Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 12 de diciembre de 2013

Rajoy quita el Belén

Rajoy ha decidido no poner el Belén en La Moncloa, a saber por qué razones, ya que imagino que no dirá que lo ha hecho por ahorrar. Realmente la estupidez humana no tiene límites, y la cobardía tampoco. No podemos negarnos a cambiar, es bueno hacerlo, pero ningún cambio será para bien si no hay un alto coeficiente de conservación, y si la Navidad y el Belén no es algo que merezca un respeto y un cuidado, más allá de su significado religioso, como símbolo de una tradición bella y centenaria, ¿qué puede merecerlo? Algunos hablarán de cristofobia, un término que me parece un pelín exagerado, pero yo me conformo con lo dicho, con tener que lamentar la flojera y cobardía de personas que nunca imaginé que pudieran ser tan insípidos y melindrosos. 
Nexus 5

3 comentarios:

cantueso dijo...

¡Vaya! No lo sabía. Terrible. Es posible que se haya dejado malinformar por una tontería que circuló por la red: que el Papa Benedicto había dicho que el buey y el asno no figuran en la Biblia, also así.

Desde luego que Benedicto dijo algo parecido, porque es verdad, que el buey y la cueva y el burro y quizás también la estrella que guió a los "magos" o los "reyes" ...

y ¿la nieve? ¿El paisaje alemán? ¿Las costumbres todas? La belleza del árbol (símbolo totalmente pagano)? Y luego la alegría de ver que las mimsmas canciones se cantan aquí que en Suiza que en el Japón o en Africa?

cantueso dijo...

De hecho, no sé por qué o cómo se llegó a identificar la Navidad con nieve profunda, y ¿cómo serían las tarjetas de Navidad en la América Latina? ¿También con nieve y Tannenbaum?
(Lo del Tannenbaum es de escándalo; el texto alemán va dirigido al arbol como sí éste fuese santo. Pero dreaming of a White Christmas no es mucho mejor. Al parecer que los Cristianos, en todas partes, están un poco plämpläm.)

A. Aghini dijo...

Miedo da pensar cómo va a gestionar Rajoy la crisis catalana, dados los antecedentes de estremecedora inepcia y predominio de cortoplacistas intereses partidistas desde González hasta el propio Rajoy, pasando por Aznar y ZetaParo.
Creo acertado afirmar que el actual desencadenante en la crisis catalana se debe, en parte, a la evidente debilidad de un Estado Español gestionado por incompetentes sinvergüenzas.
Y la solución, a estas alturas, no es fácil también porque, en el caso de que Cataluña siga siendo España, será a costa de un trato económico y diferencial preferente que, por supuesto, sufragaremos todos los españoles. La Casta Política está logrando que vivir en este país sea nauseabundo, y tratar de forjarse un futuro, luchar inútilmente contra los elementos.