Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 9 de noviembre de 2013

Ni contigo ni sin tí

Una de las cosas que peor llevó del sentir común, que imagino me afecta más veces de las que tiendo a reconocer, es la inconsecuencia, criticar una cosa y su contraria. Dos ejemplos: gentes que se han hartado de repetir que ya está bien de gastos inútiles dedicados a la gloria de los políticos se escandalizan si se cierra una TV autonómica, como la valenciana. Otro: gente que critica el personalismo y el caudillismo de la política española le pide a Aznar que se calle, cuando lo que dice Aznar es, precisamente, que hay que hacer política, que hay que dejarse de seguir consignas del que manda, porque esas consignas pueden ser mortales. Pues nada, Aznar es un resentido y un traidor, y lo sería igualmente si dijese que después del martes viene el miércoles. Se trata de defender a Rajoy y al PP hagan lo que hagan, sin personalismos, eso sí. Lo nuestro no es la coherencia, eso creo.  
Gogo

1 comentario:

A. Aghini dijo...

Consecuencia lógica de la falta de formación de gran parte de la ciudadanía. Hay quienes no relacionan el programa que les gustase de Canal9 con el despilfarro y la corrupción allí reinantes, que hacían que dicho programita les saliese por un ojo de la cara. Así, pueden ponerse muchos más ejemplos. Inquieta que uno de los postulantes de la regeneración ética e ideológica del PSOE, Patxi López, se blindase un sueldo vitalicio de casi 7.000 euros/mes de por vida cuando aún era lehendakari pero tenía bien claro que no repetiría ni en sueños; dinero que, por supuesto, le pagamos todos los españoles, lo que evidencia su desvergüenza y su desprecio por el bien común (del que se sirven, no al que sirven). ¿Cuántos incondicionales de la izquierda española lo saben? Los propios líderes de la izquierda abusan de sus seguidores... como desde siempre. No han aprendido nada, y son los que, a millones, van a votar a PSOE e IU en los próximos comicios. Así nos va.