Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

viernes, 5 de julio de 2013

Reforma fiscal

El Gobierno hace como que hace caso a Aznar y encarga un estudio para reformar la fiscalidad a alguien que se supone será partidario de bajarla. ¿Buena noticia? Lo que hay que explicar es el barroquismo gallego de Rajoy y el empleo del tiempo en que todo se diluya, pero nada lo hace. En fin, más vale tarde que nunca, pero ya veremos. 
Cultura se digitaliza

1 comentario:

Verdejo Monton dijo...

A priori, está muy claro que con el montón de personal competente que puede haber en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, para diseñar un plan eficaz de reducción de la presión fiscal no hacen falta las alforjas de contratar a nadie.
Por tanto, una explicación verosímil es la que usted sugiere: dar la imagen de que quiere bajar impuestos... mientras no hace más que incrementar la presión fiscal.
Si es así, la situación me parece tan grotesca como los dibujos de "Friz" Freleng de The Pink Panther, en los cuales un personaje era un divertido (y voluminoso) elefante tímido que lograba el imposible de desaparecer detrás de un fino arbusto. Al final, no me extrañaría que la obvia situación se impusiera, y Rajoy quedase como el incompetente que es y, encima, como un farsante que ha intentado ocultar torpemente la intensísima presión fiscal que sufrimos.