Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 26 de noviembre de 2013

El PP y la democracia

La salida de Santiago Abascal del PP, muy generosamente explicada en una carta que recogió El Mundo, plantea de nuevo la pregunta de la compatibilidad entre la democracia y la forma de funcionamiento de los partidos. A mi me preocupa en especial el funcionamiento del PP, la constatación, cada vez más nítida, de que a muchos de sus dirigentes les parece que lo de la democracia interna es una coña. Yo no lo creo, y afirmo que ese es, precisamente, el origen de todos los males, del PP y de la peculiar situación política española, tan bloqueada, tan absurda que está apunto de suceder que los socialistas rebasen en intención de voto al PP, después del desastre de ZP, y, sobre todo, porque eso está sucediendo cuando el PP hace lo que debería hacer un PSOE medianamente aseado. Este peculiar vodevil entre apenas 100 personas es lo que aquí se entiende por democracia y, como no hay democracia real, los 100 de la trama son muy malos, pero que muy malos: está a la vista y hay que remediarlo. 
Controlar a Google Now

1 comentario:

A. Aghini dijo...

Muy malos, pero no sólo por incompetentes; sobre todo por la ya mencionada falta de ética de La Casta Política: son pérfidos.
Lástima que la perfidia y la maldad tampoco se evidencien tan nítidamente como para que puedan ser reconocidas de inmediato (y, sobre todo, a tiempo). Con todo, ojalá que en las Europeas se produzca un voto de castigo brutal a La Casta Política. Personalmente tenía pensado votar en las Europeas nulo (iba a poner un papel con la leyenda "No a la Unión Europea"), pero veo que voy a votar a cualquier partido decente ajeno a La Casta porque me estoy dando cuenta de que está siendo mayor mi aversión a esta panda de sinvergüenzas que a la corrupción, la incompetencia y el profundo desprecio a la ciudadanía de los políticos que asolan los órganos de la Unión Europea. Apañados estamos.