Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

miércoles, 22 de mayo de 2013

Un político

Los españoles se asombran cuando ven a un político y le oyen hablar, tal es la absoluta falta de costumbre al respecto. Ayer, Aznar se coló en los hogares y muchos que dicen que se dedican a la política sintieron ganas de salir corriendo porque no aguantaron el contraste. Aznar dijo cosas claras y concretas, las dice con toda intención y parece dispuesto a hacerlas, o a hacer que se hagan. Eso es lo que se espera de un político en las democracias medianamente maduras, pero aquí nos habíamos acostumbrado a la vaguedad insulsa y pretenciosa de Zapatero y a las disculpas borrosas y supuestamente discretas de Rajoy, y el contraste ha llamado mucho la atención. ¡Bien venido sea!
Chrome acelera

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y un político que asiste a una fiesta del barrio sin séquito de seguridad, ¿alguna vez lo ha visto? Yo sí. Es que tenemos un alcalde nuevo. Es tan nuevo que todavía no se ha comprado esos trajes que tienen los políticos de la tele, trajes casi como los del Príncipe, e igual de planchados."El Arte de Planchar Trajes": una maravilla. ¡Pues el nuevo alcalde todavía no tiene todo eso! ¡Y va por la calle sin escolta!

A ver cuánto dura.