Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 31 de mayo de 2013

Cospedal en vena

Esta señora no pierde una oportunidad de equivocarse, desde un punto de vista laboral pertenece a la eximia y peligrosa categoría de los torpes pero hacendosos, una mesnada con mucho peligro. Ahora ha dicho que pitar a los Príncipes en el Liceu está mal porque todos los que van a un acto cultural se merecen un respeto. Luego ha añadido que "cuando van personas que representan a la más alta institución del Estado.." y tal y cual, o sea que no sabe ni lo que son los Príncipes. 
Que la política sea un arte elusivo está llegando a cimas gloriosas con el concurso de los que no se enteran y/o nos toman por tontos. 
Las pestañas de gmail

jueves, 30 de mayo de 2013

El derecho a decidir



Ayer hubo dos noticias realmente insólitas, que IU se apunte al derecho a decidir que defienden los separatistas catalanes, lo que no  confirma otra cosa sino que IU es un contenedor de desechos políticos, y que el PSC presentó en el Parlamento Nacional una propuesta de reforma constitucional federalista  que se dijo estaba inspirada en Vicente del Bosque, que ya es metáfora. O sea que el PSC es el cobijo de todos los complejos y alguna tontería oportunista.
El derecho a decidir es una melonada, y las melonadas no tienen remedio, hay que apartarse de ellas con prontitud, claridad y decencia, a ver si el melón que las defiende recupera el buen sentido, cosa difícil, pero, sobre todo, para evitar que las melonadas acaben en tragedia.
Lo contrario de todo esto es un mínimo de claridad política, de respeto a la democracia y a los derechos de los ciudadanos. Es fácil, pero es insólito que se recuerde así y se actúe así. Los políticos actúan sólo para su pequeño mercado simbólico, en su círculo de prejuicios e intereses, se han olvidado del personal, de la gente, de los ciudadanos, y eso es grave y puede ser mortal. Las revoluciones pueden ser inevitables si se prostituyen, a la vez, el derecho y el buen sentido, inventando asimetrías y estados de conveniencia que solo son perpetuaciones de un estado calamitoso.  Y, por cierto, la senda del déficit no es motivo para que un líder extremeño se ponga estupendo y olvide que su región tiene un 35% de empleados públicos y que eso sería insostenible sin el esfuerzo de todos los demás, incluyendo los catalanes, los españoles que viven en Cataluña.
Por todo esto traigo aquí una intervención política de excepcional claridad, el discurso de Alberto Rivera en el Parlamento de Cataluña, hace unos meses. Es una joya de insólita clarividencia, de decencia, de oportunidad, un ejemplo de lo que debiera ser la política, una actividad que no puede hacerse ignorando realidades esenciales, poniendo el interés de una camarilla por encima de todo con la muletilla estúpida del absurdo derecho a decidir. Necesitamos más democracia, mejor democracia, democracia verdadera y no esté asqueroso brebaje partidista, indigesto y mortal.
Moto X

miércoles, 29 de mayo de 2013

El maldito embrollo, Rajoy y González

Ayer estuve comiendo con un diputado,  y me llamó la atención su convencimiento de que no hay salida, que creo es el denominador común de los "colocados", de quienes se sienten rehenes del error de Rajoy y, a la vez, dan por hecho  la imposibilidad de actuar de todos los demás. 
Por contraste, entre los que estamos descolocados, como se vio en el manifiesto de los 100 de ayer, por ejemplo, existe la secreta esperanza de que, como pasó con la reforma política de la Transición, existan energías capaces de romper el actual bloqueo político, la inercia perversa que nos lleva a dar un paso más hacia el abismo.  El desastre consiste en más nacionalismo (más intenso, el catalán, y más extenso, el extremeño con su AVE y todo), más zapaterismo (el de la derecha), más sistemas de control que no controlan nada, y que hacen que el país se empobrezca sin mejorar en nada, incluso sin arreglar la macroeconomía. Mi amigo me daba la razón, no suele hacerlo, en el hecho, que para mi es obvio, del fracaso de un país que no es capaz de articular   acciones y reformas de calado, de un sistema que no sabe reformar la Universidad, articular un sistema ferroviario, o reformar la Justicia, por poner tres ejemplos muy obvios. Es decir, el fracaso de un sistema que ha dejado de hacer política para dedicarse al turnismo, a lo peor de la Restauración, aquello que, cuando era un modesto centrista de la UCD y del CDS, me causaba pánico por el riesgo de que todo cristalizase en una dinámica de dos fuerzas capaces de olvidarse del país real, justo lo que sucede. Dicho sea de paso, por eso intenté ayudar al PP de Aznar con todo el vigor que pude, porque parecía, además, que la derecha iba a estar  eternamente subordinada al PSOE, sin ni siquiera alternancia que es el mínimo, pero no lo suficiente. Luego vino el paréntesis Aznar, y de nuevo llegó el zapatones gallego a la cúpula con el resultado previsible. Por eso creo que es necesario desalojar a Rajoy, y que hace falta un nuevo Suárez que salga del régimen y lo traicione para salvar la posibilidad de crear una genuina democracia española.
El diputado cree que soy un agorero, pero me temo que haya   que serlo para tratar de impedir lo inevitable. Éste es un viejo país que malvive pese a la impericia de políticos miopes que no piensan más que en el escalafón, y, muchas veces, en el sobresueldo que Guerra no le dio a Garzón, que se atienen a unos usos y liturgias absolutamente estériles y gastados, de los que los españoles están más que hartos, y que no saben amar a su patria con el amor que predomina en los países que saben hacerse y mantenerse grandes.
Ver, mirar y tocar

martes, 28 de mayo de 2013

Por una nueva ley de partidos


"Los partidos políticos tienen un papel insustituible en todo sistema democrático. A diferencia de lo que ocurre en otras democracias avanzadas, en España el marco legal vigente no facilita la depuración de los partidos cuando ello se revela necesario.
Entre los muchos cambios que hoy demanda nuestro sistema político, el más urgente es la elaboración de una nueva Ley de Partidos Políticos, con el fin de regular su actividad, asegurar su democracia interna y la transparencia de su financiación y acercar la política a los ciudadanos.
La Ley de Partidos es una Ley Orgánica que no puede ser objeto de una Iniciativa Legislativa Popular. Pero la Constitución, en su Artículo 29, ampara el derecho de petición, al que nos acogeremos para pedir a las Cortes una nueva Ley de Partidos."


Así comienza el manifiesto  que hoy han hecho publico una serie de profesionales y profesores y al que he tenido el placer de sumarme. Invito a mis lectores a ver el texto completo y a sumar su firma a las nuestras. Espero que los partidos se den cuenta de que no se pude seguir así y que es del interés de todos cambiar esto, que, además, es fácil. Sería bueno, por cierto, que un grupo de Diputados de diversos partidos se hiciera eco de peticiones como esta y promoviese el debate: son cosas a las que nadie puede negarse, pero que se nos niegan. Entren y firmen, por favor

lunes, 27 de mayo de 2013

Larga vida a las tontadas

Las tonterías no solo se propagan con inusitada rapidez, sino que tienen una vida muy larga. Me fijaré en algunas de las que se relacionan con el tráfico automovilístico, por ejemplo, la supuesta correlación entre mayor velocidad y número de muertes. Esta simpleza se apoya en la falta de capacidad para analizar las relaciones funcionales de más de una variable y la enorme aptitud para olvidar la diferencia que existe entre lo que se cree y lo que se puede probar y calcular. Es obvio que coches inmóviles no chocan, pero no, mientras no se hagan análisis finos que no se hacen, que los accidentes y las muertes dependan directamente de la velocidad de los vehículos implicados. ¡Velocidad, cuantas tonterías se repiten en tu nombre! Otra. Se dice que aumentan las ventas de coches usados, especialmente en relación con la de coches nuevos, y, en tono más o menos lastimero, se comenta que el envejecimiento del parque incrementa los riesgos de accidente (sobre todo, supongo, si se corre mucho), pero no se da el dato de que la siniestralidad está disminuyendo, pese a ello. Son otros los factores, pero como no conviene, o se es suficientemente tonto, no se mencionan. 
Es poco corriente relacionar lo que se dice con las más elementales evidencias, así, por poner un ejemplo muy distinto, el presidente del Congreso, más viejo que Aznar y que lleva en política desde que Aznar iba al colegio, ha dicho que el pasado se va para no volver: debe ser por eso que él evita el paso del tiempo. 

domingo, 26 de mayo de 2013

Aznar y la Física

En un momento en que las cosas se pusieron difíciles para el público, y era arduo explicar lo que era la Física, hubo quien trató de salir del impasse diciendo que Física es lo que hacen los físicos. La definición gustó a ciertos políticos, porque es estupendo poder decir, por ejemplo, que socialismo es lo que hacen los socialistas. Me temo que el aserto  debe gustarle a Rajoy, y no solo a Rajoy, para poder decir que la política del PP es la que hace el Gobierno, y que si el pobre Montoro nos sube los impuestos es muy a su pesar, y con enorme dolor.
Pues bien, en medio de tanta complacencia ideológica se nos apareció Aznar, al que el plasma no le quita brillo, se lo da. ¿Y que dijo? Pues que los físicos puede que hagan Física, pero que, si por ejemplo, cometen una estafa, no pueden refugiarse ni en Newton ni en Einstein, que la Física es otra cosa. Traduzco: que aunque la haga un Gobierno con apoyo del PP la política que el Gobierno está haciendo no es la política del PP. En la Física cuentan las evidencias, no solo los relatos, y en la política así debiera ser. Que la política de Rajoy no es la del PP es una obviedad, y si Aznar lo ha subrayado es para que los electores no se confundan, que podría pasar.

Subir impuestos, ponerse al pairo, carecer de proyecto, ceder ante los separatistas, soltar a Bolinaga, o disminuir todavía más la ya casi inexistente autonomía del órgano de gobierno de los jueces, no es la política del PP y no debiera seguir siéndolo. Para empezar, Aznar, ha dicho con mucha claridad lo que muchos lamentan con pena, y es evidente que esto no puede quedarse en una simple constatación: recordando un título de Ortega, hay “Bronca en la Física”, y eso es muy bueno para la libertad, aunque a muchos no les suene el término.
hipocresía fiscal

sábado, 25 de mayo de 2013

Un político contra el pesimismo y a favor de la unidad

Acabo de ver a un político predicar contra el pesimismo y a favor de la unidad del PP: mi problema es que el pesimismo me lo produce él, y los que son como él y repiten  sus ñoñas consignas. Es realmente pasmoso que pretendan que creamos en gente tan sosa. 
Enorme teléfono

viernes, 24 de mayo de 2013

Las nuevas izquierdas

Se anuncian nuevas izquierdas, nuevos apostantes para hacerse con el mercado del tópico mejor instalado, con los sentimientos más puros y los ideales que nadie osaría discutir. Da igual que los anuncien delincuentes comunes que excelsos sabios: el producto se vende solito, como el pan blanco. Es lamentable que la izquierda se haya visto reducida a una competición de figurines con artes de vendedor de crecepelo, pero es lo que hay. ¿Para cuándo una idea? Teniendo a líderes tan rutilantes como los que se avecinan, las ideas supongo que pueden esperar.
Amazon es caro

jueves, 23 de mayo de 2013

¿Abolimos la rumbita?

Leo en un medio de esos que se llaman a sí mismos de la izquierda que la derecha se niega, una vez más, a condenar el franquismo. Esta derecha es incorregible, además de franquista y cosas aún peores, si las hubiere. ¿Cabe pensar en cosa más higiénica e inteligente que condenar el franquismo siempre que haya motivo,  o cuando sea oportuno, siempre que a alguien se le antoje? Pues la derecha, que se dejó arrastrar por ese equívoco en una ocasión, condena solemne en el Parlamento, no acaba de aprender y se niega una y otra vez a algo tan elemental y obvio, para que ustedes vean lo malos que son, son casi como Aznar, bueno no exageremos. 

miércoles, 22 de mayo de 2013

Un político

Los españoles se asombran cuando ven a un político y le oyen hablar, tal es la absoluta falta de costumbre al respecto. Ayer, Aznar se coló en los hogares y muchos que dicen que se dedican a la política sintieron ganas de salir corriendo porque no aguantaron el contraste. Aznar dijo cosas claras y concretas, las dice con toda intención y parece dispuesto a hacerlas, o a hacer que se hagan. Eso es lo que se espera de un político en las democracias medianamente maduras, pero aquí nos habíamos acostumbrado a la vaguedad insulsa y pretenciosa de Zapatero y a las disculpas borrosas y supuestamente discretas de Rajoy, y el contraste ha llamado mucho la atención. ¡Bien venido sea!
Chrome acelera

martes, 21 de mayo de 2013

El futuro del Real Madrid

Permanezcan atentos a la pantalla. El Real Madrid es como España, un país incapaz de aprender de sus propios errores porque no sabe aplicar los análisis a fondo, se queda en lo más superficial. De la misma manera que no funciona el modelo político español, el del Real Madrid no puede funcionar mejor de lo que lo hace. Para un Club cualquiera sería envidiable, pero para nosotros que estamos legítimamente orgullosos de un gran pasado, esto es la mediocridad y cuando un entrenador eleva un poco, tampoco del todo, el nivel de los últimos diez años, se le obliga a marcharse, se le obliga a hacer lo que tiene que hacer para que parezca inevitable su marcha. Mourinho ha sido muy poco inteligente en el tramo final, tal vez él  también estaba harto de luchar contra unas estructuras castrantes. Un presidente que se sitúa por encima del bien y del mal, manejando a la prensa a su antojo, y consintiendo lo que nadie consiente a sus figuras y figuritas; unos jugadores caprichosos y consentidos, que creen ser la releche, cuando son una plantilla corriente a ese nivel, tal vez con la excepción de CR7. Como suele decir Manuel González Villa, lo que ocurre es que Mourinho les decía "yo he ganado la Copa de Europa con equipos bastante peores que vosotros, pero vosotros no hacéis lo que tenéis que hacer" y eso les jodía a las figuritas de pitimini que tenemos. No han aguantado la crítica constructiva de un entrenador, porque se creen en la cumbre que es donde los pone Florentino Pérez. Así no se va a ninguna parte, es decir, solo se irá a peor. El fútbol no es hoy como se cree Florentino Pérez que es, y como los socios confían mansurrona y ciegamente en él, pues por segunda vez volverá a no haber elecciones con ayuda de la "prensa amiga", y entre todos iremos al hundimiento de esta nuestra vieja gloria. Me gustaría equivocarme, pero no creo que tenga esa suerte: al Real Madrid le esperan años de intensa vulgaridad, hasta que despierte, si es que lo consigue hacer a tiempo. Mourinho ha sido otra oportunidad perdida por culpa, básicamente, de la equivocada política de Florentino Pérez y sus grandilocuencias, geniales para hacer negocio en esta España postrada, pero incapaces de fabricar un Campeón de Europa en un deporte cada vez más competitivo, colectivo y racional. 
¿..passa tío..?

lunes, 20 de mayo de 2013

La casa de Tócame Roque

Siempre he creído que los Ayuntamientos, y muy especialmente el de mi castigada ciudad, son auténticos pudrideros, un venero inagotable de corrupción, ineficiencia, arbitrariedad y estupidez. Por si faltaba algo para que yo asentase esa creencia, la noticia de que el Ayuntamiento de Madrid ha concedido nada menos que 42.500 euros a una web de contactos me ha hecho proferir toda clase de insultos y alaridos. ¿Cómo es posible? ¿Hay alguien que se atreva a justificar semejante gilipollez? Cuando pienso en cómo persigue, a todos los madrileños, el municipio, como nos asaetea y nos estruja y caigo en que el dinero que nos saca, y su inmensa deuda que hemos de pagar entre todos, va a parar a cosas como ésta me subo por las paredes, la verdad. No me digan que no es para tanto. 
Libros gratis, el sueño de todo español

domingo, 19 de mayo de 2013

Los jueces en primer plano

Es mala señal que los jueces sean famosos, pero peor es que tengan que serlo, como está pasando aquí. Parece que el auto de enjuiciamiento de Blesa es una chapuza, pero es la chapuza que se convierte en casi inevitable cuando no se ha hecho nada por arrojar luz sobre un escándalo tan mayúsculo como el de las Cajas, cuando el Congreso consiente que le tomen el pelo individuos como el presidente de la Caja Castilla la Mancha, como Blesa o como Rato, que también tiene lo suyo, aunque durante menos tiempo. 
Lo que ocurre es que esos tipos estaban tocando una melodía escrita por los partidos, y nadie quiere entonar el mea culpa cuando existe un chivo expiatorio tan generoso como la crisis financiera internacional. De todas maneras, los partidos tendrían que reaccionar, porque va todo muy deprisa y ellos se están convirtiendo en la próxima barrera a derribar. No lo digo por culpa de las categorías pedantescas de las que siempre desconfío, como "cambio de ciclo" o "crisis del sistema",  sino por algo mucho más inmediato y obvio: si no se arreglan sus defectos cualquier máquina tiende a colapsar. Las reformas que no se hacen siempre pueden causar catástrofes que  parezcan inevitables. 
¿Se excede Google?

sábado, 18 de mayo de 2013

La mula

Precedida de una fama conflictiva y como película "anónima" ha llegado La mula a nuestros cines. La he visto y la recomiendo, me parece una película optimista y muy política, permite ver que la vida de la gente no puede ser enteramente secuestrada ni por una guerra, menos por una crisis por dura que sea. No se si la película puede considerarse  española, al estar hecha, en buena medida, por un buen director inglés, pero no lo parece, salvo que la calidad de la copia se tome como índice. Los protagonistas si lo son, la historia también, y lo dicho, la recomiendo muy de veras. 

jueves, 16 de mayo de 2013

El menú político

Cediendo a las exigencias de catalanes y mediterráneos, el Gobierno no hace otra cosas que seguir su línea habitual: no hacer olas, no meterse en líos, confiar una vez más en la paciencia infinita de su votantes y, sobre todo, no tocar el sistema que les ha llevado, por inaudito que sea, al poder. Lo que se ha hecho para que Rajoy pueda gobernar es lo que creen que hay que seguir haciendo, sin que importe nada, aunque el país se hunda, y hasta ahora no les va del todo mal, ahí siguen y confían en continuar y en volver a ganar las elecciones. Por supuesto no creen que España pueda hundirse, y aunque seamos muchos los que creemos que se equivocan de medio a medio, no contamos nada,  no somos nadie. 
Una tecnología muy prometedora

miércoles, 15 de mayo de 2013

El misterio del contrato único

Creo que  en La conjura de los necios  se da un criterio sobre la forma segura de reconocer una buena idea, que todos los memos se ponen inmediatamente en su contra. Es obvio que no soy un experto en materia laboral, aunque dudo que existan, dados nuestros seis millones de parados en lista, pero parece evidente que la propuesta del comisario húngaro debe ser excelente cuando se han opuesto los sindicatos, los partidos de izquierda, el Gobierno y el Sursum Corda. Incluso la patronal ha torcido levemente el gesto calificando la idea de audaz, que es algo así como si un franciscano descalificase una idea diciendo que le resulta humilde y pacífica. 
El récord lo ha batido la inefable ministra de Empleo declarando que la medida puede ser inconstitucional, ¡qué cosas!
Novedades telefónicas

martes, 14 de mayo de 2013

De perfil

El arte de eludir los problemas alcanza, en ocasiones, momentos sublimes; así, por ejemplo, la respuesta de la Vicepresidenta del Gobierno  respecto al auto del juez que consideraba el "escrache" ante su vivienda como una plausible manifestación de la libertad de expresión. La vicepresidenta  manifestó su respeto a las decisiones del juez, añadiendo  que fue su marido quien puso la denuncia. 
¿Sofisticación o simplicidad de uso?

lunes, 13 de mayo de 2013

Sanidad pública

En Madrid se ha celebrado una especie de referéndum sobre la sanidad pública y ha resultado partidario el 99 por ciento, largo. No creo que se hubiese conseguido un porcentaje más alto si se preguntara sí están a favor de la justicia, por ejemplo. Lo ridículo de esa consulta, a parte de las formas que siempre lo son todo, es que no se explique ni medianamente bien a nadie cuáles son los términos de la alternativa, pero, en fin, es lo que cabe pensar de las bandas de aprovechados que promueven estos plebiscitos. Estamos prisioneros de un sindicato de intereses que se oculta tras una espesa capa de demagogia blandengue y estúpida que pervive gracias a la ingenuidad y descuido de todos nosotros, así que menos quejarse y más preocupación por cómo se gastan lo que nos quitan de la boca.
F de fornicio

domingo, 12 de mayo de 2013

El lujo

Leer a Sostres es un placer que, en muchas ocasiones, constituye un auténtico lujo. No siempre estoy de acuerdo con lo que dice, tal vez por uno de los pocos defectos que le conozco a su escritura, a saber que me parece  demasiado preciso a la hora de identificar la opinión mayoritaria y oponerse, y creo, que, raras veces, pero la mayoría también puede tener alguna razón. Hoy me ha encantado su definición del lujo, "El lujo es la recreación de la memoria que todos guardamos del paraíso", adecuadamente metafórica y magnánima.

sábado, 11 de mayo de 2013

Darwin, Dawkins y Dios

Me piden una opinión en Dontknow sobre el tema, y esto he dicho:
Para empezar, por supuesto que todo puede tener una explicación darwiniana, hasta Darwin mismo. Pero también puede tener todo una explicación lopeziana, martiniana, smithiana, teológica o gutierreziana. La cuestión no es sólo cuál de ellas es más razonable, porque para eso existe la diversidad de explicaciones, sino si alguna de ellas es verdadera y, desgraciadamente, no siempre estamos en condiciones de establecerlo con certeza. La certeza es muy cara, las convicciones están de saldo y cada cual puede escoger. Lo malo es el que confunde sus convicciones con la certeza o el que toma como ciencia algo que solo se le parece, y resulta que es bastante fácil imitar a la ciencia, es, por ejemplo, lo que hace una buena cantidad de profesores cuando explican cosas que ni siquiera saben que no entienden.

Según se nos dice, la evolución darwiniana explica, en alguna medida, la diversidad de la vida y la complejidad de los fenómenos de la naturaleza, pero eso no puede servir para decir que Dios no existe, del mismo modo  que suponer que Dios haya diseñado el mundo no sirve para afirmar que Dios exista. Que el darwinismo no lo explica todo, es evidente. Si  lo explicase todo no tendríamos ni que ir al médico y seríamos inmortales, pero el darwinismo, de momento, no lo ha conseguido. El darwinismo explica todo lo que un darwinista esté dispuesto a decir que explica y no explica lo que un no darwinista no está dispuesto a reconocer que explique, así es la cosa y mejor para Dawkins, que puede seguir vendiendo libros.
Aparte de todo esto, yo creo en Dios o , mejor, espero que Dios exista, creo que sería mejor para todos. Estoy seguro de que Dawkins existe, pero preferiría que Dios existiera y creo que lo hace, si se puede hablar así. Seguro que Dawkins puede explicar mis preferencias de manera darwiniana, pero yo espero que también pueda explicar las suyas con tan poderoso procedimiento, y resulta que una explicación de la que puede deducirse una cosa y su contraria es manifiestamente mejorable, y, de momento, no digo más. 
¿Internet es adictivo?

viernes, 10 de mayo de 2013

Urgente cambio de los partidos



Los españoles estamos muy cansados de cómo funciona la política y abrigamos serias dudas sobre que el sistema admita reforma. Pues bien, la tiene y no es demasiado complicada.  Lo que ha ocurrido es que, hasta ahora, no se había reparado suficientemente en la necesidad de que exista una garantía legal que asegure que los partidos puedan cumplir correctamente su misión. Como no existe esa garantía, no cumplen bien su papel, así de simple. Los partidos han acabado por convertirse en organizaciones extrañamente ajenas a la sociedad a la que se supone representan, y  en las que se implanta una moral sectaria que los vuelve muy vulnerables a la corrupción. Hay que acabar con esta deriva haciendo que los partidos practiquen la democracia interna. Lo ideal habría sido que no fuese preciso promulgar tal ley, como no debiera ser necesaria una ley que nos obligue a ser limpios o decentes, pero visto lo visto resulta imprescindible.


La ley debe obligar a los partidos a celebrar congresos con periodicidad máxima bienal, a que los delegados o compromisarios en dichos congresos sean elegidos por votación secreta entre los militantes del partido, y a que los candidatos a cargos electos sean votados con participación directa de todos los militantes en condiciones de igualdad y con garantías de limpieza, cosa que ahora no sucede en absoluto. Al no cumplir su función los partidos degeneran en una mezcla de empresas, en el mejor de los casos, y de mafias, en el más corriente, y se convierten en organizaciones perfectamente capaces de anteponer sus más indefendibles intereses al interés general. Hay que acabar con esto haciendo posible que la política democrática sea un auténtico servicio a los ciudadanos y limpiando y haciendo transparente el funcionamiento de los partidos y, con ello, de las administraciones públicas.
Los partidos políticos deben someterse a minuciosas auditorias  externas e independientes. El único sistema capaz de garantizar la funcionalidad representativa de los partidos políticos es la democracia interna, un mandato constitucional muy específico que hará posible la transparencia, la libertad política y la limpia competencia por el honor de representar y gobernar a los españoles.  Es preciso evitar que los sistemas internos de elección puedan ser  controlados y falseados por los que resultan ser supuestamente elegidos, y que las listas electorales sean confeccionadas bajo criterios de docilidad y afinidad política, con independencia de los méritos, experiencia y representatividad de los candidatos.
Hace falta regular con eficacia y transparencia la financiación de los partidos. El supuesto control del Tribunal de Cuentas es un sarcasmo, de manera que hay que conseguir que las cuentas puedan ser controladas por cualquier militante e incluso por cualquier ciudadano, la única manera de acabar con la corrupción política que nos abruma. Se trata de regular con cierta precisión los derechos de los militantes y las formas de tutela de los procesos electorales internos y de los conflictos que, en su caso, se puedan suscitar. Hasta ahora los partidos son un territorio sin ley, deben dejar de serlo.
Una de las mejores noticias de los últimos días es que el PSOE se ha mostrado partidario de promover una reforma de este tipo: si se atreviere a llevarla efectivamente al Parlamento, no habrá nadie que pueda ponerle un pero, porque los españoles nos hemos dado cuenta de cuál es la úlcera por la que la democracia se desangra, el agujero sin fondo de unos partidos sin ley ni control, unas organizaciones en las que abundan las actividades cuasi delictivas al amparo del prestigio que todavía conserva la democracia, un valor social que está empezando a peligrar por la ineficiencia, el cinismo y los abusos de los partidos.

jueves, 9 de mayo de 2013

miércoles, 8 de mayo de 2013

El ministro del interior y David Hume

El ministro del Interior ha cometido un lapsus al insinuar una cierta comparación entre ETA y el aborto. Que es un lapsus no lo digo yo, lo muestra él mismo al negarse a continuar esa interesante línea de argumentación. ¿Qué ocurre? Pues que el ministro cree que tanto el aborto como los atentados de ETA constituyen crímenes y que, por tanto, pueden compararse. Lo que no se entiende es la razón de que no se atreva a hacerlo, si es que piensa así. El problema está en que el ministro no distingue adecuadamente entre el plano moral, en el que debe mandar  su conciencia, y el plano político, en el que las censuras penales se fundan en el juicio de la mayoría que, a su vez, equivocadamente o no, que eso es alta metafísica, se funda en un sentimiento, como enseñó un tipo tan revolucionario como David Hume, subversivo pensador del que seguramente no ha oído hablar el señor ministro, salvo para oír que, efectivamente, era un peligroso relativista, o cosas peores. 
Desde el momento en que las cuestiones morales y políticas no se fundan en razonamientos abstractos, sino en sentimientos morales más o menos compartidos, como efectivamente ocurre, aunque el ministro lo ignore, no tiene sentido comparar a ETA con el aborto, ni al holocausto con el aborto. Para bien o para mal, que me parece más bien para mal, la sensibilidad frente al mal que el aborto supone, es muy escasa y por ello, es obvio que un ministro tiene que andarse con tiento, si no quiere que le confundan con otra cosa, respetable, pero escasamente viable en política. El aborto es un mal desde el punto de vista moral, esto me parece difícilmente discutible, pero es un error tratarlo como si todo el mundo compartiese ese punto de vista, y en esto consiste la dificultad  política del asunto, cosa que un ministro no debiera ignorar. En España, a este asunto se le han añadido toneladas de hipocresía política, por la derecha y por la izquierda, de manera que el cielo está enladrillado y hace falta un desenladrillador hábil, y clarividente y valiente, para hacer algo positivo que contribuya realmente a evitar tanto como se pueda la generalización de una conciencia social capaz de contemplar el aborto como un derecho, perspectiva que orilla completamente el punto de vista del que seguramente tiene tanto derecho a nacer como hemos tenido cada uno de nosotros. La derecha no debería temer a enfrentarse realmente con este asunto, pero esta derecha le tiene miedo a todo lo que pueda redundar en pérdida de su equívoco estatus. 
Bill y las tabletas

lunes, 6 de mayo de 2013

La ley del embudo

La ley del embudo no le gusta a nadie, en teoría, pero casi todo el mundo pretende aplicarla en la práctica, especialmente sin que se note. Es normal y basta con estar advertido frente a ello para que podamos evitarlo, al menos en parte. Lo que me llama la atención es que no se perciba con claridad que tras muchas políticas no existe otra cosa que una ley del embudo, más o menos disfrazada. Muchos deberían comprenderlo al constatar, por ejemplo, que fervorosos partidarios de la enseñanza pública llevan a sus hijos a escuelas privadas, o que enormes defensores de la sanidad pública acuden a sanatorios privados para los partos y operaciones delicadas. Es hipocresía, desde luego, pero también algo más. Siempre que se proclama una obligatoriedad,  se propone una limitación, o se impone una tasa, hay quienes obtienen un beneficio, y, aunque  traten de disimularlo,  lo ejercen a tope.
Precios y piratas

domingo, 5 de mayo de 2013

Juicio correcto, razones erradas

En política, como en todo negocio práctico, se da muy frecuentemente la situación que describía lord Mansfield al aconsejar a un gobernador no versado en leyes: tu juicio será correcto, si piensas detenidamente en el asunto, pero si tratas de explicarlo,  es muy fácil que tus razones no lo sean. Este temor a liarla con las explicaciones está detrás de la tendencia al mutismo de los gobiernos, pero es ligeramente incompatible con la democracia que consiste en explicar, en debatir, en tratar de convencer. En España solemos olvidarnos y queremos reducir la democracia a un mero título legitimador del que manda y cree no estar obligado a dar explicaciones. 
Escoger entre cien

jueves, 2 de mayo de 2013

No se trata de recortar, sino de hacer mejor

La literatura política relacionada con los llamados recortes, oculta malintencionadamente el hecho de que no se trata de recortar beneficios, sino de aumentarlos haciendo más eficaz la gestión de los asuntos públicos y devolviendo a la sociedad controles indebidamente asumidos por el Estado. El Estado al hacerse más voluminoso ha perdido eficacia y descuida sus funciones esenciales, por ejemplo, la Justicia, que ha llegado a ser un auténtico desastre para perjuicio de todos. El Estado se ha convertido en un gestor universal, no se puede dar un paso sin contar con él, lo que beneficia a quienes se han hecho capaces de controlar esos sistemas de poder, unos pocos en relación con la gran mayoría, pero perjudica nítidamente a todos los demás, hunde la economía y hace que vivamos en un sistema insostenible y absurdo, irracional y ridículo, además de rotundamente ineficaz e inicuo. 
Hay que revertir, no se trata de recortar. Es absurdo, por ejemplo, que los títulos académicos los de el Estado y no las Universidades, que sería lo único que las obligaría a competir porque su título valdrá más o menos según su calidad, como pasa en los EEUU, por ejemplo. A su vez, los títulos profesionales deberían ser otorgados por los Colegios que pondrían unas condiciones mínimas, harían un examen de ingreso y llevarían a cabo unos controles de calidad para defender su prestigio. Todo haría que los economistas, los médicos y los arquitectos fuesen más competentes y fiables, mientras que confiar en el Estado acaba haciendo que un cualquiera convertido en consejero de educación en cualquier comunidad mínima pueda habilitat a otro cualquiera para que otorgue títulos universitarios que valen, supuestamente, tanto como los de cualquier universidad realmente valiosa, si las hubiere, que esa es otra. En fin el mundo al revés, muy propio de un país hipócrita, fulero y en el que abundan y medran los chorizos con estola. 
Atado y bien atado

miércoles, 1 de mayo de 2013

¿Austeridad?

Reproduzco un texto informal del profesor Juan Fernando Robles que explica mucho mejor de lo que yo podría hacerlo qué hay de erróneo en la supuesta austeridad, a la que tantas desgracias se atribuyen para jalear a los políticos salerosos. 

No creo que las denominadas políticas de auteridad sean tales, salvo el caso de Portugal quizás, que me da la impresión que entre todos los países es el menos favorecido. La situación de España no es de austeridad, cuando llevamos 4 años de déficit que triplica y en ocasiones cuadruplica lo dispuesto en el pacto de estabilidad con un incremento de la deuda pública emitida en este período superior al 50% del PIB. ¿Esto es austeridad, qué austeridad?Grecia se ha beneficiado de generosas quitas y está siendo mantenida con dinero exterior. Italia no tiene una situación en absoluto similar a la nuestra, con un paro muy inferior y un déficit incomparable con el nuestro. Siempre hay un loco que puede disparar.
La austeridad no es real en una economía que ha tenido una inyección monetaria especialmente diseñada para nosotros como son las subastas a tres años del BCE que han impedido la falta de liquidez en nuestra banca,  y han facilitado la recolocación de la deuda pública comprada al tiempo que se refinanciaban vencimentos, aparcando una parte de nuestra deuda externa. También nos hemos beneficiado de 50.000 millones de compra de deuda por el BCE y durante meses, ahora menos, hemos tenido colocados casi 350.000 millones de euros (casi un 35% del PIB) en activos en el BCE. ¿Eso es austeridad, qué austeridad?
 Ahora se nos permite superar de nuevo el objetivo de déficit, que no será menor este año del 6% - 7%, y se nos prorroga cumplir con el pacto de estabilidad nuevamente.
 ¿Austeridad, qué austeridad es esta? Merkel es un contrapeso que habla para su propia gente, pero hace la vista gorda en la práctica. No creo que Alemania esté desempeñando un papel tan fuerte como se hace creer, porque los hechos lo desmienten. Pero si no hubiera una sola voz en Europa que clamara por un cierto orden económico, y tirara del bocado del caballo de vez en cuando, estaríamos camino del caos más absoluto y no camino de enderezar esta situación, aunque sea en el medio plazo.
Y yo añado: ¡crecimiento, cuántas tonterías se dicen en tu nombre!

El futuro de las tabletas