Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 16 de diciembre de 2014

Buscad a los listillos

La pifia del Gobierno con  la ley que pretende imponer una tasa irrenunciable a Google es de tan alto fuste que no puede explicarse únicamente con la impericia y el paletismo digital que es habitual en nuestros gobiernos. Me dicen que, por detrás, existía un grupito de listillos dispuestos a constituir una SGAE partiendo de la tasa Google, que ya consideraban en el bote, y que ellos repartirían. No sé qué llama más la atención de estos supuestos intrigantes, si su avaricia o su estupidez. De todas formas, la idea no resulta extraña, es como la radiografía de buena parte de las administraciones públicas, unos paganos obligados y unos administradores opacos y soberbios: el fallo está en que Google ha resultado ser menos tonto que la mayoría de los electores. 
BQ a lo grande

domingo, 14 de diciembre de 2014

Frankestein 04155


Parece que las víctimas del accidente del Alvia no cejan, gracias a Dios y a su perseverancia, tratando de aclarar lo que ocurrió en la curva santiaguesa, lo que realmente mató a tantas decenas de españoles y dejó mal heridos a centenares más. Los poderes, como siempre, por desgracia, insisten en que la culpa es del maquinista, pero la cosa es mucho más compleja. Lo importante es que ese tren es un Frankestein ferroviario, como sotto voce lo llamaban los ingenieros de Renfe, puesto supuestamente a punto por las prisas políticas del Ministro de turno, y que no parece que estuviese debidamente homologado para circular, puesto que, como se ha visto, no tenía las condiciones exigibles para poder frenar en alta velocidad, es decir que parece admisible que un tren pueda llegar a salirse de la vía ante una frenada excesiva, pero lo que no podría pasar nunca, y pasó, es que las locomotoras traseras, que en este desdichado caso eran dos, una diesel y otra eléctrica, empujasen salvajemente al convoy, lanzando algunos vagones a decenas de metros de altura, precisamente por no obedecer adecuadamente las órdenes de freno de las dos locomotoras delanteras,   por no tener un sistema de frenado decente. 

sábado, 13 de diciembre de 2014

Estarás de enhorabuena

Se ha criticado mucho que, Sergio Martín, el entrevistador de Pablo Iglesias en  24 horas de TVE le preguntase al líder de Podemos que si estaba de enhorabuena por la liberación de etarras. Es evidente que la pregunta no tiene la mejor de las intenciones, pero no se puede dar por sentado que los entrevistadores tengan la obligación irremisible de tratar con mano de seda a sus entrevistados. Lo sorprendente es que esto lo haga un entrevistador, digamos, de derechas a un político, digamos, de izquierdas: el gallinero se encrespa, pero ese mismo gallinero se encocoraría, sin duda alguna, si un entrevistador de esa misma TV, o de otra, fuese amable o especialmente deferente con un político de derechas. Esta es la esencia del asunto, la desigualdad en nombre de la igualdad: no se puede acosar a un líder benéfico (de izquierdas) y hay que poner en un aprieto a un líder maléfico (todos los demás). 
Aún hay otra capa de protección psicológica bienpensante respecto a estos voceros de la revolución pendiente. Por lo visto se puede propugnar, como ha hecho PI que los etarras abandonen la cárcel puesto que ETA ya no está activa, pretensión muy discutible tanto desde el punto de vista de los hechos como del de la Justicia, pero no se pueden sacar las consecuencias, es decir, que PI pide la  excarcelación de etarras, pero si eso llega a suceder no se puede preguntar si se encuentra satisfecho. El fondo argumental implícito es más recio de lo que se puede suponer, indica, nada menos, que las gentes de izquierda son responsables de sus utopías, pero nunca de los resultados de su aplicación. Así, cualquiera: la culpa siempre es de los demás, nuestra.  

jueves, 11 de diciembre de 2014

Orwell & Iglesias

Orwell escribió en 1984 que el partido se había atribuido el invento del helicóptero. De manera más modesta, el joven Iglesias se ha atribuido la exitosa movilización popular de la jornada de reflexión frente al PP del atribulado Rajoy. ¡Qué modestia la de este chico!  ¡Diez años en silencio sin presumir de un éxito tan importante! En fin, es hora de que se vaya sabiendo la verdad, no vayamos a creer que el elocuente coletas es fruto de la improvisación: todo estaba previsto en la prodigiosa mente del revolucionario al que tal vez quepa reprochar, únicamente, cierta lentitud  al hacernos disfrutar de sus magníficas y fecundas ocurrencias. ¡Pobre Rubalcaba, una vez dimitido ya te disputan hasta las felonías!
Adiós a Google News

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La corrupción viene de lejos

Para quienes no hayan leído todavía el libro de Javier Pradera sobre la corrupción puede ser muy útil echar un vistazo a esta reseña de Ramón Vargas-Machuca en Revista de libros. Es sobremanera evidente que lo de la corrupción tiene hondas raíces de tipo estructural, pero es más obvio todavía que, cuando empezaba a ser un fenómeno innegable, no se hizo nada por acabar con él, y ahora quizá sea la indignación del personal la que acabe por romper lo poco de valor que debiera haberse preservado de esa peste y que hay que recuperar. Nos jugamos no ya mucho sino casi todo en ello, pero hoy es siempre todavía. 
relojes polifacéticos

lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Filosofía?

Ortega dice en un artículo sobre Dilthey que tal vez lo que está por venir, lo dice en 1953, ya no será Filosofía, claro es que lo dice tras afirmar que eso de la Filosofía es cosa de suyo poco clara (y añado yo, sin demasiado interés para casi nadie). Me he acordado de esta advertencia al entrar en la página del Philosophical Gourmet y trastear un poco por ella. No tengo claro que esa clase de escolástica que se conoce como filosofía analítica sea algo así como el bálsamo de Fierabras para las indudables dolencias de lo que llaman filosofía continental, pero si quitamos una y otra o una u otra: ¿con qué nos quedamos? Malos tiempos, sin duda, pero tal vez peor para ellos que para cualquier cosa a la que se pueda llamar Filosofía. 
Los médicos y Google

domingo, 7 de diciembre de 2014

Iglesias en 24 horas

Una curiosa cualidad de Pablo Iglesias es su vehemencia oral, la rapidez con que habla y con la que consigue dar la sensación de estar contando verdades urgentes y largas, sobre las que tendría mucho que decir. Viéndole días atrás en la tertulia de 24 horas, esa velocidad de palabra me llegó a resultar molesta.
Mi impresión es que el recurso empezará a fallar, que si, hasta ahora, podía servir para dar la sensación de sinceridad y de que no tenían nada que ocultar, está empezando a denotar precisamente lo contrario, la necesidad de no dejar hablar a nadie para que no se perciban con nitidez los trucos, las mentiras y las solemnes bobadas que pretenden vendernos con el único argumento, este sí razonablemente válido, de que hay mucho corrupto suelto. 
No todo vale contra la corrupción, ni los disparates, ni las mentiras con buena intención, ni el doble lenguaje que hace que siendo los corruptos siempre los demás, los de Podemos pretendan seguir siendo tan incorruptibles como el mítico brazo de Santa Teresa que siempre acompañaba, al parecer, al viejo Caudillo. 
Más de lo mismo

viernes, 5 de diciembre de 2014

Hoy he venido a hablar de mi libro


Como expliqué a mis lectores en el blog de cultura digital he descubierto el sistema de publicación POD de CreateSpace. Esto me ha permitido editar en papel y con un resultado que creo brillante un libro que escribí pensando en mis alumnos del grado de Biología de la URJC, pero que creo que aguanta una lectura de cualquiera que se interese por ese lugar teórico en el que se unen las cuestiones de carácter metafísico, ético y político respecto al sentido de la vida humana. Ahora está disponible para cualquiera en Amazon que lo sirve con bastante rapidez y a domicilio. Les animo a leerlo, no creo que se vean muy perjudicados y, aunque no lo escribí pensando en ustedes, creo que merecerá la pena dedicar unas horas a reflexionar un poco fuera de los cauces más trillados. No es que yo pretenda ninguna originalidad, y no sé si, de intentarlo, ello estaría a mi alcance, y no lo pretendo porque me he propuesto algo más simple, pero no más fácil: plantear con mediana claridad algunos problemas sobre los que, de ordinario, resbalamos más de la cuenta. Pensar es sopesar y el libro les ofrecerá argumentos de peso, aunque espero que no les abrume. Gracias, en cualquier caso, por la atención.

José Luis González Quirós
La comprensión de la vida humana. Historia, ciencia y libertad
Noesis, Madrid 2014

jueves, 4 de diciembre de 2014

#TransparenciaG2020

He tenido el placer de participar en la confección de un documentado informe sobre transparencia, obra, sobre todo, de Elisa de la Nuez, que esta mañana se ha presentado en el CSIC. Merece la pena echarle algo más que un vistazo. En  mi opinión, si algo queda claro es que la transparencia es imprescindible en democracia, que no cuesta dinero sino que lo produce, y que depende de que los ciudadanos sepamos presionar para que se generalice. Sólo así España podrá aspirar a ser un país de primera, dejándonos de deslizar hacia el abismo  de las democracias y naciones fallidas. 
Movistar no aprende

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Rajoy se refuerza con poco, la verdad

Me llama la atención las ganas que la prensa tiene de que Rajoy haga algo que parezca reforzarle, hasta el punto de que se considera un signo muy positivo que nombre como ministro a un político del PP con bastante buena imagen. Las cosas están tan mal para el PP que lo normal se interpreta como extraordinario, algo así como si Rajoy hubiese alcanzado un pacto de legislatura con esa rara entidad política que se conoce como el sorayismo. En fin, ganas que hay de que no todo se descaraje. Son esas ganas las que hacen pensar que, pese a todo, es posible que Rajoy se acabe saliendo con la suya y consiga una victoria en el 2015, aunque sea in extremis. Los electores no saben mucho de política y los de la derecha incluso suelen detestarla, pero, pese a eso, son los que deciden, y pueden acabar renovando a Rajoy por miedo, hábilmente inducido, a una especie de acabose: le llaman democracia y sí lo es, sumamente imperfecta, desde luego, pero es que los electores no quieren más, y a ver quién les lleva la contraria. 
¡Movistar, socorro! 

martes, 2 de diciembre de 2014

Leguina y Podemos

Sobre Podemos se han dicho, sobre todo, tonterías, en parte por similitud, en parte porque es el resultado lógico del empujón, desde el lado contrario, que dio el impulso político decisivo a Podemos. En contraste, les animo a que consulten este análisis de Leguina, es otra cosa, y tiene interés. De nada.

domingo, 30 de noviembre de 2014

El octavo, no mentirás

Este papa siempre produce polémica, lo que no está mal para su oficio, porque representa a una persona que no se caracterizó, precisamente, por decir siempre lo que todo el mundo quería oír. El problema es que, además de ese carisma que es el importante, los papas llevan siglos siendo gentes poderosas, y el poder no se lleva muy allá con los que agitan. Esa es la curiosa contradicción que un papa debe asumir a su manera, y no podemos quejarnos de que las respuestas que han dado los últimos papas no hayan sido muy distintas. 
Tal vez a Francisco le guste desconcertar, no lo sé, pero cuando desconcierta por decir cosas absolutamente elementales para un cristiano, el escándalo de sus seguidores debería moderarse. 
Creo que le preguntaron hace poco por una de las miles mentiras españolas, eclesiástica esta vez, según parece. Esto es lo que contestó: “la verità è la verità. E non dobbiamo nasconderla". No soy demasiado aficionado a caracterizar a los españoles, ni siquiera a los polacos, pero me temo que la mentira sea ahora el vicio nacional por excelencia, mucho más que la envidia. Me alegro, pues, que el papa haya recordado a todos los españoles que mentir no es bueno, aunque se sea un arzobispo con fama de no tener miedo al martirio. 
Android 5 y sus problemas


sábado, 29 de noviembre de 2014

Estas navidades beberé champán

Soy el tipo menos alcohólico que conozco, pero estas navidades compraré Freixenet para brindar por su dueño. No tanto porque siendo catalán de pura cepa se atreva a hacer propaganda a favor de la convivencia de todos los españoles en una España democrática y unida, sino por ser valiente, porque hay que serlo, y mucho, para enfrentarse a esos poderes mediocres, ombliguistas y tribales que quieren hacer que Cataluña sea su cortijo, aunque ya lo sea en buena medida. Hay que ir contra ellos, y el de Freixenet se ha atrevido a alzar su copa en favor de ese largo porcentaje de catalanes que no ven razones para dejar de ser españoles, en un viaje a ninguna parte y a las órdenes de un tramoyista burocrático que se cree un héroe político, sin dar un palo al agua y sin que se le desordene el tupé. ¡Brindemos todos con Freixenet, aunque sólo sea para compensar los ataques de los separatistas rabiosos! ¡Olé sus burbujas y sus bemoles, señor Bonet!
El WP, la lectura y las tabletas

martes, 25 de noviembre de 2014

Una excelente columna

No abundan los buenos periodistas y padecemos una peste de periodistas adictos. Me permito recomendar hoy una excelente columna de Lucía Méndez en El Mundo sobre el miedo reinante. Su pronóstico: al votar a Podemos, los españoles optarán por votarse a sí mismos, ¡menudo equívoco está en marcha!

domingo, 23 de noviembre de 2014

La mentira nacional

Tradicionalmente se ha pensado que el vicio nacional era la envidia. Al margen de que esas caracterizaciones son siempre objetables, creo que ahora habría que cambiar el diagnóstico e inclinarnos por la mentira. Casi todo es mentira, y de mentira, la Duquesa de Alba, la cantante, el pequeño Nicolás, Podemos, las becas de investigación, la sanidad de Madrid que "es una de las mejores del mundo", las cifras que se dan sobre las manifestaciones a favor de la moral, o en contra de ella. Para mi que a base de no ser nada, nos ha dado por aparentar, por ser todos como es fama que son los catalanes y los vascos, un poco bastante fantasmas. Eso y la picaresca de fondo han hecho un país en el que no te puedes fiar de nada, pero, además, hemos tenido mala suerte, porque ese nuevo vicio nos ha caído encima en una época en el que mentir es más fácil que nunca, y, claro, nos hemos hecho los campeones. Lo peor de la mentira es que es el camino más directo a la estupidez, quiero decir, a una estupidez de cultivo, muy técnica. 
Sobre la inutilidad de los wearables tipo reloj

sábado, 22 de noviembre de 2014

Hechos y opiniones

La distinción entre hechos y opiniones pasa por ser piedra angular del buen periodismo, de la buena historia, incluso de la buena filosofía, aunque menos. No se trata de una distinción fácil ni inobjetable, pero sirve para ir tirando. La voy a usar aquí en un sentido, me parece, inhabitual (las comillas se deben a que la palabra no está en el DRAE, curioso). 
Me referiré a dos hechos que son dos opiniones, pero muy sugestivos ambos. El primero, las declaraciones del pequeño Nicolás en las que éste se presenta como un agente de la todopoderosa Soraya:  una opinión que merecería ser un hecho cierto, porque la superchería del caso representa bien el grado de distancia que hay entre la política sorayesca y la política de verdad.
El segundo hecho es también bastante sorprendente: resulta que Podemos podría ser la primera fuerza política en Navarra, sin tener en aquel reino ni siquiera una cara medianamente conocida, otro portento.
Mediten los españoles: ¿tendrá esto algo que ver con el portentoso fenómeno de que, cayendo la que está cayendo, las portadas de lo que queda de prensa, y por algo será, se ocupen de la duquesa y de la cárcel de la cantora? No quiero ponerme en plan de filósofo ducal para el que todos los hechos son muestras de un orden hiper-racional que él domina, pero da que pensar. 
Uber

jueves, 20 de noviembre de 2014

Un pacto necesario que se ha hecho imposible

Es profundamente lamentable que no se haya producido ningún avance en el posible pacto entre UPyD y Ciudadanos. No sé de quién será la culpa, pero el espectáculo producido es enteramente deplorable. Mientras los partidos no sepan existir para los ciudadanos en lugar de vivir únicamente para sí mismos no habrá nada que hacer, y esto se pondrá mucho peor, que ya es decir. Un desastre del que es culpable quien crea que ha salido ganando, sean uno o dos.
Lollipop

martes, 18 de noviembre de 2014

La beca para estudiar la Vivienda en Andalucía

A Iñigo Errejón le han pillado en un puro "como si", haciendo como que era becario y como que estaba estudiando un tema tan trascendente y profundo como la vivienda en Andalucía. Pero no cobraba "como si", sino de verdad, un sueldecito de 1.850 euros que para sí los querrían muchos investigadores que se dejan las horas en los laboratorios y muchos trabajadores que de verdad trabajan. Todo sea por Podemos y por acabar con la casta. Asistiremos a sus mentiras prácticas para disimular el entuerto, y las dirán con la misma impavidez con que dicen las mentiras teóricas que les están dando tanta fama. ¡Quién no te conozca que te compre!

domingo, 16 de noviembre de 2014

Decir medias verdades

Por decir medias verdades junto a mentiras completas el prestigio del PP es muy difícil de rehacer: no se conseguirá con explicaciones monaguescas o con realitys como los que ha pretendido montar la señora Aguirre que no convencen ni a sus dirigentes, por algo será.
Retrasos de Google

jueves, 13 de noviembre de 2014

Pedro Sánchez

He figurado entre los defensores de Pedro Sánchez y creo que todavía hay que darle un margen porque acaba de embutirse un traje que no está hecho precisamente a la medida y resulta un poco desastrado, pero lo que más me preocupa es que cuando parece que el que sale adelante es él, y no su traje, la cosa no mejora, se pone incluso más fea. Espero que vaya aprendiendo, porque lo contrario no le conviene a nadie, especialmente a nadie que no sea del PSOE, salvo a los chicos de moda, pese a esas pintas que se gastan. 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Una imagen precisa

Viendo esta imagen me quedé de piedra: resulta que los reyes dan el pésame a los familiares de las víctimas de un accidente y ni uno solo de los saludados se pone de píe, algo que parece obligado con cualquier persona que se acerque a saludarnos cuando estamos sentados. Creo que es una imagen que muestra hasta qué punto ha llegado el olvido de las más elementales reglas de la urbanidad, de qué manera la chabacanería y la mala educación se han hecho los dueños del espacio público. 
Podría aducirse en disculpa de los afectados su estado de postración, pero no me parece excusa suficiente. Hay que llamar la atención, también, sobre la inutilidad de los ayudantes y encargados de protocolo de los reyes que no han sabido hacer una mínima indicación a los familiares para evitar una imagen tan desmoralizadora. No quisiera exagerar, pero me parece una metáfora de la situación real de España, todos sentados, sin hacer nada, y esperando que alguien venga a homenajearnos y a resolvernos la vida. ¡Le llaman democracia y no lo es!
Pro Google, dentro de un orden

martes, 11 de noviembre de 2014

Una jornada penosa

El cuasi referéndum supuso un espectáculo lamentable, por mucho que nos hayamos acostumbrado a que la ley se pueda tomar a pitorreo por los nacionalistas catalanes. Es un consuelo, relativo, que, con toda la frialdad del mundo, la Fiscalía se querelle contra los responsables de ese suceso vergonzoso, contra esa caricatura obscena de la democracia. 
Estamos tan acostumbrados a la mentira que se atreven a celebrar como un éxito que tras años de implacable movilización, de persecución sistemática de los disidentes, hayan obtenido bastante menos de un treinta por ciento de independentistas en este vil sucedáneo que nunca debió existir. Hay que esperar que quienes deben hacerlo, y nos afecta a todos, saquemos consecuencias de esas cifras y nos apresuremos a reducirlas sin miedo y sin tardanza, porque son hijas de la mentira más tonta y cobarde que se pueda imaginar. Yo también me siento triste de que el Gobierno español haya sido tan pusilánime, pero no quiero fijarme ahora en eso, sino en obligarnos todos a combatir con decisión algo que es un ridículo pero que puede acabar en tragedia.  
Google, pros y contras

lunes, 10 de noviembre de 2014

Mas y las matemáticas



No siempre que se vota hay democracia, como se puede ver en las fotos inspiradas en el mensaje que me ha enviado Juan Soler, Franco y Fidel Castro inclinados ante la urna. Aparte de esa observación de principio, hay que insistir en que la mejor manera de manejar al personal es a base de números, la mayoría de la gente  pierde el hilo a la primera, y, con ello, la capacidad de objetar, cosa de la LOGSE. Ayer nos dijeron que era un éxito que votasen más de dos millones, pero esa cifra representa apenas un tercio de los catalanes con derecho a voto, dejando aparte la escasísima fiabilidad del recuento y del "censo", lo que significa menos de un treinta por ciento de partidarios de esta independencia tan alegremente planteada, es decir que se quedaría en mucho menos si de verdad se argumentase, como se ha hecho en Escocia, sin ir más lejos.

No todo está perdido para la libertad, la igualdad y la unidad de los españoles, pero hay que empezar por tener un Gobierno más decidido a dar una batalla inteligente, y eso significa que ojo con la izquierda que lleva décadas con esa absurda derrota nacionalista, o con Podemos que, a este respecto, es más de lo mismo, también en esto. 

domingo, 9 de noviembre de 2014

La mentira y el pago a deshora

Monago va a pagar sus viajes a Canarias, pero ese gesto oportunista no evita que le tengamos que llamar mentiroso y, precisamente por eso, corrupto, porque corrupto es el que engaña, el que oculta lo que hace, el que tiene dos morales, la que practica y la que predica. 
Que haya pagado con dinero de todos nosotros sus amoríos isleños está realmente mal, pero, que nadie quiera engañarnos, esa conducta es perfectamente legal, y eso está peor. Cada viaje de los que pagamos a nuestros diputados y eurodiputados debiera pagarse indicando el motivo y la actividad, y si no lo hubiera no debería pagarse, pero no es esa la praxis imperante, sino una especie de barra libre de movilidad, en primera, por supuesto. Los españoles han podido asomarse por este agujero  a una de las privilegiadas prácticas que se estilan en el Congreso de los Diputados, un caso más de tarjeta "black": cobra y calla, nosotros no se lo diremos a nadie. 
Con todo, lo más grave que se revela en todo este grimoso episodio, que es posible se deba a venganzas internas del PP frente a un tipo relativamente díscolo, es el puñetero aplauso, el apoyo unánime, tal vez simulado, de los mandamases del PP a Monago, un ejercicio de unidad y apoyo mutuo  que pone de manifiesto la verdadera naturaleza de la solidaridad de los peperos, más mafiosa que valiosa: se aplaude al que ha hecho algo mal, porque tiene el valor de negarlo y porque es "uno de los nuestros", haga lo que haga. Y luego dicen que el pescado es caro. 
Un útil nada inutil

sábado, 8 de noviembre de 2014

Lágrimas de Monago

Las lágrimas de Monago son tan expresivas como la escena más explícita, porque permiten tocar una de las raíces de la corrupción, la opacidad sin posible control, la confianza que se conceden a sí mismos los que tendrían que ser no vigilantes sino vigilados. Resulta que Monago viaja a ver a su novia, pero lo hace bajo el amparo de su condición de parlamentario que le concede cuantos viajes quiera, sin control alguno. Monago ha hecho trampa, apenas cabe presunción en contra, pero una falta que no puede ser ni comprobada ni sancionada, piensa él, no es nada que deba preocuparnos.  
La ética de Monago es, en este punto, extremadamente vulgar: para él, como decía Mencken,  la conciencia moral sólo es esa voz interior que nos advierte que alguien puede estar vigilando. Si nadie vigila, nada hay que evitar. ¿Cuántos Monagos hay en el Parlamento? Acaba de aparecer otro por Teruel, pero son seguramente incontables e irresponsables de su liviandad, porque es de necios suponer que nadie hará nunca nada inconveniente aunque no exista ninguna vigilancia. 
Por otra parte, Monago se defiende bien, en pura lógica: los viajes privados los pagó él, y si no los pago él es que no son privados, lo que quiere decir, una vez más que no sabemos con quién estamos hablando. 
Los aplausos del PP a las lágrimas de Monago son una muestra más de la infinita simpatía que el poder siente por sí mismo, faltaría más. 
Segunda mano

viernes, 7 de noviembre de 2014

Podemos hacer más o no podemos hacer menos

Soy bastante aficionado a El Mundo Today, buen humor, incisivo, no esquizoide, certero y escasamente convencional. Hoy traen en portada una pieza extraordinaria: cómo solucionar los problemas del tráfico: ¿Podemos o no Podemos?
Nexus 6 a la venta

martes, 4 de noviembre de 2014

Un buen discurso sobre el populismo


Este discurso parlamentario de la guatemalteca Gloria Álvarez incluye  un excelente argumentario contra el populismo, esa política que ofrece milagrosas soluciones sin explicar nunca cómo, una política de engaño sistemático que empobrece y envilece, pero que tiene éxito debido a los defectos y las corrupciones de las democracias.
Votando con Google  

domingo, 2 de noviembre de 2014

La corrupción no es sistémica sino sintomática

La corrupción no es la causa de nada, sino la consecuencia de varios errores de fondo en la construcción de nuestro sistema político, errores que han sido aprovechados como caldo de cultivo para el latrocinio por muy buena parte de los que mandan. 

El primer error es creer que se puede improvisar una democracia sin promover una cultura democrática, que todo es cosa de leyes, cuando las leyes suelen servir, simplemente, para que el que tiene el poder se legitime más y se proteja mejor.

El segundo consiste en creer que basta con que los ciudadanos elijan para que haya democracia. No es posible que exista ninguna forma de democracia sin división de poderes y, en España, no existe apenas división de poderes, salvo, paradójicamente la que crean los partidos merced a la división territorial, justo la que menor interés general supone para todos. En especial, es inaplazable restablecer y fortalecer la independencia de la Justicia para que no pasen cosas como que el asaltante de la casa de Bárcenas ya esté en la cárcel, y que a Bárcenas, y a los de Gürtel, todavía no se sabe por qué se les va a juzgar, si es que se les acaba juzgando. Decir que la Justicia es lenta pero implacable es un sarcasmo. 

El tercer error es haber fortalecido al ejecutivo en detrimento del legislativo y haber puesto el legislativo en manos de los partidos, es decir de la presidencia del Gobierno. Milagroso es que no vayamos todavía peor.  Esto sólo lo puede arreglar una ley de partidos que los obligue a ser transparentes, internamente competitivos y democráticos, para que se pueda recuperar al menos parte de la independencia del legislativo respecto al Gobierno, cosa absolutamente esencial. No se trata de que haya que reformar toda la legislación electoral, pero sí de que es imprescindible corregir sus principales efectos negativos. Tiene sus riesgos, pero no puede haber nada que se considere una democracia si los legisladores tienen las manos atadas por el Gobierno.

El cuarto error es haber admitido un doble paradigma político: el gasto público es siempre bueno, y los controles democráticos se consideran siempre suficientes. Pues bien, el gasto público debe ser severamente limitado y vigilado, no podemos dilapidar el dinero de nuestros impuestos, y eso es lo que crea el caldo para que la corrupción pueda crecer en una atmósfera absolutamente opaca,  y además, hacen falta severísimos controles administrativos a cargo de funcionarios públicos independientes de los partidos y del poder político, el control de interventores profesionales. Cuando el Gobierno de Felipe González se cargó el control previo del gasto, sabía muy bien lo que hacía, abrir el grifo al desenfreno y, con ello, al descontrol y a la corrupción. Dicho sea de paso, por esta vía llegará la corrupción de Podemos, si no ha llegado ya, porque está claro que no piensan en otra cosa que en gastar más, controlándolo ellos.
Suplementos energéticos

viernes, 31 de octubre de 2014

La democracia interna

Veo que abundan los que creen que la ausencia de una verdadera democracia interna en los partidos no tiene nada que ver con la corrupción. Sus razonamientos para sostenerlo son variados, pero remiten siempre a la idea de que ese ideal es un imposible, al parecer porque una supuesta ley que han descubierto ciertos teóricos hace bastantes décadas lo impide. Puede que no les falte razón, pero, de vez en cuando, no está mal fijarse en la experiencia, y es un hecho que en sistemas de partido no tan ajenos a la democracia como el nuestro, la corrupción es menor. Hay gente que no cree en la democracia, y otros que creen que está bien en teoría, pero es inaplicable, especialmente en España. Nunca estaré de acuerdo con esa manera de ver las cosas. Sé muy bien lo difícil que es organizar democráticamente un partido de masas, pero peor es renunciar a hacerlo y conformarnos con el caudillismo, da igual que sea el de Mariano, el de Esperanza o el de Pablo o Pedro. 
Cuando hay competencia interna, hay menores posibilidades de que los gobernantes hagan cosas de las que nadie se pueda enterar, y no siempre serán muy admirables. La democracia no admite otra frontera que el respeto a la ley, y los partidos son una tierra sin ley en la que toda corrupción puede tener su asiento. Es urgente acabar con esto, tanto como garantizar la absoluta independencia de la Justicia, ausencia que ha dependido, históricamente, del crecimiento del poder interno y sin control alguno de los líderes políticos: verde y con asas. 

jueves, 30 de octubre de 2014

Exámenes

Hoy he examinado a dos grupos de alumnos, buena gente, pero me ha llamado la atención su nivel de inseguridad, su necesidad de hacer preguntas, naturalmente sobre el examen, cuya respuesta es absolutamente obvia. Un colega me ha dicho que ese rasgo se debe a que en los Institutos les acostumbran a evaluarse de manera tan continua que tiemblan a la hora de presentarse a un examen con un temario algo más amplío que una única lección. Como toda tontería encuentra su asiento en educación, puede que sea el caso. De todas formas, yo les insisto cuanto puedo en que preocuparse por los exámenes es una manera segura de perder el tiempo, que la única preocupación razonable de un estudiante debiera ser estudiar y aprender, y que lo de los exámenes se resuelve sin problema en tal caso. Pero temo que crean que soy un peligroso iluso.
Of Clouds and Clocks

miércoles, 29 de octubre de 2014

Pelea de negros en un tunel

Tal es el título que, según cuenta Ortega y Gasset en su lección en el bicentenario de Goethe, en 1949, tiempos en que la corrección política no había estragado la expresividad, exhibía un cuadro cuyo único componente era una gran superficie de espesa negrura. Podría pasar como una descripción sumaria de lo que  está pasando en la política española, una especie de guerra civil en la que ya nadie se fía de nadie y en la que el que no está procesado se encuentra, seguramente, a la espera, tal es la abundancia de casos de corrupción que nos inunda. Rajoy y los suyos, los pocos que le quedan, juegan a decir que lo que ocurre es que está funcionando el Estado de Derecho, que la corrupción no está en el Gobierno sino en los partidos y no en todas partes sino en unos brotes a los que, al menos, ya nadie califica de aislados.  Oscura pelea y más oscura explicación.
El fondo que podría dar claridad a un cuadro tan tenebroso no se está explicando. Para empezar, ocurre que en nuestras cuentas públicas el nivel de opacidad y el descontrol es mayúsculo, que nuestras administraciones nos cuestan un 35 o un 40 por ciento más de lo que debieran costarnos, y ese plus es el que engrasa toda corrupción de forma tal que sería imposible que no lo hiciese, porque tiene su origen en el intento deliberado de hinchar las cuentas y hacer imposibles los controles para que unos puedan forrarse a costa del sacrificio de todos los demás, en cuanto sepan hacerse con el control del caso.
Nada tendrá remedio mientras no tengamos unos partidos abiertos, una administración pública mucho más transparente  y un poder judicial independiente. Lo demás, las medidas que anuncia el Gobierno como las que anuncia el PSOE, no servirán de nada, nunca jamás. Eso es lo que hay que cambiar, y eso supone una reforma seria del marco político. La alternativa está clara, de nuevo, o reforma a fondo o hundimiento. Por asombroso que pueda parecer, muchos preferirán el hundimiento, entre otras cosas porque la reforma a fondo también representaría su desaparición. Lo que no se entiende es que los ciudadanos comunes podamos seguir dando nuestra confianza a quienes han pintado un cuadro con tan pocas luces.
Al cliente, que le vayan dando

lunes, 27 de octubre de 2014

De cacería

Como en un repente, se ha desatado la cacería del corrupto municipal. Se puede decir que ya era hora, pero no convendría olvidar dos circunstancias: se trata de piezas relativamente menores y tal vez se pretenda lograr ese efecto tipo ama de casa que se enuncia diciendo que una mancha de mora con otra se quita. Como teníamos Gürtel, Bárcenas y Cajamadrid con Blesa y Rato, olvidados por razón de la oscuridad de la macroinstrución andaluza de los ERE, salta ahora este menudeo de segundas filas. Me alegro, pero me pregunto hasta qué punto no está pasando que ande alguien detrás midiendo los tiempos y preparando, por ejemplo, la salida de Bárcenas de la cárcel... y su renovado silencio. Este proceso en que estamos no puede tener arreglo judicial, es un problema político y sólo alguien muy de arriba, por ejemplo Rajoy, podría dar paso a una etapa auténticamente distinta, claro que dimitiendo como líder del PP, convocando un Congreso abierto en su partido, y dictando tres o cuatro decretos desde el Gobierno para separar el poder judicial del político y para poner orden en los enjuagues de los partidos con una ley de partidos que hace más falta que el aire. Porque todo nace de la ocultación, del secreteo, y de que los resortes del poder se utilicen, sobre todo, para mantenerse en él, para comprar electores,  lo que anula desde la raíz cualquier proceso de limpia competencia democrática, esa es la causa de todo. 
Puede ser mucho pedir que un fruto de la democracia simulada abra paso a una verdadera democracia, pero sería la única manera de que el futuro le acabe considerando de forma razonablemente positiva. Debió hacerlo en el pleno desvergonzado de agosto de 2013 (el de "aguanta, Luis.."), pero nunca es tarde si la dicha es buena, y si Mariano, Cospedal, Arenas y todos los demás piensan que pueden salir vivos de esta echando la mierda hacia atrás, cuando llevan más de diez años en el timón, es que nos creen mucho más tontos de lo que somos, y no estoy seguro de que sea el caso.

domingo, 26 de octubre de 2014

La paga del pelota

Me parece muy mal que la Comunidad de Madrid haya decidido condecorar con no se qué medalla de la sanidad a la famosa enferma, no tengo otro remedio que verlo como un intento tontaina de ganarse su afecto, de hacerle la pelota, que parece piante. Me temo que les va a salir el tiro por la culata viendo lo que hoy dice el marido en el periódico. Se cura una enferma y se la condecora, mientras ella piensa en demandar a la Sanidad pública, a quien me temo confunda con el PP: esto es España, ¿alguien da más?
Apps para niños

sábado, 25 de octubre de 2014

La mentira del siglo

Abundan tanto las mentiras, no simplemente las falsedades, que es difícil escoger alguna especialmente importante. A mi gusto, la más notable es el fundamento de la política que hoy se practica, prometer imposibles, gastar dinero que no se tiene en tratar de conseguirlos, en hacer como que se está en ello,  y, mientras tanto, procurar que se beneficien los más amigos. Esta mentira es posible porque gran parte de los ciudadanos creen mágicamente en el Estado, piensan:

1. Que todo se puede conseguir con tal de que haya una política adecuada
2. Que todo deseo constituye un derecho potencial por el que hay que pelear, al margen de cualquier lógica
3. Que la deuda puede seguir creciendo de manera indefinida, es decir que es una deuda que nadie tendrá que pagar, ignorando el hecho de que sus costes actuales significan el renglón de gasto más amplio de los presupuestos públicos
4. Que si no se pagase no pasaría nada
5. Que la deuda se paga con dinero del BEC, que no sale inmediatamente de sus bolsillos, lo que tiene algo de cierto
6. Que los impuestos los tienen que pagar los ricos porque son progresivos
7. Que apenas pagan impuestos porque no son transparentes y no se pueden distinguir ni del precio de los productos ni del monto de los salarios
En esta clase de falsedades se sustenta tanto la política de la izquierda como la de la derecha, es decir, en la tontuna general. Milagro será que no acabemos mal.
Inbox

viernes, 24 de octubre de 2014

PODEMOS O NO PODEMOS

Me resisto cuanto puedo a hablar de Podemos, porque creo que en política hay que hablar de soluciones y no de problemas y sentimientos, de frustraciones, pero no hay manera. Trataré de decir algo tan básico como determinante, en mi modesto entender: 
1. El éxito de P es, en muy buena media artificial y televisivo, y, desde luego, síntoma de una carencia, no de una esperanza; las mismas artes que lo inflaron intentarán pincharlo y probablemente lo consigan. 
2. Creo que en cuanto se modifiquen las condiciones que le han dado aire, el soufflé se desinflará, tal vez sustituyendo en parte a la vieja IU. 
3. Por poco que admire al PSOE, me parecería un prodigio, y una catástrofe, que se dejara succionar por esa ola de incoherencia. 
4. En cualquier caso, a medida que crezcan, se irá viendo que no hay nada factible en lo que prometen, porque lo imposible tiene un vuelo muy corto, y se incorporarán a la casta que teóricamente detestan con gran prontitud. 
Lo siento, pero el sistema, signifique eso lo que signifique, aunque muy defectuoso, es bastante más sólido de lo que algunos quieren creer, y sustituirlo por una Utopía de baratillo será siempre un negocio ridículo. ¿Quiere decir esto que lo de P es una desgracia? No, es simplemente una consecuencia de los males que padecemos, que debiera hacernos pensar, aunque ver en ello una solución suponga un error de magnitudes inusualmente graves, una consecuencia más de la situación un poco desesperada que nos aflige. 
Nuestros males son ciertos, pero proponer el arreglo de una democracia europea, con sus millones de carencias, con doctrinas chavistas es estar fuera del mundo, o ser bastante más cínico de lo corriente. 
Telefónica y Google

miércoles, 22 de octubre de 2014

Sobre Julián Marías

Remito a  la reseña que me publica Revista de Libros sobre el reciente centenario de Julián Marías, alguien que no era, desde luego, como el pequeño Nicolás. 

martes, 21 de octubre de 2014

Una sociedad civil que no quiere saber

Los teóricos del Estado moderno establecieron que, genéricamente, el Estado debiera ser una institución dedicada a proteger la paz civil y a preservar los derechos básicos de los ciudadanos. Algo más tarde, ya en pleno siglo XIX,  Benjamin Constant distinguió lo que llamó la “libertad de los antiguos”, su derecho a participar en las asambleas que decidían las cuestiones públicas, de la “libertad de los modernos” que tenía un objeto aproximadamente contrario, olvidarse relativamente de las cuestiones de gobierno y descansar en las instituciones representativas para que los ciudadanos pudiesen dedicarse a vivir en libertad sin interferencias ni temores, es lo que luego llamó Isaiah Berlin, la libertad negativa, la ausencia de trabas a la iniciativa individual y privada.

Cuando el Estado ha crecido de manera casi exponencial, acrecentando sus funciones hasta inmiscuirse en casi cada uno de los aspectos de la vida humana, su financiación se ha convertido en un problema muy grave y se ha llegado a la situación paradójica de que los Parlamentos, cuya función original fue controlar y fiscalizar el gasto de los poderes públicos, se hayan convertido en los principales demandantes de gasto, aprobando leyes y subvenciones públicas que exigen impuestos cada vez más altos. En esta situación, si los ciudadanos no tienen medios para controlar las actividades y los gastos de las administraciones, si no existe transparencia plena, resultará milagroso que no se produzca una desviación creciente de los fines asignados a los recursos públicos, que no se genere un clientelismo político estéril y que no se produzca corrupción. En eso estamos.


En aquellas democracias, como las anglosajonas, en las que los ciudadanos son muy conscientes de ser los únicos cuyo esfuerzo fiscal soporta el gasto público, porque distinguen, por ejemplo, con toda nitidez, el precio de un producto de los impuestos que soporta, o el salario real de las exacciones a que se ven sometidos, es fácil mantener un nivel alto de transparencia porque los ciudadanos saben que se está gastando su dinero. En los otros casos, los más comunes, o se establecen sistemas para promover y controlar la transparencia en el gasto, o la corrupción tenderá a hacerse cada vez más estructural y más incontrolable. Lograr esto debiera ser la principal preocupación de las instituciones de la sociedad civil.
Vimeo educativo

lunes, 20 de octubre de 2014

Un poco de transparencia

Las democracias europeas posteriores a la derrota alemana de 1945 se estructuraron sobre la base de conceder a los partidos políticos un papel constitucional muy relevante. En España, tras la Constitución de 1978, se hizo exactamente lo mismo, reconocer a  partidos y sindicatos un papel institucional imprescindible en el edificio del sistema político. La consecuencia principal de esta opción ha sido que tanto los partidos como los sindicatos han dejado de ser, como lo son de hecho en muchos aspectos, meras asociaciones privadas para constituirse en entidades que administran derechos políticos fundamentales, un extraño mixto en la realidad. En su virtud, partidos y sindicatos pudieron acceder a medios nada pequeños de financiación pública, en lugar de mantenerse, como exigiría una lógica más coherente, como instituciones que se financian por sus afiliados y seguidores, de forma tal que se produce el extraño fenómeno de que quienes están destinados a controlar los poderes del Estado son directamente financiados por éste, con los riesgos evidentes que esa operación ha de conllevar.


La única solución a esta flagrante contradicción es que partidos y sindicatos practiquen ellos mismos la transparencia que debieran exigir a las administraciones públicas en aras del buen gobierno, la justicia y la decencia. Una ley debiera hacerlo obligatorio, pero en tanto no exista esa ley, partidos y sindicatos deberían poner a salvo su honorabilidad explicando a sus afiliados y a todos los ciudadanos, cómo obtienen sus fondos, quién o quiénes se los proporcionan, qué uso hacen de ellos, cómo los invierten y los gastan, porque esa información es absolutamente esencial si los partidos y los sindicatos quieren que se les crea, si aspiran a formar parte de la solución a los problemas de la democracia, y quieren dejar de ser el núcleo mismo de esos problemas.

sábado, 18 de octubre de 2014

Pablo Iglesias

Los argumentos de Pablo Iglesias para seguir mandando en Podemos, cosa que yo no pienso discutirle, no son precisamente muy renovadores. Siendo él el líder, ese es el subtexto, como ahora se dice, promete la victoria. Se trata de la eterna contradicción entre el éxito y la democracia interna. Yo no sé si los de Podemos prefieren un liderazgo más plural, pero sería lógico que lo hicieran a la vista de que son, todavía y veremos para cuánto, un partido en aluvión y confusión, pero es claro que Pablo no quiere renunciar a una primogenitura que le han regalado los medios de la casta. Tiene razón, si se trata de ganar, pero no es claro que la tenga si se trata de hacer algo realmente nuevo, o sea que tiene razón, porque las novedades en política son muy difíciles, especialmente si se va a remolque de viejas monsergas, por más que se vistan de las mejores intenciones y de una atildada imagen que sufriría mucho con una postergación a cargo de bases que imagina ignaras, que solo sirven para montar el espectáculo y aupar a los vencedores, faltaría más. 

Lollipop

viernes, 17 de octubre de 2014

El pequeño Nicolás

La historia del pequeño Nicolás que hoy publica El Confidencial no tiene desperdicio. Me parece una estupenda metáfora de la sociedad española, del sistema de poder, algo en lo que hay que estar aunque no se tenga nada que decir, un medio en el que se puede hacer una gran carrera a base de fotos.  Estar y no ser es lo que se necesita en una sociedad que carece por completo de filtros, en la que lo que hay se acepta a título de única legitimidad, el paraíso de los trepas. Una sociedad en que los partidos tienden a ser bandas, la banda de Mariano, de Santiago, de Esperanza o de José Luis, y nada más, porque el resto es sospechoso. Pero da la sensación de que es regla que también sirve en los negocios, en la universidad, en la cultura, ámbitos en los que pueden llegar a la cumbre los Pepe sonrisas y el pequeño Nicolás, lástima con lo que prometía.
educación y tecnologías

jueves, 16 de octubre de 2014

Krauze

Hoy he asistido al acto de entrega del V Premio Faes a la libertad a Enrique Krauze. Ha dicho una cosa, entre muchas y brillantes, que me parece merece comentario: que la libertad, como el aire, solo se echa de menos cuando falta. Es verdad, pero no siempre: vivimos en unas sociedades en que nadie echa de menos la libertad, aunque falte, porque se han acostumbrado a los regalos del Estado, del ogro filantrópico que dijera el gran maestro de Krauze. Ese es ahora el verdadero peligro, porque hay una positiva inadvertencia de la merma efectiva de libertades, eso creo.
Los precios de Google

miércoles, 15 de octubre de 2014

La transparencia

Cuando la transparencia escasea o no existe se produce un efecto especialmente perverso que los expertos pueden aprovechar con enorme ventaja: la falsa transparencia, el filtrado interesado, se convierte en una cortina de humo. En su virtud, no sólo se tapa algo sino que se induce a creer que  está operando una transparencia absolutamente inexistente. No se trata de pasarse de listos, basta con preguntar cui prodes? Tal vez no acertemos, pero es una pregunta esencial si queremos que alguna vez la transparencia sea algo más que un simulacro. 
Google y la ley en España

martes, 14 de octubre de 2014

La extraña estrechez del PP

¿Es normal que el PP no encuentre a nadie para dirigir la RTVE que al que actualmente dirige Telemadrid?  ¿Qué pasa en un partido que nominalmente tiene cientos de miles de afiliados que no se puede encontrar a nadie para  casi nada? La verdad del caso es que la dirección del PP desearía reunirlo todo en media docena de personas, o, mejor, en Soraya y dos más, pero cantaría un poco. El problema de nuestra democracia está en el interior de los partidos, en su férreo control por parte de minorías absolutamente refractarias a ser controladas por nadie, enemigas a muerte de cualquier forma de poliarquía, y así nos va. Esto pasa en os viejos partidos, en los nuevos y en los novísimos, y seguirá pasando mientras no nos demos cuenta de que ahí está el agujero negro que todo lo emponzoña, lo falsifica y lo corrompe.
Libros RIP 

domingo, 12 de octubre de 2014

Mariano Baraka

Este Rajoy tiene suerte, a falta de otras virtudes, que no de todas: es frío y astuto, y eso está muy bien para un presidente español. Digo que tiene suerte porque se le ha contagiado un "enfermero" en tejas y ya dijo Pemán que mal de todos consuelo de gobernantes, aunque no creo que en Tejas tengan una Mato, pero podría ser. Puede que tenga todavía más suerte y aparezcan los beneficiarios de las tarjetas black de Cajamadrid de fechas anteriores, sería el delirio. De todas maneras, si no aparecen lo puede contar alguien, casi da lo mismo. 
Páginas de pago

sábado, 11 de octubre de 2014

Tarjeta negra

Lo peor de las tarjetas de Cajamadrid es no ya lo que muestran, que es de una obscena vulgaridad propia de rateros, sino lo que seguramente pretende ocultar: que, como dice Joaquín Leguina hoy en El Mundo, en 1995 Cajamadrid era una entidad plenamente solvente, y Blesa y Moral Santín, por simplificar, la han llevado a una quiebra de más de 20.000.000.000 de euros. Leguina se pregunta si habrá jueces para ver el caso, ¿ustedes que creen? Mi impresión personal es que estamos asistiendo a una escenificación que sirve a un escamoteo, porque hay mucho que ocultar, entre otras cosas porque puede llegar a brillar más los 19 euros de unas bragas en Woman´s Secret que los millones que nadie sabe de dónde sacó Bárcenas. De todas maneras, bueno es que se sepa lo que se ha hecho y quién lo hizo, y espero que de eso podamos aprender, digo podamos, no Podemos. 
Shamu

viernes, 10 de octubre de 2014

El consejero charlatén


El consejero de Sanidad de Madrid se está labrando una fama poco recomendable, actúa más como un médico, nada acostumbrado a que los pacientes le contradigan, que como un político. Mi consejo de amigo es que vuelva cuanto antes a su consulta, aunque visto como se porta el personal es posible que los enfermos le formen un follón, es lo que tiene meterse en camisa de once varas, pero la culpa no es suya. 
Dice Wozniak

jueves, 9 de octubre de 2014

Hola, de nuevo

He estado un tiempo apartado de este grato quehacer de mi blog, e incluso hay lectores que me lo han hecho notar. Vuelvo ahora tras el largo paréntesis de una actividad política demasiado intensa como para atender esta grata obligación casi cotidiana. También dejé mi blog de cultura digital y no estoy seguro de si reabrirlo o de qué hacer, pero estoy de vuelta en esta ventana que tanto me gustaba. Veremos si me siento con fuerza para coger de nuevo impulso, pero me gustaría que así fuese. No creo que se haya perdido mucho por mi ausencia, no se ha perdido nada, pero tampoco creo que las cosas hayan ido a mejor, así que volveremos a la carga en cualquier momento. Gracias a los que me hayan podido echar de menos, y paciencia con mi vuelta, si es que se confirma, que creo que sí. Saludos a todos,

jueves, 19 de junio de 2014

Un sabor agridulce

La solemne proclamación de Felipe VI ha estado rodeada de un conjunto de circunstancias que acibaran  inevitablemente una secuencia de actos que debiéramos poder considerar con cierto nivel de júbilo y esperanza. Desde la inoportuna e improvisada abdicación del Rey, hasta la amarga y pública derrota de uno de nuestros mejores símbolos recientes, pasando por la retórica eufórica de esos nuevos republicanos que creen, o así lo dicen, dominar las calles, sin olvidar la improvisación y el perfil deliberadamente átono de todos los ceremoniales, la recepción al nuevo Rey no se ha producido en el mejor de los escenarios posibles. 
En contraste con ese escenario algo menos que lánguido, más bien indisimulablemente adverso, creo que hay que destacar el tono dominante en el primer discurso público del nuevo monarca constitucional. Este tipo de discursos se compone, inevitablemente, de un cierto conjunto de lugares comunes, de tópicos que no pueden abandonarse, que deben ser entendidos como exigencias del género, pero, además de esa retórica inevitable, se puede adivinar en esta clase de piezas, algún elemento personal, un síntoma de vida, de preocupación, de deseo y empeño. Claro es que uno puede equivocarse al leer textos de compromiso, pero me parece que no es difícil adivinar por debajo de la prosa circunstancial el aliento de una voluntad regia que me resulta grata y esperanzadora.
Felipe VI ha deslizado en sus palabras un elemento moral. Sus llamadas al compromiso, a la ejemplaridad y a la grandeza no sólo son de agradecer sino que, dichas en este momento, parecen prometer una actitud bastante distinta de la que, con mayor o menor razón, se han atribuido a su predecesor, especialmente  en las últimas  etapas de su largo reinado. Si los españoles teníamos la sensación de que Juan Carlos I llevaba algún tiempo dedicado a sobrevivir y a salvar los muebles, tenemos cierto derecho a pensar, repasando sus primeras palabras, que quien acaba de sucederle concibe un programa de trabajo algo más ambicioso.
El reinado de don Juan Carlos ha tenido dos etapas realmente muy distintas, cosa que todo el mundo reconoce. El Rey hubo de trabajar a fondo hasta que se sintió plenamente legitimado, desde el punto de vista político, con el triunfo socialista de 1982, mientras que las tres décadas posteriores han sido de relativo disfrute del éxito alcanzado y han podido traer consigo una cierta relajación que siempre acaba pasando facturas amargas.
Don Felipe VI no tiene poderes excepcionales, pero tendrá que inventar una función que está por definir con precisión y en el éxito de esa tarea estará, o no, la definitiva consolidación de un sistema para proveer la jefatura del Estado que nunca se ha debatido en sus términos estrictos, porque nació de una mezcla extraña de excepcionalidad y tradición y ha madurado en una etapa de franco desconcierto. Tiene, pues, trabajo el nuevo Rey, y no podrá hacerlo en solitario. Las fuerzas políticas españolas han usado la Monarquía en su favor, pero se han ocupado muy escasamente de ella, de su precisa función y de proporcionarle un estatuto jurídico nítidamente definido, como se ha puesto de manifiesto, clamorosamente, con una ley de abdicación ridículamente famosa. Los españoles tenemos ahí una solución constitucional valiosa, pero engarzada de manera harto chapucera tanto en el ordenamiento jurídico y constitucional, como en la cultura política y en los hábitos institucionales. En eso habrá que ayudar a que el nuevo Rey pueda definir con claridad los márgenes de su misión  y dedicarse con ahínco y ejemplaridad a cumplirla. El miedo a la discusión de estas cuestiones se puede convertir en el primer enemigo de la estabilidad constitucional a nada que nos empeñemos.

Con un Rey que parece dispuesto a clarificar su papel y a cumplirlo con empeño, tenemos derecho a ver nuestro futuro, en este aspecto, con optimismo. En español, la palabra moral significa varias cosas distintas, pero, sobre todo, dos: por un lado, el compromiso con el deber, con el honor y con el Bien, que el Rey ha dejado muy de manifiesto, y, por otro, la creencia en que el empeño y la esperanza pueden llevarnos al éxito que, de otro modo, suele convertirse en esquivo. El discurso inaugural de Felipe VI ha sido muy consolador  en los dos sentidos del término. Sólo falta que haya el suficiente número de españoles dispuestos a que todo esto que ahora puede parecer apenas hilvanado por la improvisación y el escamoteo acabe por significar un rotundo pilar en el que apoyar la libertad, la dignidad y el progreso de España, es decir de todos nosotros.  Esa confianza me parece que ha logrado sobrenadar al tono inevitablemente administrativo del discurso y, sobre todo, ha logrado asomarse por encima del gélido estado de ánimo de tantos españoles disgustados con lo que nos pasa.

[Publicado en Libertad digital]


jueves, 1 de mayo de 2014

1 de mayo

Una de los errores que no podemos cometer es el de consentir que se identifique a VOX como un partido de personas ricas, poderosas, como una opción de plutócratas. Esa percepción viene del viejo prejuicio de la izquierda más totalitaria empeñada en encasillar a las personas por su posición social despreciando absolutamente sus ideas, sus creencias y sus valores o  sus decisiones libres. Ese determinismo torpe y lleno de prejuicios no puede ocultar el hecho de que en VOX no se le pide a nadie la declaración de la renta, ni las cuentas de banco, salvo para pagar las cuotas y ayudar a sostener el partido, de manera que formamos parte de VOX todo tipo de personas, desde parados a empresarios de éxito, desde personas de muy escasos recursos hasta gentes que pueden considerase ricas. Lo que sí es cierto es que en VOX defendemos una moral del mérito y del trabajo y consideramos que no hay derecho a que unos vivan a costa del esfuerzo de otros, sin hacer lo que puedan hacer. No creo que haya habido muchos afiliados de VOX entre los pocos manifestantes que han ido hoy a hacer el paripé obrerista detrás de unos sindicalistas de moral muy distraída, aficionados a vivir de las subvenciones, a la mariscada y a los relojes caros. Es una burla de la historia que la conmemoración del sacrifico de unos mártires que defendieron a los trabajadores de manera limpia y valiente haya caído en manos de ciertos tipos cuya conducta pública avergüenza a cualquiera con una mínima sensibilidad ética y cívica. Pero en VOX conocemos el valor del trabajo y admiramos a quienes se sacrifican por sí y por sus familias, por todos. Nuestra tarea es convencerlos de que muchos de quienes les pintan un panorama de promesas, derechos y ventajas, lo único que quieren es quedarse con su voto para vivir opíparamente a su costa. En VOX les pedimos su voto para hacer una sociedad más libre, más abierta e, inevitablemente, más justa, sin falsos atajos que solo conducen a que unos pocos vivan sin hacer nada a costa de muchos mientras siguen contando el cuento de la buena pipa de que son quienes les defienden. Contra esa mentira, sí estamos en VOX. 

domingo, 13 de abril de 2014

Partidos fuertes

Rajoy y sus portavoces aluden a que es necesario votar a partidos fuertes, y parecen creer que con ello invitan a votar al PP. Pues bien, la cosa no es tan simple. Si hay algo que no es fuerte es el actual PP, un partido político muchos de cuyos electores, que son el verdadero capital de cualquier fuerza política, se sienten atrapados sentimentalmente por unas siglas, pero nada convencidos de lo que con ellas se hacen en su nombre. Un partido fuerte sería el que no tuviese temor a implantar su programa teniendo mayorías absolutas, y el PP no lo ha hecho; un partido fuerte sería el que tuviese respeto a sus adversarios, pero mayor respeto todavía a sus votantes y, por tanto, nunca traicionase los deseos de estos por temor a las reacciones de aquellos. El PP de Rajoy ha hecho exactamente lo contrario, mostrar una enorme debilidad y retractarse de cuanto dijo haría: todos sabemos lo que no ha hecho. El PP actual no es un partido fuerte ni cohesionado, es un proyecto oportunista y a la deriva, y no puede haber mayor debilidad que la del que no se atreve a ir a dónde pensaba tener que ir. 
Hay personas que tienen miedo a que si no votan al PP pasen cosas muy graves. Ese sentimiento es muy respetable, pero no es síntoma de fortaleza, sino de debilidad. No se puede tener miedo a votar conforme a lo que se cree, ni se puede votar al que dice que o nosotros o la nada, porque eso, además de ser muestra de debilidad, es una gran mentira, y, la verdad, votar para que se nos siga engañando tampoco es signo precisamente ni de valor ni de fortaleza, salvo que se piense que la muestra más alta de valor es el masoquismo, someterse a la voluntad de otro para encontrar placer en sus humillaciones y vejaciones. Que no cuenten con nosotros para eso. 

jueves, 10 de abril de 2014

El candidato a palos

La designación de Arias Cañete para encabezar la lista del PP es una muestra especialmente brillante del estilo de hacer política que ha impuesto Rajoy y que tanto desafecto está logrando entre sus electores. Arias Cañete es el candidato a palos, tiene que hacer lo que no quería hacer porque Mariano & Arriola lo controlan todo. Arias Cañete no quería pasar por ese trago, pero el motorista de Moncloa le ha dejado sin alternativas. Se comprende: es muy distinto querer ser candidato y que los tuyos te voten y no querer porque no te van a votar ni los tuyos. De todo esto hay que sacar una lección: las elecciones europeas son muy importantes porque a Rajoy parecen no importarle, y esta es una espléndida oportunidad para enseñarle un poco de democracia, eso que, según ha dicho, a él le gusta, pero le parece muy difícil.  
Arias Cañete es más de lo mismo, y con un banquillo cada vez más reducido. Habrá que ver si los votos le dan la razón a sus temores, me malicio que sí, y será una gran noticia comprobar que los electores han caído en la cuenta de que su voto es suyo, y no de nadie, por supuesto no de Rajoy que ha hecho todo lo posible y parte de lo imposible para perderlo. ¡Y Vox existe!

domingo, 6 de abril de 2014

En la calle

VOX empieza a estar en las calles porque tratamos de suplir con dedicación y entusiasmo una falta de medios evidente. Una vez más, el desequilibrio entre la realidad y su imagen se hace chirriante en esta España barroca y cada vez más descreída, con esa bendita inocencia, lo dijo el poeta, del que da en no creer en nada, que, por cierto, a mi no me lo parece tanto, me refiero a inocencia. Se oye decir: aquí los únicos que no están corruptos son los que todavía no han tenido poder, ese es el enorme daño que está haciendo a la democracia por parte de quienes la mantienen aislada de cualquier virtud, de cualquier forma de entusiasmo y de orgullo, los que la han reducido a un expediente para ver quién manda algo más por cuatro años. En VOX al salir a la calle no solo pedimos ayuda, le recordamos a todos los españoles, a la mucha y buena gente que éste es nuestro país, que España no es ni del PSOE ni del PP, porque es nuestra y la queremos mejor, más limpia, más ágil, más admirable y mucho más próspera, con prestigio, sin desánimo, creyendo en nosotros mismos y sin necesidad de mendigar ayudas de nadie. En VOX no nos gusta vivir de prestado, así que cuando los Montoros nos recuerdan que el coste de la deuda está bajo, y tratan de atribuirse el mérito, de lo que nos acordamos es de la deuda y de que ellos no han hecho nada cierto y real por que desaparezca: eso es lo que decimos en la calle, queremos vivir a costa de nuestro trabajo, no queremos vivir a costa de nadie y buscamos el apoyo de quienes piensan y sienten como nosotros, de los muchos españoles orgullosos de serlo y hartos del triste papel de nación pedigüeña e incapaz  que nos han enjaretado gobernantes sin sangre en las venas. 

miércoles, 2 de abril de 2014

Partidos a medida del consumidor

Muchos españoles confunden su justo rechazo de la corrupción política y del enorme distanciamiento entre los elegidos y gobernantes respecto a los electores y gobernados con la utópica existencia de un partido que represente milimétricamente sus deseos, sus intereses y hasta sus manías. En esa posición es muy difícil entender en qué se funda la política democrática que es una tarea enfocada a la consecución de acciones que supongan un bien común que, casi por definición, nunca podrá satisfacer por entero los deseos de nadie, o de casi nadie. Cuando hemos fundado VOX hemos tenido presente esa dificultad y no hemos puesto ninguna traba para formar parte del nuevo proyecto, basta con estar conforme con las ideas expuestas en el Manifiesto fundacional  y comprometerse a financiar y a participar en la vida interna del partido. Por eso somos todos provisionales, hasta que la primera Asamblea ordinaria, que celebraremos en el otoño, decida unos Estatutos aprobados democráticamente, decida una dirección política nacional, esta vez definitiva por el período entre Asamblea y Asamblea, que espero acordemos sea anual, y una ponencia política con un programa sometido a intenso debate y aprobado democráticamente por todos. Mientras tanto, es lógico que no siempre acertemos a elegir las personas que nos ayuden a implantar VOX en los diversos lugares, pero nadie debiera ponerse nervioso, queda mucho por jugar y hay que confiar en que, en su momento, los afiliados escojan a los mejores, a los más trabajadores, a los más fieles y eficaces defendiendo nuestros principios y formulando políticas inteligentes que pueda compartir la mayoría. No hemos hecho sino empezar, y no hay que precipitarse. En política el que resiste gana, y, si no gana, hace lo que debe, que es mucho mejor. No queremos un partido vigilado por mastines, la imagen es de Alejo, sino un partido de ciudadanos libres y valientes, respondones cuando haga falta, y disciplinados cuando se trata de defender algo acordado democráticamente en el seno de VOX. Y sabiendo, lo dice también Alejo, que cuando se sacrifican los principios a los votos, se pierden los principios, y también los votos. Que nadie se desanime, que nos queda una larguísima jornada, a veces amena, en ocasiones puede que amarga, pero siempre merecerá la pena luchar por lo que creemos y por nuestra querida patria, por España. 

martes, 1 de abril de 2014

Renfe vigila a los maquinistas

Renfe acaba de anunciar que gastará unos millones de euros en montar sistemas de vigilancia a sus maquinistas. ¿No se tratará de una maniobra de despiste más para centrar la atención en los errores humanos y olvidar otro tipo de errores más graves y lamentables? Personalmente, creo que hay que mirar en otras direcciones si lo que se trata es de analizar en serio el gravísimo accidente del Alvia de Santiago, hace ya casi un año. Renfe, Adif y los responsables políticos de hoy y de ayer tratan de centrar toda la responsabilidad en un descuido o negligencia del maquinista, y de ahí que rápidamente pudiéramos ver todos el vídeo del tren a gran velocidad momentos antes de descarrilar. Pero en esa responsabilidad no se acaba el asunto, ni siquiera ha empezado una investigación seria del conjunto de factores que propiciaron una tragedia, y es vergonzosa la irresponsabilidad del Congreso al no abordar este tema como lo que es, como una mayúscula chapuza en la que no hay un único responsable. La plataforma de víctimas del accidente está luchando por que se esclarezcan las causas, siempre son múltiples cuando existe una tragedia de estas dimensiones, y merece el apoyo de todos los españoles que no quieran conformarse con medias verdades. 

lunes, 31 de marzo de 2014

Democracia interna

La democracia interna puede parecer un imposible, y lo es para cualquiera que no comprenda que la política nunca puede consentir en hacer exactamente lo que cada cual crea, piense o quiera. La política es colaboración, atención mutua, debate civilizado, hablar y escuchar, y para eso existen los partidos, para hacer exactamente esa mediación que es imprescindible en las sociedades complejas: así funciona en los países con democracias sólidas y sociedades exigentes, en Inglaterra, en EEUU, en Alemania o en Finlandia. Aquí apenas hemos empezado y hay que hacerlo, empezando por no negar las dificultades y los problemas. Cuando no hay democracia interna se aplica el criterio del líder y a callar, y por ese camino se puede llegar, y siempre se llega, a lo que ahora tenemos, a hacer lo contrario de lo que se dijo, a mentir, a tratar de justificar lo injustificable. En cambio, mediante el debate razonable se pueden armonizar las distintas posturas que existan y encontrar la que más convenga a las convicciones y principios del grupo. Es claro que hay quienes piensan que un partido no puede tener opiniones, que todo lo que no sea defender sin la más mínima concesión lo que cada cual tiene por cierto no vale. Tenemos mucho que aprender: la política no consiste sólo en principios y en enfrentamientos, eso es lo que pensaban los comunistas, una lucha a muerte entre el bien y el mal, sino que requiere del diálogo, de la comprensión, del debate, de la negociación y la búsqueda de compromisos, y eso es una tarea que compete a todos porque es la urdimbre básica de una convivencia civilizada. Espero que aprendamos a hacerlo, respetando siempre el punto de vista ajeno al tratar de promover el propio, sin imposiciones ni dogmatismos que están fuera de lugar en un debate entre personas que comparten los principios que les han llevado a unirse para trabajar juntos por su patria.