Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 8 de septiembre de 2013

Siento haber acertado

Lo más asombroso de la tercera derrota madrileña es que ni por esas asoma un mínimo de autocrítica. Pero hay que recalcar que se han cometido errores muy evidentes: tratar de vender la Peineta, que es un adefesio, como estadio olímpico, cuando la simbología arquitectónica es básica; insistir en que estaba todo hecho a unos tipos que seguramente viven de las comisiones por lo que haya que hacer; dar por hecho que nuestra candidatura era la mejor y vender el éxito de antemano por razones de consumo interno. Hay mil más, pero no se hablará de ello porque nuestros líderes nunca se equivocan.
El Netflix de los libros

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes mucha razón. La autocrítica no se estila. Hace unas semanas el Real Madrid perdió un partido. Ganaron los alemanes, y un vecino mío me explicó que seguramente la Merkel.... con el dinero alemán.....

Anónimo dijo...

"insistir en que estaba todo hecho a unos tipos que seguramente viven de las comisiones por lo que haya que hacer"
:-D
Genial, pero no todos podemos pensar en todas las consecuencias! No todos tenemos cierta formación política. Sí, política! Que es pensar lo que haría el otro.

cantueso dijo...

Adefesio: "El término proviene del latín ad efesios refieriéndose a la Epístola a los efesios del apóstol san Pablo." (Google)

No conocía esta palabra. No sé nada de futbol y (la verdad) muy poco de las epístolas de San Pablo que he leído, sí, pero no recuerdo bien. Ahora voy a ver si Google tiene alguna foto del estadio :-D

cantueso dijo...

Unamuno comenta el origen de "adefesio": "Y ¿por qué se dijo esto de hablar adefesios y no hablar ad gálatas, o ad corintios, o ad romanos, o ad tesalonicenses, o ad filipenses? La cosa está clarísima para quien recuerde o aprenda que los consejos que se leen a los recién casados... han sido tomados del capítulo V de la epístola de San Pablo a los efesios... Consejos adefesios que, en general, les entran por un oído y por otro les salen, y de los que maldito el caso que se hace..."