Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

jueves, 1 de mayo de 2014

1 de mayo

Una de los errores que no podemos cometer es el de consentir que se identifique a VOX como un partido de personas ricas, poderosas, como una opción de plutócratas. Esa percepción viene del viejo prejuicio de la izquierda más totalitaria empeñada en encasillar a las personas por su posición social despreciando absolutamente sus ideas, sus creencias y sus valores o  sus decisiones libres. Ese determinismo torpe y lleno de prejuicios no puede ocultar el hecho de que en VOX no se le pide a nadie la declaración de la renta, ni las cuentas de banco, salvo para pagar las cuotas y ayudar a sostener el partido, de manera que formamos parte de VOX todo tipo de personas, desde parados a empresarios de éxito, desde personas de muy escasos recursos hasta gentes que pueden considerase ricas. Lo que sí es cierto es que en VOX defendemos una moral del mérito y del trabajo y consideramos que no hay derecho a que unos vivan a costa del esfuerzo de otros, sin hacer lo que puedan hacer. No creo que haya habido muchos afiliados de VOX entre los pocos manifestantes que han ido hoy a hacer el paripé obrerista detrás de unos sindicalistas de moral muy distraída, aficionados a vivir de las subvenciones, a la mariscada y a los relojes caros. Es una burla de la historia que la conmemoración del sacrifico de unos mártires que defendieron a los trabajadores de manera limpia y valiente haya caído en manos de ciertos tipos cuya conducta pública avergüenza a cualquiera con una mínima sensibilidad ética y cívica. Pero en VOX conocemos el valor del trabajo y admiramos a quienes se sacrifican por sí y por sus familias, por todos. Nuestra tarea es convencerlos de que muchos de quienes les pintan un panorama de promesas, derechos y ventajas, lo único que quieren es quedarse con su voto para vivir opíparamente a su costa. En VOX les pedimos su voto para hacer una sociedad más libre, más abierta e, inevitablemente, más justa, sin falsos atajos que solo conducen a que unos pocos vivan sin hacer nada a costa de muchos mientras siguen contando el cuento de la buena pipa de que son quienes les defienden. Contra esa mentira, sí estamos en VOX. 

4 comentarios:

José Mª Martín López-Suevos dijo...

En VOX se ofrece sacrificio y dignidad, esfuerzo trabajo y convicciones fuertes, enhorabuena

José Mª Martín López-Suevos dijo...

En VOX se ofrece sacrificio y dignidad, esfuerzo trabajo y convicciones fuertes, enhorabuena

apiolivito dijo...

Hoy en una pancarta se reivindicaba "más industria". Y es para preguntarse ¿quién la va a poner? ¿Los incompetentes o "in-potentes" empresarios -Méndez dixit- o los sindicalistas subvencionados?. Es absolutamente necesario que los sindicatos, organizaciones empresariales y partidos políticos funcionen exclusivamente con las cuotas de sus afiliados.

Soldado dijo...

Dice usted en su perfil de twitter tener 65 años, yo algo mayor que usted, pertenecemos a la misma generación. Y precisamente ha sido esta, la nuestra, quien no ha sabido administrar la herencia de la anterior y ha permitido que las sucesoras vuelvan a vivir en sus carnes la sentencia de D. Mariano ya hace más de un siglo.

“Presenciamos el lento suicidio de un pueblo que, engañado por gárrulos sofistas, emplea en destrozarse las pocas fuerzas que le restan y hace espantosa liquidación de su pasado, escarnece a cada momento las sombras de sus progenitores, huye de todo contacto con su pensamiento, reniega de cuanto en la Historia hizo de grande, arroja a los cuatro vientos su riqueza artística y contempla con ojos estúpidos la destrucción de la única España que el mundo conoce, la única cuyo recuerdo tiene virtud bastante para retardar nuestra agonía. Un pueblo viejo no puede renunciar a su cultura sin extinguir la parte más noble de su vida y caer en una segunda infancia muy próxima a la imbecilidad senil...”
MENENDEZ PELAYO