Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

domingo, 15 de diciembre de 2013

El régimen de tonterías al que estamos sometidos ante la cantinela de los secesionistas catalanes encuentra su culmen en la estupidez siempre inagotable de algunos progres, esos que se inventan lo de que la manera mejor de preparar independentistas es oponerse a sus designios. La única medicina que conozco de cierta eficacia es leer asiduamente a Espada, pues reconozco que yo mismo he caído alguna vez en esa clase de argumentos circulares y tontunos: o sea que, según estos españoles sabios y violetiles, la mejor manera de evitar el independentismo es concederlo; es seguro que, en cualquier caso, la culpa será siempre de los mismos, de los sospechosos habituales, así que ya se pueden ir rindiendo.
Denuncia redonda

1 comentario:

A. Aghini dijo...

Lo realmente lamentable es que esas ideas cuajen en el catalán medio -y en una parte no despreciable del resto de españoles, que ve una "injusticia" que los catalanes no puedan expresar (arbitrariamente) su opinión-. Faltan nivel socio-político y criterio para aprender a pensar entre la ciudadanía, y sobran prejuicios y la convicción de que se tiene razón sólo por creer que se tiene razón.