Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 12 de octubre de 2013

12 de octubre

Algo hemos hecho muy mal cuando esta fiesta ofrece un aspecto de división, de polémica, de enfrentamiento y bandería. Hay que rehacer lo mal hecho sin continuar los errores cometidos porque no llevan a ninguna parte y es rotundamente necio insistir en el disparate. Se trata no de un programa político, sino de algo más hondo, pero hay que pedir a los que están en el plano político que defiendan lo que hay que defender, pero que no dejen de fortalecer y de cuidar el remedio del problema de fondo. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay que hacerlo, más que decirlo. España y los españoles desean y merecen que acertemos. 
 Smartwatches

1 comentario:

A. Aghini dijo...

Complicado: la falta de ética y de lealtad de la clase política dirigente catalana desde hace décadas y la incompetencia desde González hasta Rajoy en La Moncloa han hecho que, actualmente, un sentimiento independentista haya cuajado entre gran parte de los catalanes de tal modo que tal circunstancia, lo legítimo del sentimiento en cuanto propio, y el papanatismo que también existe allí (su nivel socio-político y socio-económico no es mejor que en el resto de España, no...) supongan una situación de difícil reversibilidad. Súmese a eso la incompetencia de Rajoy y Sánchez Camacho, y la conclusión está muy clara: o las cosas evolucionan de modo sorprendente e inesperado por factores no previstos, o el afán independentista de los separatistas catalanes (lógica mayoría tras un eficaz y profundo lavado de cerebro desde hace décadas) acabará imponiéndose. "Enhorabuena" para González, Aznar, Zapatero y Rajoy.