Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor

sábado, 7 de febrero de 2015

El sentido de la izquierda

Los que han sido simpatizantes zapateriles son, en general, dignos de lástima, pero también hay quienes han visto en Zapatero algo valioso aunque muy mal encauzado: yo estaría entre estos, aunque para responder a la pregunta de qué ZP era el auténtico, y, por tanto, cuál es el gusto zapateril más equivocado, habría que saber más de lo que yo sé, y, en particular, conocer a ese personaje tan curioso un poco de cerca. Detrás de todo esto esta una cuestión realmente no nada fácil, a saber, ¿qué puede ser la izquierda a estas alturas? Zapatero escogió una vía fácil, aunque con algún que otro zig-zag. En años de prosperidad,  fue una especie de izquierda a la americana sólo que imbuido de la curiosa tradición específicamente anti-española de la izquierda de por aquí. Cuando la prosperidad, aparente o real que eso es metafísica y no de la mejor, se vino abajo, el zapaterismo dejó de poder dar dádivas y se quedó en nada. 
Podemos es otro intento de reinventar la izquierda, y puede que sus efectos no sean del todo malos, aunque la fórmula es archi-primitiva, es un paso atrás respecto a Zapatero que fue su profeta. ¿Y qué será Sánchez si consigue no ser nada? Muchas preguntas que nadie se hace y por eso la izquierda tiende a ser mayoritaria: es una solución sin problemas, flatus vocis que enamora en un país indolente y, en el fondo, bastante escéptico que, además nunca acaba de escarmentar. 
Silenciar el móvil

No hay comentarios: