Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

martes, 4 de febrero de 2014

El pudor político

Pido disculpas a mis lectores, pero he de dedicar más espacio a la política, habida cuenta de la aventura en que me he metido, o sea Vox. Procuraré, con todo, conservar una cierta independencia de criterio, una higiene. No se puede criticar, como voy a hacerlo, a los talibanes  que insultan, calumnian y tratan de despreciar al adversario, a ese al que ni se nombra, haciendo lo mismo. De todas formas, esa manera de tratar al público al referirse a terceros es una muestra inequívoca de lo que piensan de nosotros, que somos bobos. Creo que en política el pudor exige defender lo que se cree sin pretender que de eso dependa el destino último del universo, la salvación de las almas o el futuro de España. Somos agentes de un gran drama, y tenemos que procurar cumplir bien el papel que se nos asigna, pero sin sobreactuar que es  poco elegante.
Tuits peligrosos

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Vaya nivel intelectual el de nuestros políticos!Con razón falta otra forma de hacer política.
El proyecto de Vox es lo mejor que le puede haber pasado a España.
En las urnas nos veremos.
Antes, anunciar ciudades donde se presente.

Anónimo dijo...

¡Vaya nivel intelectual el de nuestros políticos!Con razón falta otra forma de hacer política.
El proyecto de Vox es lo mejor que le puede haber pasado a España.
En las urnas nos veremos.
Antes, anunciar ciudades donde se presente.

A. Aghini dijo...

La ética que emana de su comentario diferencia a Vox de tantos y tantos dirigentes del PP, que carecen de dicha ética en absoluto. No sólo los ciudadanos les importamos un comino; además (y aciertan) son conscientes de (y utilizan) la falta de formación socio-política y socio-económica de la ciudadanía para pastorearnos como el ganado que, en general, realmente somos. Pero el PP jamás contará con el voto de quienes sí comprendemos la importancia de adquirir criterio, y es una de las fuerzas de Vox: mientras este partido sea ético tendrá una masa fiel de votantes, que servirá para que Vox pueda aspirar a lo más alto. Aspiración legítima, además, porque la ética requiere alcanzar al poder para que sus benéficos efectos nos alcancen a todos. Mi ánimo a Vox en general y a usted, sr. Quirós, en particular, y mi apoyo. Estoy convencido de que si ustedes no nos fallan nosotros no les fallaremos.