Página del autor

Pincha aquí si quieres ir a la página del autor
Mostrando entradas con la etiqueta caso Rajoy. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caso Rajoy. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de agosto de 2013

Rajoy en el Parlamento

La sesión dedicada a Bárcenas se puede resumir muy fácilmente: sabedores de que Rajoy no va a dimitir, sus adversarios se han decidido por mantener el debate abierto, por amagar, más que por dar, y le han perdonado a Rajoy que no contestase a preguntas que se han formulado, pero como de pasada. Rajoy es un buen parlamentario, visto lo que hay, y ha ganado tiempo, una vez más. Sería absurdo que convocase elecciones, y una segunda investidura, que sería lo normal en cualquier país, tendrá que esperar a que los del PP vean que con Rajoy van al desastre, si es que llegan a verlo, que creo llegarán. Además está el proceso judicial, que puede deparar ingratas sorpresas, pero mientras la mayoría del PP sea rocosa, aun siendo indecorosa, habrá poco que hacer. 

El día de la X, de Motorola

martes, 23 de julio de 2013

Rajoy comparecerá ante el Congreso

Bueno, pues ahora la responsabilidad política ya no está en Rajoy, sino en quienes han de preguntarle: ¿Acertarán a hacerlo? ¿Quieren acertar? ?Son capaces de acertar? Lo que más asombra de esta situación es la falta de claridad no ya en quienes balbucean explicaciones, pues la confusión les favorece, sino en quienes no están conformes con ellas. Espero y deseo que en la comparecencia se haga la luz de la claridad y lo que ella llevará consigo, exigencias ineludibles e inmediatas. También espero que algunos se arrepientan de pertenecer a una mafia y se conviertan en las personas decentes que creían ser. Siempre he sido iluso,  pero he aprendido a transformar ese defecto en una cultura, ahora se lleva mucho. 
Smartphones y PCs

domingo, 21 de julio de 2013

El caso Rajoy


¿Porqué mienten los políticos? Hay que reconocer que es un hábito extendido y consentido. En mi opinión, no aprenden a mentir por ocultarse, como hacen los niños, empiezan a mentir por vanagloria y para ver hasta dónde pueden llegar: nos toman la medida. El error que cometen es el de creer que les creemos porque ellos lo dicen, cuando les creemos, aunque mientan, porque nos conviene hacerlo, cuando no nos importa, un poco como descontamos las exageraciones, los sobreprecios o las fábulas de los amigos, porque siempre hay algo de verdad en ellas. 
El problema aparece cuando al mentir nos hacen daño directo, cuando nos toman por bobos, cuando pretenden abusar. Su hábito de mentir les hace perder de vista le difusa frontera entre lo que podemos aceptar y lo increíble, tal es su vanidad, su orgasmo emocional con el poder.
Las mentiras de Bárcenas, si es que existen, son mentiras defensivas, siempre disculpables, por ladrón que haya sido: todo el mundo haría lo mismo en su lugar, salvo un santo, que no habría hecho lo que hizo. Pero las mentiras de Rajoy y los dirigentes del PP, además de ser obvias, solo son defensivas en apariencia, son realmente agresivas, pretenden que nos humillemos hasta ofrecernos de escabel a su orgullo y su suficiencia. Ellos creen que pueden mentir porque su crédito, que pagamos nosotros, es inagotable, pero no lo es. Sus mentiras, y, muy en especial, las que emplean para su pueril e hipócrita distanciamiento de Bárcenas son insultantes, intolerables. Desgraciadamente, esto no ha hecho más que empezar, porque cuando Rajoy se dirija a las cámaras no tendrá otro remedio, si no quiere dimitir y dignificarse en parte, que continuar mintiendo, lo que obligará al Parlamento a elegir entre la humillación o la rebelión: no tardaremos en verlo.