Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 29 de octubre de 2013

La mentira política

En política, como fuera de ella, la mentira es muy frecuente y, supuestamente, muy útil. Sin embargo las mentiras mayores no se refieren a ocultación de hechos, sino a intentos de corregir la lógica, la gramática, todo aquello que parezca escapar al control del poder. Así, cuando doña Soraya dice una bobería como que espera que no se mida  la reforma fiscal sólo por la bajada de impuestos (¿de qué otra manera podría medirse?), tiene que acabar diciendo una mentira muy gorda, que hace un año estábamos a los píes de la intervención y la hemos evitado a base de coraje. Coraje el del BEC, digo yo, porque para subir los impuestos, habiendo ganado unas elecciones sobre la base contraria, no hace falta coraje, sino cinismo y oportunismo en dosis atontadoras, y pasa lo que pasa, que pueden creer incluso que están siendo sinceros. 
Dinero digital

1 comentario:

A. Aghini dijo...

Dudo que se crean sus propias mentiras; en tal caso serían también víctimas de ellas, y creo que saben muy bien qué hacen. Sabedores del borreguismo de buena parte de la ciudadanía (y de la masa votante del PP), Rajoy y su troupe sueltan todo tipo de valoraciones que necesitan una comprobación que saben que la ciudadanía no ha hecho ni va a hacer para hacernos creer lo que les interesa. Significativo que la estrategia en gran medida les funcione... y es una prueba más de en qué medida este Gobierno (y buena parte del PP) tiene unos intereses divergentes a los de la ciudadanía y, por supuesto, prevalecen los intereses partidistas.
Aún veo motivos para la esperanza: puede que el cúmulo de mentiras, de irresponsabilidad y de incompetencia acabe llevándoles a una situación adversa que se les escape de las manos. Y acciones acertadas como la moción que ayer presentó UPyD (que prosperó) e irrupciones en el escenario político nacional como la que está protagonizando Ciudadanos puede acabar desencadenando el adverso desenlace para el PP que, en realidad, ya temen.