o llueva.
2.- ayúdanos a buscar gente dispuesta a colaborar con nosotros con su tiempo, su adscripción a Denaes, o sus donativos para financiar esta iniciativa

Si somos suficientes, puede ser el principio de un importante cambio de mentalidad.

Os esperamos a todos el 6 de diciembre a las 12 en Colón.
Un éxito


jueves, 29 de noviembre de 2012

Los idiotas son incontables, pero llaman la atención

Sin duda hay idiotas amables, gente consciente de que cuesta mucho destacar en un colectivo tan numeroso, puesto que, según se dice, son incontables, de manera que es muy de agradecer que algunos destaquen su condición para evitar errores lamentables. Gracias, pues, a Alberto Sanjuan al advertirnos de que no se puede ser intelectual y de derechas. Así da gusto. 
aplicaciones y agricultores

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tacto

La reforma de la Justicia continúa esperando, pero mientras tanto el Gobierno sube las tasas. Me parece, sobre todo, una falta de tacto; estas cosas se hablan, se negocian, se estudian, no se improvisan. Claro que no es raro que el Ministro ex alcalde carezca de tacto, nunca lo tuvo para llevar la deuda de los madrileños, y, consiguientemente, los impuestos a la estratosfera, toda una manera de hacer política, chapucera y faraónica. 

martes, 27 de noviembre de 2012

Manuales de autodisculpa y bochorno

Las comparecencias en el Congreso de los Diputados de antiguos responsables de Caja Madrid y Caja Castilla la Mancha han sido de auténtico bochorno: los partidos, responsables últimos de la gestión de esas Cajas, entregados a la disculpa, la loa y la restitución del honor de los directivos que ejecutaban sus instrucciones y arruinaron entidades centenarias y prestigiosas.  Si esto es algo que tenga que ver con una democracia, que venga Dios y lo vea. O el sistema se reforma o se hundirá, como pasó con la restauración, y nos hundirá a todos con él.que, a día de hoy, es lo más probable. 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Cinismo, hipocresía y mediocridad

Tengo ciertas dificultades para distinguir entre el cinismo y la hipocresía, y me temo que se debe a que escucho demasiado a los políticos. Verles ayer celebrar sus resultados fue todo un espectáculo, salvo en el caso de Albert Rivera que no se dejó llevar demasiado, algo sí, por la exageración. lo de Mas es de tebeo, pero ya lo pagará. Por razones personales, lo que más me duele es la absoluta falta de capacidad autocrítica en el PP que sigue viviendo de las desgracias ajenas. Presumir de que se ha mejorado cuando no ha sido así, olvidar el desastre del País Vasco y contentarse con el resultado de Galicia, indica la escasa ambición política de este PP y su pérdida del sentido de la realidad y de la historia. Están desaprovechando la mejor oportunidad histórica que haya podido soñar la derecha para cambiar la cultura política española, no lo hacen y se felicitan de lo buenos que son. Lo dicho, es un lío distinguir la tontería, la mediocridad, la hipocresía y el cinismo. 

domingo, 25 de noviembre de 2012

Catalanes en las urnas

Las primeras impresiones de la jornada electoral catalana apuntan a que Artur Mas ha fracasado por completo en su búsqueda de la mayoría, habiendo favorecido, indirectamente, a sus rivales nacionalistas de izquierda. Siempre me ha parecido que este tipo, que fue al Notario para certificar lo que no haría y sin embargo hizo, es un diamante en bruto, pero ahora lo mismo le hacen dimitir al pobre y, con mala suerte, ni tendrá cuentas en Suiza. ¡Qué dura es la vida de quienes se entregan a luchar por los derechos y los intereses de los demás olvidándose de los propios! es un genio, ¡que no dimita, por favor!

sábado, 24 de noviembre de 2012

Las tasas de la Justicia

Lo peor de la iniciativa del Ministro de Justicia para imponer tasas por el acceso a la Justicia es su precipitación, su escaso trabajo previo con los protagonistas, su rara habilidad para hacer que le parezca mal a todo el mundo. Este Gobierno lleva una trayectoria errática y de enorme improvisación, es lamentable.
No me atrevo a opinar sobre el fondo del asunto, pero me parece evidente que es un caso más de esa política que sólo sabe vivir al día, a ver qué se nos ocurre hoy para salir al paso y llegar a mañana, que ya veremos. Es una actitud que no puede llevar más que al  desastre y que deslegitima de raíz la preferibilidad y la racionalidad de la democracia. Lo que hay detrás de esa manera de entender la política es que unos señores se sienten legitimados para hacer  lo que se les ocurra, y no es así, ni lo están, ni se les ha dado el voto para eso. 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Somos estúpidos

En una interesante entrevista a Clint Eastwood que trae el ABC,  el director y actor dice una de las cosas que más se repiten sin dejar, por ello, de ser ciertas, que somos estúpidos. Esto se suele decir de la gente, es decir de los demás, pero creo que no estaría mal que dedicásemos algún tiempo a tratar de vernos con los ojos ajenos para descubrir algún rasgo estúpido de nuestro comportamiento, nuestras convicciones o nuestras tendencias. Seguro que no es perjudicial darse cuenta de que si aquí no cabe ya un bobo más, puede que ese bobo seamos nosotros. Consolemos pensando que no siempre, pero no perdamos de vista el sentido crítico con nuestra propia estulticia. 

jueves, 22 de noviembre de 2012

Hablo de mí, directamente, para decir lo que dije

Tras un cierto tiempo de escribir casi cada día en este blog, me pregunto con frecuencia las razones de hacerlo. La primera es que me gusta escribir, sin más, una afición relativamente tardía; la segunda es que quiero compartir algunas cosas que se me ocurren o me preocupan, lo que es perfectamente indiscernible de la vanidad, y de un modo de ser bastante iluso, una cualidad que me gustaría no tener, la verdad, pero que me parece que padezco a modo. La tercera es más respetable, o eso creo, porque en este viejo país ineficiente y muy gregario, Sancho Panza y no el Quijote es nuestro emblema,  hay que esforzarse para conseguir que haya algo así como un debate público sobre temas que a todos debieran interesarnos, y que los que saben de esto, o tal vez no tanto, consiguen que pasen enteramente inadvertidos.
A lo que iba, que esto que se puede ver en el video de Vimeo es lo que dije hace unos días en el acto que convocó la plataforma Reconversión, y espero que de ahí salgan cosas más operativas y concretas en breve, cosas que se necesita hacer para no seguir sintiendo vergüenza ajena. 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

La credulidad

Las personas necesitamos creer, y no hay nada especialmente malo en ello. Desde la infancia aprendemos a hacerlo y tener la pretensión de no creer en nada es una ingenuidad bastante grande, esa bendita inocencia de la que habló el poeta. Lo peligroso no es, por tanto, creer, sino la manera de creer y las cosas en que se puede creer. La credulidad es de hecho una mercancía de enorme valor político y mercantil, y suele ser explotada de manera inmisericorde por los que dominan esos resortes. Un campo en el que la credulidad juega un papel mucho más importante del que se pueda pensar es el uso de tecnologías, y se da la paradoja de que algo que se apoya en un realismo fuerte, no hay tecnología de lo mágico y lo irreal, se convierte en un potente catalizador de la fantasía: pues bien, es la credulidad quien hace de puente entre dos pilares tan opuestos. 

martes, 20 de noviembre de 2012

Primer aniversario

Se cumple el primer aniversario de la victoria del PP con Rajoy al frente. Creo que el balance del año es muy parco si se compara lo hecho en estos doce meses con las expectativas, o con el programa electoral y con el discurso de investidura, aunque haya aspectos positivos si se compara con otras referencias. De todos modos sigue consistiendo en un misterio difícil de explicar el escasísimo valor político de un partido con mayoría absoluta y con un poder enorme en todas las instituciones. Supongo que los fans de MR aducirán que se trata de una estrategia de largo plazo y que hay que esperar cuatro años, tres años más: no lo creo, y me parece que el daño que se ha hecho a la credibilidad de una opción de gobierno distinta a la del consenso socialdemócrata dominante es difícil de exagerar. Me gustaría equivocarme, pero cada vez quedan menos oportunidades para desmentir esta derrota política contra todo pronóstico.
HP y la falta de vista

lunes, 19 de noviembre de 2012

Mas sobre deshucios

Todos los comentaristas sensatos ponen en tela de juicio la prisa desatada con que se ha tratado de salir al paso de la ola de desahucios, con suicidios o sin ellos. Hay algo de demagogia en es te asunto, pero hay, sobre todo, muchos puntos sobre los que no se quiere poner la luz. Los Bancos son de temer, pero peores son, si cabe, los que forman la caterva de abogados, notarios y mil pejigueras más que se lo llevan crudo cuando cualquier infeliz no está en condiciones de pagar un crédito y eso lo hace cada vez más difícil; arreglar esto, protegiendo la posibilidad de que sí haya crédito, si está en mano de las fuerzas políticas,.. ¿se pondrán con ello? 
El desvanecimiento del Nexus 4, gran pifia

domingo, 18 de noviembre de 2012

Tres economistas

La Economía es decepcionante, sobre todo porque no ha establecido con certeza el método para ser millonario. Si olvidamos este detalle, tiene una utilidad enorme, por ejemplo, sabe explicar muy bien las razones de las crisis, una vez se han producido. Lo que pasa es que cuando estamos en el aprieto, más que comprender lo que ha pasado, tratamos como locos de huir del lugar, y eso produce atascos, avalanchas y disparates varios.

En tal situación puede ser útil no tratar de correr más que los demás y escuchar a economistas que hablen con claridad. Yo hablo de oídas, porque no es mi asignatura, pero me permito recomendar tres discursos recientes de especialistas que hablan clarito y cuyos dictámenes sobre nuestro caso pueden encontrarse con facilidad en el Youtube y sitios igualmente a la mano: José María Gay de Liébana, Jünger B. Donges y Jesús Fernández Villaverde; seguro que hay más, pero lo que ellos han explicado es como un vaso de agua cristalino.
¿Qué nos dicen? Pues algo tan sencillo como que si un grupo de amigos se pone de acuerdo para compartir unos gastos, la conducta de quienes tratasen de cargar cosas extraordinarias al fondo común sería indecente, insolidaria y absurda, y que bastaría una somera revisión de las cuentas para dejar en evidencia al cara dura. No es muy distinto el caso del Estado, pero es más complicado ver quién abusa, y quiénes se lo están llevando crudo, pero no es otro el asunto. Fernández Villaverde compara lo que ocurre en la localidad norteamericana en que vive con el de Majadahonda, un municipio muy similar, y el parangón produce pánico, porque no hay manera de saber quién gasta qué y para qué en el ayuntamiento madrileño, mientras que la transparencia es total y al penique en aquellas tierras.
¿Cuál es el problema?: que quienes tendrían que aclarar las cuentas son quienes menos interés tienen en hacerlo. Pues bien, algo habremos de hacer los demás, si no queremos acabar en la miseria.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Malos, buenos y tipos duros

He vuelto a gastar más euros de los que merece el caso en una mala película, cosa de mi vicio. Es sorprendente la escasez de imaginación o lo tontos que nos creen y seguramente somos por soportar con buena cara esta especie de historias tan tópicas, hombres de negocios sin escrúpulos, asesinos a sueldo y policías más que justos, casi todo mentira, pero se ve que nos gusta.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Iberia

Este Gobierno no deja de sorprenderme con los reflejos más acrisolados. Resulta que hace una reforma laboral, que me parece suficientemente corta, y se lleva las manos a la cabeza porque Iberia, con el beneplácito de El Corte Inglés y Bankia, sus accionistas, trate de aplicarla en beneficio de la sociedad. Se ve que lo que le gusta es que nada cambie y que todo se arregle, o sea, los milagros. 

jueves, 15 de noviembre de 2012

Jürgen B. Donges

Ayer puse Telemadrid para ver "Quemar después de leer", pero los sindicatos no me dejaron. Al acabar la huelga sindical selectiva, pude seguir en el Telediario de la noche unas excelentes declaraciones del alemán que habla mejor castellano que yo haya conocido nunca. Además de esa extraordinaria cualidad, el profesor Donges es un economista al que se le entiende todo. ¡Qué lástima que no se haga caso a las personas que pueden hacer diagnósticos tan claros y recomendar políticas tan evidentes! Merece la pena escuchar a don Jürgen, pero, si no puede verlo en la web de TM, hay unas declaraciones muy similares en Libertad digital.  ¿Y qué dijo? Cosas muy simples: que hay que trabajar más, que hay que endeudarse menos, que hay que tener una administración menos dispendiosa, que los políticos no deben temer al desgaste porque se produce en cualquier caso, que en España hay una mayoría absoluta pero que, por razones misteriosas, parece como si no la hubiera... en fin, un subversivo.
Mercado de los e book

miércoles, 14 de noviembre de 2012

La huelga

Solamente el insólito privilegio sindical que consiste en suponer que se tiene siempre razón (¡Ellos tienen la culpa!) puede explicar que se haya vuelto a declarar una nueva huelga general. Los sindicatos saben bien que a los españoles nos gusta el régimen de excepción, naturalmente en beneficio propio, y pese a su indudable responsabilidad en la gestión política de Zapatero y su insensibilidad absoluta hacia los intereses reales de los españoles, se atreven a pedirnos que hagamos una huelga que no puede beneficiarles ni siquiera a ellos, tan absurdo es el planteamiento. Sin embargo tendrán cierto nivel de apoyo mayor que hace unos meses, en la Universidad por ejemplo, pero sería un inmenso fraude confundir el  lógico y saludable cabreo del público con la causa sindical, aunque ellos lo intentarán, claro. 

martes, 13 de noviembre de 2012

Esperanza en la política

Ayer tuve el honor y el placer de intervenir en el acto que convocó la iniciativa Reconversión en el Hotel Intercontinental de Madrid. Hablé de la necesidad de conseguir que nuestros partidos se reformen para que podamos conseguir una democracia más decente, que tolere mal y castigue dura e inmediatamente la corrupción, más eficaz, más ágil y más representativa, y sugerí que habría que promover una ley de partidos. Habrá que intentar conseguirlo mediante una iniciativa legislativa popular, pero ayer, hablando ante los más de mil amigos que habían venido a compartir nuestras ideas, sentí realmente que en España hay gente capaz de tomarse en serio la democracia, de comprender su enorme capacidad de mejora, experimente que aún estamos a tiempo para hacer verdad práctica y operativa la idea de que España es nuestra, de que la democracia ha puesto el destino común de los españoles en nuestras manos, las manos de todos, y que no podemos resignarnos a la queja, que se puede hacer algo: trataremos de hacerlo.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Las causas y el bipartito

Una de las señas inequívocas de la mala política es concentrarse en los efectos sin prestar atención a las causas. En la vida corriente eso se llama chapuza, intento de arreglar los problemas a base de taparlos, pero en política todavía goza del prestigio que se atribuye a la sensibilidad y a la  rapidez de reflejos. 
Todos lamentamos el alarmante número de suicidios aparentemente debidos a los desahucios, y es evidente que la crecida abundancia esta práctica muestra un fallo de fondo del sistema, pero lo que no es de recibo es que el bipartito en el gobierno se reúna a toda prisa para  tratar de poner remedio a este asunto, a un mero síntoma, sin pensar ni por un momento en todo lo que está fallando para que las cosas lleguen a ser como son. 
Da la sensación de que a este bipartito que nos gobierna solo le preocupa que no se vean mucho las grietas más feas y más alarmantes, no le preocupa nada la calidad del edificio que nos están construyendo. Hoy mismo sale en la prensa que el presupuesto para "material de oficina"  del Congreso de los Diputados es de 20.000.000 de euros, una nonada que equivale, para que ustedes se hagan una idea, al 18% del presupuesto total de una Universidad pública como la Rey Juan Carlos, o al 3% del presupuesto del CSIC la mayor agencia de investigación en España, y todo esto para gastos... en papelería.  Con ese presupuesto bien pueden perder sus I pad los señores diputados.
En fin, es difícil imaginar una mayor desvergüenza de la clase política, y la verdad que siento mucho tener que decir esto, pero me parece de una evidencia sangrante. O acabamos con esto o tendremos que suicidarnos todos. 

domingo, 11 de noviembre de 2012

Pensando en Cataluña


Que unas elecciones en Cataluña interesen a toda España no se debe, únicamente, a la habilidad de los secesionistas para convertirse en un problema mayor de los españoles. La razón está en que Cataluña lleva siendo, desde hace más de cien años, una pieza fundamental de la realidad nacional española y un protagonista principal de nuestra historia política. Esto puede gustar o no gustar, pero es una realidad, y es poco sensato tratar de ocultarlo. Esa presencia ha resultado conflictiva, excepto, por razones obvias, en el largo paréntesis franquista,  y eso tampoco es algo que vaya a desaparecer haciendo magia.
Se dice, muy frecuentemente, que el asunto catalán no se comprende bien, que hay por medio sentimientos de tratamiento difícil, cosa más discutible, pero que tampoco convendría olvidar. La consecuencia de todo esto es que los españoles que se interesan por la política se ven en la necesidad de definirse frente a Cataluña, una necesidad que es bastante más intensa que con Asturias, Andalucía o Canarias, y eso puede parecer un problema, pero la política está, precisamente, para tratar con los problemas.
En el debate de la II República se enfrentaron los análisis de Azaña y de Ortega, y es obvio que Ortega tenía razón, que el problema catalán no se puede resolver, hay que conllevarlo. En casi cuarenta años de democracia hemos aprendido que el intento de una autonomía sin apenas restricciones, no ha servido para acabar con el secesionismo, de manera que esa conllevanza, que disfrazaba un intento de solución, no ha servido de mucho, por no decir de nada.
¿Qué se puede hacer? No hay que rendirse, que es el punto en el que los secesionistas parecen haber avanzado más, logrando que crezca un “que se vayan” irracional, y tontamente españolista. Nuestra mayor ventaja es que los secesionistas no congenian con la democracia, y eso significa que saben que no pueden ganar, que para separarse de España están dispuestos a acabar con la libertad. 

sábado, 10 de noviembre de 2012

La política como necesidad

Confieso que la política me gusta, pero más allá de eso, me parece necesaria. Creo que la política consiste en un empeño variopinto y continuo por racionalizar y contener el poder, que llega a su plenitud cuando se puede ejercerlo. Lo que ocurre es que quienes ejercen el poder se olvidan frecuentemente de la política para dedicarse a otra cosa, a mantenerse, a mandar, a ser pequeños dictadores. Por eso suelen abominar de la política, aunque no siempre se atrevan a confesarlo, porque les recuerda que son mortales. También creo que la democracia consiste, como supo ver bien Popper, en la destituibilidad, y nuestro problema es que ahora tenemos un "bipartito" que no es destituible, que conforma un esquema de poder que arruina la política y niega la libertad abusando de la capacidad de simplificación de un electorado muy entrenado en estrategias maniqueas. Creo que nuestro problema numero uno, y causa de todos los demás, es la estructura del sistema de partidos, su falta de democracia interna, su excesivo poder, su cinismo y su tendencia a hacer o que haga falta para llegar y mantener el poder, más allá de cualquier límite ideológico, ético o legal. Es un producto degenerado de un sistema que fue escasamente crítico con sus posibles deformaciones y que ha ido degenerando a consecuencia de la excesiva candidez de los electores. creo que es algo que hay que cambiar y que está en la raíz de todos nuestros problemas, del déficit, del llamado problema financiero, de la acromegalia incontrolable de o público. 
De todo esto hablaré el lunes día 12 en un acto público que convoca la plataforma Reconversión en el Hotel Intercontinental de Madrid, Paseo de la castellana 49, a las 7 de la tarde. Están todos invitados. 

viernes, 9 de noviembre de 2012

La gente cree tan poco en la política que se suicida

Me molesta hacer demagogia, pero, a pesar del riesgo de caer en ello, no puedo dejar de subrayar que los suicidios ante las amenazas de os desahucio indican una escasísima esperanza en que se arregle nada. Menos mal que el Gobierno y el PSOE parece que quieren hacer algo para que se pare el auténtico tsunami de desahucios que está en marcha. La demagogia es mala, pero la indiferencia puede ser peor y, sobre todo, me asusta la confianza que tantos políticos mantienen en que lo que están haciendo está bien cuando nada lo indica. Citaré de nuevo a Ortega en 1918, aprovechando que estoy leyendo la biografía del filósofo que ha escrito Javier Zamora: "Lo imposible es mantener en la mansedumbre a un pueblo a quien no se le da pan y se le quita la esperanza". Aquí siempre he creído poco probable la revuelta callejera, más allá de los disturbios de quienes viven de eso, pero la desesperación comienza a ir en serio.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Nunca nadie se equivoca

El feo asunto del Ayuntamiento madrileño no debiera acabar como si tal cosa. Suponiendo que no haya cosas peores, que se verá, en la desgracia de la noche de HW ha habido, evidentemente, errores muy de bulto, y, en política se pagan. Lo que ocurre es que muchos se sienten en política como los propietarios de su empresa, pero no es, no debiera ser, el caso. 

miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿De quién puede ser este texto?

"Se han prometido al pueblo [...] cosas fantásticas, sin que piensen por un momento si se pueden realizar, porque eso, la realización de sus promesas, importa poco a los políticos que buscan solo halagar a las muchedumbres que les escuchan con palabras tremebundas y excitándolas, para que, así, borrachas, inconscientes, vayan como un rebaño de ovejas a las urnas". Pues bien, estas palabras, que podrían ser un comentario a la campaña de CiU y Artur Mas, son, en realidad de un discurso de don José Ortega y Gasset en León, el 26 de junio de 1931. 
No es que hayamos prosperado mucho, la verdad, pero no desesperemos porque se puede mejorar y... empeorar.

martes, 6 de noviembre de 2012

Los números

Un informe de Faes pone de manifiesto que las alegaciones catalano-separatistas sobre que  España nos roba carecen de la más elemental base empírica. Muchos de mis amigos, a los que he pasado el informe, consideran que los datos son irrelevantes y, la verdad, no puedo estar de acuerdo. Creo que siempre es bueno estar cargado de razones, y que los que creen que las razones no pueden nada contra los sentimientos no saben muy bien lo que dicen, aparte de que seguramente están cabreados, no sin razones, por cierto. 

lunes, 5 de noviembre de 2012

En la arena de Madrid

Una de las cosas que se ponen de manifiesto con todo lo ocurrido respecto a la trágica macrofiesta del Madrid Arena es que el cúmulo de irregularidades a las que cabe atribuir el desgraciado suceso es una pálida imagen del cúmulo de irresponsabilidades políticas en relación con el gobierno municipal. Es evidente que manda el PP, pero ¿qué PP manda? Creo que se puedan contar con los dedos de la mano el número de personas que sepan explicar en lenguaje comprensible las razones por las que quienes mandan en nombre del PP son los que son y no otros. Ahora nos damos cuenta de que muchos de esos seguramente no son los ideales, desde luego no son los que se elegirían si hubiese algo así como democracia interna en este partido, pero hay lo que hay, y así son las cosas. Deben cambiar, sin duda, y un proceso exigente de responsabilidades políticas se tiene que poner en marcha, caiga quien caiga, que caerán. Pero hasta que no se cambien las reglas de juego, entre los partidos y en el seno de los partidos, lo asombroso será que no pasen más cosas como estas y que el hedor de la corrupción no haga la vida insoportable. La democracia consiste en que los ciudadanos seamos los dueños de las instituciones y eso, en relación con el ayuntamiento, no pasa de ser un mal chiste. 

domingo, 4 de noviembre de 2012

Maneras de morir

Siempre se puede morir, no está en nuestras manos evitarlo, pero hay muertes que revelan un descuido absurdo de la vida. Varios jóvenes han muerto en una extraña fiesta y echaremos varios días discutiendo, como se discutía sobre cuántos ángeles cabían en una cabeza de alfiler. El caso es perderse en los detalles para no reparar en lo que pudiera enseñarnos algo.

Es inexorable la tendencia de las masas a provocar lo irreparable. Cualquier reunión que se exceda en número no puede ser otra cosa que una manifestación de fuerza, de descontrol. Hace tiempo que se sabe, y, de hecho, nunca se reúnen masas si no es con una finalidad suficientemente bellaca.
Por eso dice tan poco de la fiesta el que se necesite hacerla en medio del tumulto, en la más absoluta despersonalización que se pueda imaginar. Es lógico que los jóvenes cedan a esa tentación porque tienden a estar siempre como huyendo de sí mismos, han dejado de ser niños y no son todavía nadie. Nuestra sociedad se dedica a prolongar absurdamente ese largo período de ausencia, incluso lo celebra, tal es la pérdida de sentido que nos traemos. Pero, en fin, tal vez pueda concederse que esté en la naturaleza de los jóvenes arrojarse a pozos sin fondo, a ver qué pasa, lo que no es fácil de comprender es que los ayuntamientos se dediquen a fabricar trampas y las alquilen con ligereza, mirando para otra parte, excusándose en que se han rellenado los papeles. Tal vez tengan lo hayan hecho porque les sobra el dinero y no les pareció mal contribuir un poquito al disparate del ladrillo, a la religión de la burbuja inmobiliaria.
Es bueno saber que hay políticos que se comportan de manera más atolondrada  que esos jóvenes que no saben ni a dónde van ni el porqué de lo que hacen. Esa clase de gentes son la ruina de la democracia, los apóstoles del sinsentido, los gestores de la nada, y luego se refugian en las responsabilidades de terceros, que siempre pasan por allí, normalmente con alguna bengala.
Apple contra Apple

sábado, 3 de noviembre de 2012

Para entender a Cataluña

Los nacionalistas catalanes, y es posible que no solo ellos, dicen que no los entendemos. Puede que tengan razón, pero no sé si es nuestra, de los no catalanes, toda la culpa. Vean si no: La Vanguardia pone en portada de su edición digital que el hijo de Messi, que me parece no es catalán sino argentino,  ha nacido a las 17 horas y 14 minutos. ¿Quién puede entender a quienes dan pábulo a semejantes milagrerías secesionistas?

viernes, 2 de noviembre de 2012

Muertos de HW

Los españoles odiamos a los EEUU, pero copiamos todo lo que produce de menor valor, tal la fiestecita en que han muerto tres chicas en la flor de la vida. Lo lamento muy de veras, pero no dejo de pensar que han sido muertes ofrecidas a un dios muy estúpido, al ruido, a la masa y al anonimato. Es terrible que tantos jóvenes no sepan hacer otras cosas, que crean que divertirse exige meterse en trampas como ese estúpido y espantoso edificio que el ayuntamiento ha levantado en la Casa de  Campo, como si no tuviera otra cosa en la que gastar el dinero que nos arrebata con rara habilidad y desvergüenza. Es la herencia de Tierno, la política del buen rollo, el halago que corrompe la democracia y la convierte en un festival de caridad en el que los políticos nos otorgan el soma, a cambio de pequeñas cantidades de dinero que van a aparar a manos amigas.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Ni el fútbol se salva

Reconozco que con alguna frecuencia me refugio en el supuesto ejemplo del fútbol para consolarme pensando que los españoles no hacemos todo rematadamente mal, pero tampoco vale ese consuelo, más que en parte. Vale, desde luego, para explicar que es mejor un modelo competitivo, por ejemplo entre universidades, que un modelo funcionarial: ¿alguien se imagina a un delantero centro funcionario? Pero lo que resulta desconsolador es el modelo monopolista y escasamente competitivo de la Liga de fútbol, que recuerda a la absurda diarquía entre el PP y el PSOE, o el hecho de que la presidencia del Real Madrid no haya sido objeto de ambición en serio por ninguno de los miles de socios, lo que da una idea de lo  mal que está el patio social, corporativo y el oscurantismo económico y financiero en que todo está envuelto. 
José María Gay de Liébana es uno de esos economistas a los que todo el mundo puede entender y ha explicado estupendamente cómo el modelo de nuestro fútbol va al desastre a muy corto plazo. Piénsenlo y verán que el fútbol está ahora como estaba la vivienda en 2006... y lo que ha pasado luego.